jueves, 30 de junio de 2011

Cómo vender tu alma por dinero.




"Knock, knock, knocking on heaven's door" (Bob Dylan).



Para llegar a las puertas del cielo profesional, muchas veces no basta con tu talento, tu esfuerzo, tu exigencia o tus ganas. Existen otras técnicas que permiten llegar antes... a costa de tu dignidad :


Alegrar los oídos: consiste en reservar tus mejores palabras, tus elogios más evidentes, tu sonrisa más abierta y tus mejores gestos para los/as directores/as. Como dijo Manolo una vez: "lo más importante en cualquier empresa es saber quién manda e intentar agradarle". Esta técnica incluye asistir a citas sociales y familiares, acompañar a los jefes en sus viajes, cervezas, copas y lo que haga falta, hacer favores como ir a recoger el coche al mecánico o gestionar papeles personales... eso sí, siempre con la correspondiente crítica por la espalda posterior.

Vivir en la empresa: consiste en llegar el primero y salir tarde, muy tarde. No importa que tengas poco trabajo o que no quede nadie más. Es una magistral interpretación que incluye resoplidos, sudores, una puesta escena repleta de papeles, informes, carpetas, documentos... y el face y la prensa deportiva a punto para cuando no te miran.

Recorrer los pasillos: consiste en dejarte ver por todos los despachos y zonas intermedias,  con alguna excusa, y coincidir casualmente en los desayunos y comidas con los jefes. A destacar la capacidad para aparecer por sorpresa en reuniones a las que no estás convocado y escuchar conversaciones secretas escondido tras la fotocopiadora o tras la columna más ancha.

Poner la zancadilla: consiste en ir puteando a los compañeros (as) que más destacan, poniendo trabas, presión, criticando de forma constante e incluso escribiendo informes en su contra o anónimos desagradables. Sin dar la cara, claro. Siempre oculto en la oscuridad del negativismo. 

Frecuentar restaurantes, clubs cool y asistir a eventos estratégicos: consiste en hacer horas extras en esos lugares donde sabes que encontrarás gente influyente de la profesión. Aunque no te apetezca nada, lo haces de forma continuada, y así consigues enchufes, favores, influencias... te cuesta una pasta, pero te lo tomas como una inversión...

No entrar nunca en conflicto : ante cualquier debate, polémica, crisis, momento difícil o contraste de opinión, mantienes una posición neutral, sin decantarte nunca por ninguna postura concreta. Esto te dará la imagen de una persona tranquila que gusta mucho a los que mandan.

Hacer favores sexuales: igual que Clark Gable y otros ascendieron en Hollywood gracias a su sensibilidad con las camas, practicar sexo con los cargos  es un riesgo, pero también una buena ocasión para saltarte algún trámite.

Dar la razón : ante cualquier propuesta de dirección, asiente con la cabeza e incluso aplaude, pronunciando las palabras si señor, totalmente de acuerdo.

Ser conservador/a : muy pocas empresas valoran el riesgo, el atrevimiento o la innovación, así que mantenerte en la línea de la correccción conservadora en tus aportaciones te hará ganar muchos puntos.

Ocultar información : no te conviene que todo el mundo sepa tus métodos, tu técnica, tu estilo, así que no compartas nada con los demás, eso te hará más fuerte.

Hacerte pasar por colega: una de las cosas que necesitas es conocer las interioridades de tus compañeros/as, para utilizarlas en su contra cuando te convenga. Consigue que te expliquen confidencias, prometiendo amistad eterna.



Puedo decir con la cabeza bien alta que soy quien soy sin haber utilizado jamás una de estas técnicas. Me repugna la hipocresía, el juego sucio, la falsedad y la mentira.


No estoy dispuesto a pagar ningún precio profesional que vaya más allá de mejorar mi rendimiento, mi aprendizaje y mi capacidad. Las personas que me rodean son magníficas. Esta es mi mayor fortuna.





Remix 2014




martes, 28 de junio de 2011

Cuando el soul te llega al alma.(remix).





"i've got soul but i'm not a soldier" (the killers)


Un martes 28 de junio se me puso la piel de gallina escuchando a Whitney Houston en la Monumental de Barcelona. Sobrada de voz, estilizada, alcanzaba las notas más altas con i will always love you. La media entrada del concierto me permitió casi tocar el escenario y de paso el cielo.

Años más tarde, la sucesora de la reina Aretha Franklin, registro vocal todavía no superado,  truncó su carrera por culpa del alcohol.

Llevo muchos años tocado por el soul. Desde que en mi casa sonaba el creativo Al Green y los portentosos Otis Redding y Wilson Pickett, acompañados por la bluesera- jazzera Billie Holiday, la rhytm and blues Etta James y la cañera Tina Turner.

Pronto me decanté por la fusión, por los ritmos sostenidos de la Motown de Stevie Wonder o Kool and the Gang, por el sonido de filadelfia de Barry White, con esas inolvidables canciones sustentadas por 30 violines, por las melodías de  Harold Melvin o MFSB.

Y muy especialmente por la sensualidad, el ritmo y el talento del gran Marvin Gaye. Una carrera frustrada por su propio padre, que le pegó un tiro durante una discusión. Sin olvidar la apuesta personal y precursora del rap de Sly And The Family Stone.

 La música disco de los 80 me permitió descubrir a Donna Summer, Gloria Gaynor, Earth Wind and Fire o Imagination.

Y, por supuesto al que casi nunca hizo pop, sino soul y disco, Michael Jackson.

