domingo, 27 de febrero de 2011

Esto no es Hollywood y no te van a dar un oscar.


























"un publicitario es la persona más normal del mundo"

 (richard wakefield en la universidad pontificia de salamanca)



Si eres seguidor/a de Mad Men, has leído 13,99, o fuiste a ver lo que piensan las mujeres, tal vez te imagines que una Agencia de publicidad es un espacio glamouroso que huele a rosas, se decora con ideas de Dolce y Gabana  y los clientes regalan Rólex.

Seguro que has soñado con la alfombra roja, un presentador diciendo tu nombre, una limousina y centenares de fans pidiendo tu autógrafo. Posiblemente piensas que siempre vas a tener 1.000.000 de euros para rodar y que tu vida va a ser una contínua procesión de celebryties. 

Te has imaginado a ti mismo/a en los restaurantes más sofisticados, los locales más cool y los hoteles de seis estrellas.

Por eso te sorprende llegar a una oficina normal, con despachos normales, con personas que visten normal, clientes que pasan briefings normales (o peores), comes un menú normal o un bocata normal, tienes presupuestos normales, trabajas para marcas normales, vas a hoteles normales, si ganas un premio sigues siendo normal, y de vez en cuando conoces a un famoso/a que se comporta de forma normal.

La mayoría de tus compañeros/as llevan una vida normal, tienen gustos normales, físicos normales y toman el aperitivo en una terraza normal... la diferencia es más sutil, no está en el entorno ni en tu despacho.

Eres tú quien interpreta las cosas de otra forma porque te gusta la creatividad. Tu inconformismo, tu curiosidad, tu dinamismo, tu cierta hiper-actividad, te llevará a descubrir lo inusual. La diferencia no está en el hotel, el restaurante, el local, el club o el despacho.

Está en cómo vivirás cada cosa, en las experiencias personales, en los detalles y en las personas interesantes que se cruzarán en tu camino. Tu corazón y tu piel no vibrarán de forma normal. Tu mente no buscará situaciones normales.

Serás más intenso/a, más pasional, más movido/a, más inquieto/a, más inconformista. Más allá de lo trendy, fashion, flow, true o vintage, vas a percibir y sentir las cosas diferentes. Doble o nada. El lujo no está en lo material, el lujo es ser tú mismo y poder disfrutar de las emociones.

Un yate aparcado en el puerto o un Ferrari Testa Rosa en el parking no te garantizan ser feliz. La Academia de la vida no te da oscars ni cheques en blanco, te hace sentir ganador cuando te gusta lo que haces, tienes suerte y no pierdes la capacidad de ilusionarte.

Tiene más sentido coleccionar buenas sensaciones que premios de Hollywood conseguidos a costa del stress, renunciar a tu familia, hacer más horas que un tonto o putear o tu equipo... además, eres más normal de lo que crees.

Puedes perseguir a la zanahoria del dinero, tramposa y  falsa, o perseguir algo que se llama sentirte bien. Puedes tener una estantería llena de pelotas, aduladores y falas amistades o acumular experiencias personales positivas.

No te dejes engañar. El éxito no se mide por los premios que ganas. Se mide por las personas que valen la pena. Las que están dispuestas a estar a tu lado. Pase lo que pase.



foto: marc cubells de take-ad-way rodando con rw en barcelona. I love common people de pulp.

sábado, 26 de febrero de 2011

Marketing telefónico : el taladro ataca mil veces (remix 2015).




"señor Ricardo, no me ha entendido bien, no puede rechazar esta oferta, queremos mejorar sus condiciones, queremos mejorar su nivel de vida, ahora mismo tramito el pedido... 





Estamos en plena era de las lovemarks, contenidos paralelos, redes sociales y videos on line. Ahora, un container, una fachada, una unexpected performance puede ser comunicación... pero todavía hay un espacio para el más puro y duro surrealismo.

A cualquier hora del día puede sonar tu teléfono con este regalo : buenas tardes, señor,  tiene usted ordenador en su casa? o tiene  seguro del hogar ? o cuál es su nivel de inglés? . Cuando respondes gracias, no me interesa, te dicen que no lo has entendido bien, que la oferta es única. Y te recuerdan que para tu seguridad la conversación va a ser grabada.

Todos los libros, manuales, blogs e indicadores de tendencias nos dicen que la publicidad no puede ser intrusiva, pero tú estás tranquilamente en tu casa y tienes que esquivar un taladro insistente de al menos 20 empresas que siguen ancladas en el pasado.

Un día llamaron y preguntaron por mi pareja. Al responder que no estaba, tuve que escuchar : "entonces es usted el señor de la casa?. Pues no, no soy el señor de la casa ni el señor de los anillos y además plancho y paso el aspirador.

En términos de eficacia, entre el 3%-4% de las personas pican, pero a qué precio?. El valor de marca cae en picado, te indignas, te rebotas, te enfadas.

Este tipo de marketing telefónico a saco, sin segmentación previa y sin especialistas al otro lado de la línea, se ha convertido en un enemigo a batir, en un caldo de cultivo de insultos y descalificaciones, en la técnica publicitaria más arcaica, caduca, trasnochada, absurda y penosa.

Por favor, que el Director de Marketing de la compañía recuerde eso de pan para hoy y hambre para mañana.

Por un mínimo porcentaje de contrataciones y pagando un sueldo escaso al tele-operador, unos 700 euros por un mes de jornada completa, se pone en juego el prestigio, la imagen, la credibilidad, la complicidad y la relación entre el anunciante y sus públicos.

Además, no hay ninguna ley que limite los horarios como sucede en Francia y otros países. Me siento viviendo en los años 50 cuando, de la manera más diplomática posible, tengo que sacarme de encima a una chica que tiene un guión delante, unas instrucciones y un estómago a prueba de cualquier agresión verbal.

 Si, ya sé que en épocas de crisis hay que recurrir a todo, pero recuerde, directivo de la empresa, los foros, páginas en facebook, denuncias y movimientos populares que están actuando en contra de lo que considera eficaz.

La marca, la misma marca que cuida un spot o su presencia on line, nos lanza un mensaje momificado y nos recuerda sin ningún tipo de clase, elegancia o estilo, que a fin de cuentas lo que quiere es vendernos algo a toda costa.

Sin nada por escrito. Sin mirarme a los ojos. Es la miseria de la comunicación actual. La cueva oscura y escondida de la estrategia. El fin del mundo para la creatividad.











Cuando me llamaron de unos cursos de inglés en oferta dije : "me llamo Wakefield, mi familia es de Yorkshire, hablo inglés perfectamente"  y me contestaron: "bueno, tal vez necesite perfeccionar..."


- Es usted cliente de La Caixa?

- Si, desde hace 10 años.

- Ah bueno , lo sentimos, entonces no podemos aplicarle la oferta.


- Si le ofrezco una subscripción al diario más barata, la recibe cómodamente en su casa y además le hacemos un regalo, lo aceptaría, no?

- Pues no, me encanta ir a comprar la prensa.




- Hola,buenos días, podría decirme cuánto paga por su seguro de automóvil ?


- Nada, no tengo coche.


- Ah bueno, pero de todas maneras tendrá descuentos en las tiendas, recibirá una revista gratis, tendrá servicio de grúa gratuito...


- Y usted me regala el coche, no?




- Hola, es usted el señor de la casa.?


- No.


- Es un familiar?


- No.


- Un amigo?


- No


- Un vecino?


- No.


- Entonces?


- Entonces soy un ladrón, por favor déjeme hacer mi trabajo.




- Hola buenas tardes, tiene usted seguro del hogar?


- Hacen descuento por ser adorador de satán y practicante de la magia negra?




sábado, 19 de febrero de 2011

A veces soy tu profe, a veces soy tu entrenador (remix 2016).







Quiero que salgas a jugar la champions de la vida con buen sentido táctico, buen fondo y la preparación física y mental alta. No quiero que colecciones libros, apuntes, citas o documentos, sino que sepas relacionarlos.

No quiero que aprendas a aprobar, sino a rendir bien en cualquier campo.

Buscaré la forma y la manera de potenciar tus virtudes con un circuito de ejercicios que se complementan los unos a los otros. Hablaré contigo, te daré respuestas, no insistiré únicamente en la parte racional. Tenemos que conversar. Tenemos que contrastar.

Espero ofrecerte seguridad, motivación, confianza e ilusión. Quiero que siempre intentes hacerlo todo lo mejor posible. Que nunca te rindas. Que no te conformes, seas pasota o indiferente. Mi objetivo es enseñarte cosas útiles. Creo en ti, pero no te puedo regalar nada. Me gustaría verte defender siempre la honradez y la humildad y atacar con atrevimiento, con la búsqueda de lo inusual.

Trabajar en la champions junior no es fácil, pero sí increíble. Me obligas a estar muy al día, ir al mismo ritmo que la competición y, si puedo, por delante. No soy perfecto ni infalible. Me puedo equivocar. No hago monólogos, me gusta construir en equipo.

Intento que sientas amor por las marcas, por los públicos y por la profesión. Si tu disco duro asimila el conocimiento y sabe combinarlo, si tu corazón siente y hace sentir, si tu manera de actuar tiene ingredientes de análisis, estrategia y creatividad, tu título tendrá valor, tu trayectoria será larga y ficharás por buenos equipos.

Cada partido, cada día de clase, es una ocasión de oro para que te pongas en forma. Podemos compartir y disfrutar juntos. Podemos pelear por nuestros objetivos, podemos co-inspirar. Podemos sentir que nos gusta el campeonato aunque no nos entusiasme el TFG. 

No me conformo. Sé que puedes mejorar. Si te lesionas, lucharé por recuperarte. Si estás fuera del partido, intentaré volverte a meter. Si tienes un 6 intentaré que llegues al 7. Si estás desanimado/a, hablaré contigo, nos tomaremos un café y comentaremos la jugada.

 Ahora tampoco pienses que soy muy bueno. En realidad solo soy constante y me gusta mucho el fútbol de la persuasión. Me gustan tus ojos brillantes, tu cara de asombro y tu evolución.

Me gusta ser tu profesor y me gusta ser tu entrenador.

Entre otras cosas, porque tienes talento y me apetece descubrirte.

Entre otras cosas porque tu me das pasión, ilusión y motivos para continuar. 





jueves, 17 de febrero de 2011

El negocio de la publicidad es convencional, tópico, clásico y anticuado.







En el mundo de la publicidad nos llenamos la boca con expresiones como cool, milennial, generación z, naturalism, postpublicidad, virality, conceptos líquidos, insight, vintage, true, pero en realidad somos unos inmovilistas y unos anticuados.

Gestionamos el negocio como hace más de 60 años, a la novedad le llamamos moda y al presente, futuro. Seguimos siendo unos burócratas que vivimos en estructuras piramidales donde nos pasamos el día de reunión en reunión y de versión en versión. Queremos medir las cosas con fórmulas matemáticas, estadísticas, pre-test, post-test, datos, investigaciones y gráficos.

Salimos de trabajar a las 12 de la noche y estamos saturados de publicidad, en lugar de buscar la manera de incluir el cine, la música, los documentales, los cortos, los videoclips, las fotos y el diseño en nuestra combinación.

El eslabón perdido es algo menos tangible y cuantitativo que los impresos, los formularios, las plantillas y los esquemas. Se llama emoción. Se llama encantamiento, vivir experiencias, expectativa, sorpresa, misterio, intriga, sensibilidad, provocar la curiosidad, crear historias más allá de los soportes puramente publicitarios, tal y como apuntan Daniel Solana y Kevin Roberts.

 Una escalera del metro convertida en las teclas de un piano, es una de las acciones sorprendentes de the fun theory, iniciativa de Volskwaguen."Adeu Barcelona", miles globos con forma de corazón y entradas para el teatro en el interior, es una singular acción de Atrápalo."Validation", el multi-premiado corto de Kurt Kuenne, podría estar firmado por una empresa de cámaras de foto. Una serie de monólogos de actores famosos en blanco y negro, sin voz, es branding de The New York Times Magazine. "The Black Mamba" es un corto financiado por Nike Basketball.

