Sayonara, mediocre.






"No hay ninguna sociedad que está libre de elementos negativos. Hasta el rosal tiene espinas."


Conozco a demasiadas personas que siempre están pendientes de lo que no funciona. De lo que va mal. De los errores, los fallos, los despistes, de cualquier cosa que refuerce su talante negativo.

Son auténticas maestras en ofrecer argumentos para criticar, desmontar, desacreditar y sembrar la duda.

Son especialistas en pronunciar frases como "algo esconde, "sonríe demasiado", "no me convence", "no mata", "no funciona", "no sigue las normas".

No pidas que den un paso al frente y sean pro-activas. No pidas que trabajen en equipo. No pidas que reconozcan los méritos de los demás. La palabra solidaridad no está en su vocabulario.

Les encanta que todo siga igual, que nada cambie. Se mueven como pez en el agua con las reglas, validaciones, normas e instrucciones.

No les puedes llevar la contraria porque lo tomarán como un ataque o una cuestión personal.

A su lado habitan unos seres que les siguen como delfines, aplaudiendo todas sus decisiones. Este grupo se queda con todos los méritos y todos los éxitos porque nunca lleva la contraria.

Les molesta el talento, las personas que brillan, que tienen carisma, intentarán dejarlas a un lado con excusas baratas, prefieren el perfil "si señor", no valoran las iniciativas ni la innovación ni la creatividad.

SON MEDIOCRES.

Ejecutan magistralmente su rol especulando, practicando la hipocresía, la manipulación, las medias tintas y la doble moral.

Cualquier excusa es buena para poner el grito en el cielo, montar un pollo, enviar whatsapps a diestro y siniestro, hacer que un pequeño error se convierta en una falta gravísima.

Celebrar éxitos en grupo, no es precisamente su especialidad. Compartir experiencias o conocimientos, tampoco. Criticar por la espalda, si.

Encontrarás a los mediocres en cualquier empresa, entidad, facultad, partido político o asociación. Su misión (a veces inconsciente) es apagar la alegría, matar la ilusión, abortar cualquier movimiento que no esté controlado ni cumpla con unas reglas impuestas.

Por supuesto que nunca te abrazarán, ni te dirán que lo has hecho muy bien ni pronunciarán palabras bonitas. Más bien te recordarán el tópico de quien bien te quiere, te hará llorar.
Saben cómo potenciar el miedo y la inseguridad, cómo manipular la realidad con su falsa sonrisa.

Triunfan cuando ha conseguido inculcarte miedo,  presión, ansiedad, stress, cuando su continua gestión de la negatividad ha podido con tus nervios y con tu salud.

Así que te lo voy a decir muy claro: SAYONARA, MEDIOCRE.

No te quiero a mi lado en ningún lugar, no quiero que me intoxiques, no me intimidas ni me coartas. Me da igual lo que pienses y lo que hagas. No voy a seguirte el juego, ni a sonreír ni a moverme al son de tu mediocridad.

Tu vida en corbata y negro contrasta con mi devoción por el arco iris.

Que te den, puñalero.




" Si no escalas una montaña, jamás podrás disfrutar del paisaje" 
































Be positive.










Comentarios

  1. Acabo de leer tu post el lado oscuro y, a pesar de haberlo leído desde mi móvil, has conseguido emocionarme. Gracias, amigo, por tenerme presente. Veo que, a pesar de la distancia, a pesar de haberme ido, no lo he dejado todo. Me queda la gente como tú. Un abrazo enorme. Gracias!

    Jorge Gómez Monroy.

    ResponderEliminar
  2. Veamos!! El lado oscuro siempre está presente haciendo de las suyas. Pero en éste mundo se olvidan que también hay "ángeles" como tú. Gracias por ponerme al lado siempre de la luz. Comparto totalmente tus palabras. Y pido que nunca se nos apague la luz. Que tengamos siempre para pagarla jeje.


    Amalia Campos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares