lunes, 13 de junio de 2011

Te caes para volverte a levantar (remix 2015).






















"La derrota no es el peor de los fracasos. No intentarlo es el verdadero fracaso"

George Edward Woodberry.


"Intenta y falla, pero nunca falles en intentarlo", Jared Leto.


Seguro que más de una vez te has sentido como una persona rota, abandonada a su suerte, en medio de la nada. 

Una ruptura amorosa, cuando ya has compartido un proyecto, cuando has convivido, has experimentado la compañía constante, has hecho planes, has tomado decisiones, has puesto lavadoras, has cuidado a los hijos, realmente duele. Después de pensar cada día en plural, comprar en el súper, preparar el aperitivo del domingo y despertarte con pereza para ir a trabajar, la historia se se acaba. Y crees que es el fin del mundo.

Te sientes sin fuerzas, sin saber qué camino coger o qué dirección seguir. Eres como un zombi incapaz de sonreír, eres un barco de papel en medio de un océano, eres la versión más desastrosa de ti mismo. Mientras, sueña alone again de Gilbert O'Sullivan.

El desamor es un sentimiento muy difícil de llevar. Saber que la chica que deseas no quiere o no te puede corresponder, deja un poderoso remanente de insatisfacción, hasta que aparece otra persona para borrarlo. A veces es una intriga que se sustenta en los sueños, las fantasías y las películas. Hasta que se desvanece.

Recuerdo cuando encontré a la princesa de mi cuento en una conocida sala de Barcelona, bailando y besándose con otro, mientras sonaba if you leave now de Chicago. Se me encogió el corazón. Me quedé paralizado. Curiosamente, ahora es uno de mis temas favoritos.

Superar un accidente o una enfermedad de mal pronóstico, requiere en primer lugar tener la suerte a favor. Después, aparece la constancia, la insistencia, la lucha mental, la firme voluntad de no darte por vencido. Es un largo, árido y complicado camino, lleno de invitaciones a dejarlo todo y abandonar.

Es una extenuante pelea en busca de una meta que cada vez parece más lejos. Por eso escuchas la BSO de París Texas, ese tema de guitarra rasgada de Ry Cooder.

Es un combate contra ti mismo y contra tu tocada autoestima. Es un sendero estrecho que pasa por largas jornadas de recuperación, muchas conversaciones y la lenta percepción de que las cosas van mejorando. Muy conveniente escuchar, cuando ya te sientes un poco mejor,  gonna fly now de la BSO de Rocky.

Una decepción laboral, especialmente si lo has puesto todo, te has esforzado y te has comportado como un profesional, te sitúa en un estado de rabia, impotencia e indignación. Quedarte en el paro cuando eres un practicante de la hiper-actividad, sienta muy mal. A ti y a tu cartera.

Perder algo que da solidez y seguridad, es un palo. Sentirte inactivo e improductivo es de lo peor que te puede pasar. Más que suficiente para pinchar welcome to the jungle de Guns and Roses.

Dar un giro de 360º a tu trayectoria profesional, iniciar un nuevo proyecto, re-inventar tu carrera cuando ya peinas canas, es bastante complicado. Tienes que poner a trabajar tu atrevimiento, tu sentido del riesgo y no temer las alturas. Aquí se imponen los Franz Ferdinand, con su optimismo retro-moderno.

Cuando te rompes, aprendes muchas cosas. Por ejemplo, que el pegamento muchas veces se llama familia, amigos e incluso sorpresa. Alguien que te da mucho más de lo que esperabas.

Aprendes que solo no vas a ninguna parte, que la soberbia y la prepotencia son absurdas. Aprendes que acumular de forma obsesiva dinero y cosas materiales no tiene sentido si mañana te vas a la tumba. Aprendes a pausarte, a tener paciencia, a no ir tan acelerado. Y vuelves a poner un tema de los Kings of Convenience.

No se lo deseo a nadie, pero si superas una circunstancia complicada y vuelves a empezar, aparece una persona nueva. Aparece una persona que busca atrapar los momentos, valorar los detalles y apreciar a las personas de su alrededor.

Si te caes y te vuelves a levantar, lo haces con más fuerza, energía y potencia.

Si eres un auténtico/a perseguidor/a de sueños, serás duro/a de pelar. No te dejarás vencer tan fácilmente.

Sonará let the music play de Barry White mientras recuperas el color, la ilusión y la pasión o tal vez prefieras a The orwells para impulsar tu nueva oportunidad.


Y volverás a decir aquello de "se puede perder, pero nunca, nunca, nunca sin luchar"

Y volverás a creer. En ti y en los demás.

Y volverás a soñar, con más fuerza que antes.

Y serás una versión mejorada de ti mismo/a

Y lo conseguirás.



"Apunta a la luna. Si fallas, podrías dar a una estrella.", W. Clement Stone.






Dedicado a Diana, Luis, Ana, Josep Manel, Jesús, Manel, Montse, Keco, Marta, Laia.


8 comentarios:

  1. RICHARD, ME QUEDO CON EL PARRAFO DEL DESAMOR. NUNCA MEJOR DICHO. la vida es una carrera de fondo! not so easy.. muy bueno!!!

    L.

    ResponderEliminar
  2. Enorme post de sinceridad brutal.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, incluso a veces, una vez pasada la tempesta, te alegras de haberte roto, aunque haya sido más de una vez y de dos, y aunque en ese momento fuera/pareciera insuperable.
    Como tu dices, lo que queda después de superarlo es una versión mucho mejor, alguien igual y diferente a la vez, de hecho creo que esas rupturas son las que van tejiendo y formando nuestra lado de la personalidad más fuerte, más vivo y más útil para el camino....

    :)

    ResponderEliminar
  4. Por cierto mi obsesión musical de las "roturas" radica en una música un tanto especial; las composiciones del Cirque Du Soleil, no se que tienen pero están en mi lista de "pegamentos" :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti, muchas personas se han levantado, nunca les has fallado a ningún amigo o amiga.

    ResponderEliminar
  6. La amistad es un tesoro que debes conservar. :)

    ResponderEliminar
  7. Richard, gracias por tus tiritas, pegamento, consejos y palabras. Eres magic, con todas las letras.

    ResponderEliminar
  8. ¿Por qué siempre cuando te leo se me ensancha el alma?

    Diana.

    ResponderEliminar