Los contenidos paralelos o indirect storytelling se suman a la fiesta de la comunicación para encontrar ese feeling, esa conexión, esa implicación con los públicos y su participación activa. Pero claro, siempre vendrá alguien a decirnos que eso es ciencia ficción y que solo los banners, los spots y la prensa son fiables. Instalados en el miedo, el convencionalismo, los tópicos y el pasado, pretendemos sobrevivir un año más sin cambiar ni un aspecto de nuestra jurásica mentalidad.

Más reuniones, más alternativas de cada campaña, más comidas y cenas innecesarias, más documentos, más presión, más becarios que vienen y van, más truchos, más reciclaje de antiguas ideas, más clonación de la creatividad colgada on line, en youtube o en vimeo... y menos tiempo para pensar.

Tienen que ser nuevos proyectos, experimentos empresariales o profesionales intuitivos los apuesten por lo que ya se toca pero no queremos tocar. Ahora no todo es  "sota, caballo y rey", como dice mi amigo planificador de medios Lluis Jornet.

Cada briefing, cada caso, requiere una personalización, una comunicación ajustada, una combinación que busca la complicidad y el sentimiento. Los burócratas tienen los días contados. Los que pretenden hacerlo todo siempre igual, pueden morir en el intento. El atrevimiento necesita que abras las ventanas de tu señorial edificio y bajes a la calle a descubrir qué está pasando.


foto: richard wakefield.




martes, 15 de febrero de 2011

Si crees en algo, te tienes que "mojar" (3.0).



























http://youtu.be/ETkg5FUCVMA

ice bucket challange, Richard Wakefield.


Defender posturas, posiciones, principios, maneras o formas de actuar, no es posible si siempre estás apalancado frente al televisor, con una cerveza y unas aceitunas. Creer significa implicarse, actuar, imaginar, soñar, meter la pata y ser muy constante.

Si nunca opinas, tomas partido, o te mojas, quedas instalado en el universo de los que intentan a toda costa no entrar en conflictos. Esas personas que nunca se mueven por nada ni por nadie, esos individuos sin sangre en las venas, con sonrisa permanente y nula actividad.

Sin hacer nada, no se resolverán las cosas. Criticando por la espalda sin dar la cara, no solucionarás la situación. La conclusión de que "es inútil, no hay nada que hacer" es una coartada para no tomar partido en las decisiones, las votaciones, en las emociones, en el apoyo a un amigo, en el amor,  las reuniones de consenso o las acciones solidarias.

No puedes llegar a la orilla desde alta mar sin nadar. No puedes rendirte sin luchar. No puedes hacer ver que eso no va contigo. Mojarse puede resultar incómodo, molesto y absurdo, pero es mejor tener tu ropa empapada que el corazón sucio. Es mejor tener el pelo lleno de agua que el alma vacía. 

Es preferible llevar los pies calados que andar con hipocresía.

La lluvia de tus convicciones necesita de un buen chubasquero (mejor que el de la foto) y unas buenas botas, pero cuando sale el sol eres más fuerte, crees más en ti mismo y le encuentras el sentido a la vida.

Aprender a decir que no, descubrir que no todo es blanco o  negro, ver más allá de lo obvio y evidente, forma parte de un camino donde a veces necesitas bronceador y a veces un buen paraguas.

Siempre es mejor intentarlo que quedarte parado (a). Los charcos se pueden saltar y el frío se pasa mejor si estás bien acompañado.

Por supuesto que necesitas secador, toallas, mantas y baños relajantes para superar las consecuencias de tu osada actitud. A veces piensas que tu compromiso te aprieta demasiado, pero lo llevas dentro y no lo puedes impedir.

Es más fácil tirar la piedra y esconder la mano. Es más fácil hacer ver que no pasa nada y quedarte de brazos cruzados. Es más fácil evitar decir ciertas palabras, practicar la pasividad cuando alguien te necesita y esperar a que pase la tormenta... 


...pero es mucho más saludable, intenso y especial notar las gotas cayendo por tu mejilla y notar que puedes perseguir sueños, cambiar la realidad y ayudar a muchas personas que lo necesitan.