Tras unos años donde el estilo pedía a gritos nuevas figuras, tal vez salpicado por algunas cosas de Jamiroquai,  apareció Alicia Keys con su fantástico album songs in A minor, que interpretó de forma magistral en la sala anexa del Palau Sant Jordi. Una expectativa que cayó en picado en sus posteriores trabajos.

Amy Winehouse, con Frank y Back to black , dos piezas para enmarcar, cautivó en un memorable concierto en Londres en el 2004. El talento en la producción de Mark Ronson, que re-inventó la batería y el saxo, y su sonido retro-moderno, la convirtieron en la gran esperanza blanca... pero el alcohol y las drogas la han dejado en blanco.

Macy Gray también prometía mucho, igual que Erikah Badú. La entrada en escena de Adele, con 19 y 21, sin ser soul al 100% , ofrece cotas de calidad sublimes. Tal vez la mejor voz y las canciones más redondas del momento.

John Legend, con un soberbio i get lifted hizo soñar a los fans y lo superò con love in the future.Muy interesante también el cd de Sly Johnson "74".

Beyoncé, una gran intérprete, pero con una producción demasiado barroca y exhuberante y Jennifer Hudson, la voz más potente del momento, deben ajustar sus registros para conseguir una obra a su  medida, aún por llegar.

El punto revival de Eli paperboy Red y Sharon Jones son muy estimulantes, así como el brillante album de Plan B the difamation of strickland banks o el acertado disco de Cee Lo Green the lady killer. Mención aparte merece el creativo y arriesgado Mayer Hawthorne, con su delicioso how do you do?, seguramente el re-inventor más atrevido del momento.

La evolución del estilo hasta el hip hop, me hace pensar en Kanye West, a veces cuestionado, pero sin duda el exponente de la innovación. My beatiful dark twisted fantasy es un pedazo de disco, brillante, original, especial.

 Lil Wayne con Tha Carter III también estuvo genial, y Jay Z, con altibajos, siempre raya a gran altura. Mención aparte merece la bomba Janelle Monaé, que más allá del espectáculo físico de Shakira, Lady Gaga, Knowles, Rihanna y sucedáneas, ofrece a sus 26 años un curriculum de artista integral, con una voz increíble, un show arrollador, un dominio del cuerpo espectacular.

Michael Kiwanuka, la re-encarnación de Bill Withers,  con su delicado, sutil, armónico e inspirado home again, firma un gran disco. Y no olvidemos el debut de Emili Sandé, un soul fusionado de altos vuelos, repleto de singles.

El fascinante cd de Frank Ocean channel orange, mágica combinación de soul Motown, hip hop y electrónica, el no menos interesante álbum de Macklemore y Ryan Lewis, the heist y el sutil y delicado disco de RHYE Woman, estarían entre los mejores del 2012-2013

El soul me llega al alma. Lo canto, me hace gesticular, cerar los ojos, llorar, inventar, imaginar, sentir. Me inspira, me anima, me motiva.


 Alguna recomendación? :)



foto: richard wakefield.


miércoles, 22 de junio de 2011

Quién está realmente enfermo?




"you can't always take what you want, but if you try, you can take what you need (jagger-richards)"



En noviembre de 2009 entró en mi mundo el cliente más singular de mi carrera. Había anunciado antes cosas tan raras como tapones de silicona para los oídos, cubre-radiadores, pinturas para barcos y aviones, galletas para perros... los anunciantes te piden normalmente valor de marca, posicionamiento, rotación, promoción, ventas, pero no suelen poner en el briefing la investigación científica como objetivo.

La Plataforma de Afectados por ELA (esclerosis lateral amiotrófica), si. Trabajar para esta causa me ha hecho pensar mucho, no solo en la campaña, sino en lo que me ha aportado como ser humano.  Los afectados y familiares me han contagiado optimismo, atrevimiento, riesgo, pasión. Son una piña en busca de un resultado. Han pasado a la acción como haría David contra Goliat, David Crockett en el Alamo, o Uma Turman en Kill Bill. Son los Braveheart del siglo XXI. Están todo el día buscando alianzas, stake holders, eventos, reuniones, actos en la ciudad, congresos... y siempre con una sonrisa en los labios. Por eso ahora vuestra lucha es también la mía. Y la de todo el equipo de publicitarios implicados.

La reflexión de hoy me lleva a recordar cuando Pedro dijo: "hoy es el peor día del mundo" porque no paraba de llover, o cuando Marga no salió de casa porque no le regalaron el Ipad, o Elena se puso histérica porque no quedaban entradas para el concierto de Shakira.

Nos pasamos el día quejándonos de casi todo, utilizando frases como: no hay derecho, esto no hay quien lo aguante, no puedo más, esto no es vivir, pero cuando las pronunciamos nos referimos a que el ordenador va lento, se nos ha roto una uña o las notas de medios tardan en salir.

Somos los privilegiados de la cotidianidad. Estamos sanos y llegamos a fin de mes, pero tenemos un millón de excusas y coartadas para sentirnos infelices. Ana me decía ayer amargamente que no podía seguir estudiando en New York, que no tenía más remedio que trabajar.

Enrique se quedó sin una chaqueta vintage y se lo tomó como la peor noticia del año, y Laura, que salía con tres chicos a la vez, lloró sin parar porque dos la habían dejado. A veces pienso que nuestra banalidad y nuestra superficialidad nos supera cada día.

La semana pasada me encontré a Jordi tirando  al suelo todo lo que tenía a mano, con toda su rabia,  porque no le arrancaba la moto. Le daba patadas a la palanca de forma compulsiva y nerviosa. Con mucha delicadeza, tranquilidad y técnica, conseguí que se pusiera en marcha a la primera.

No tenemos tiempo para nada y menos para pensar que tenemos mucha suerte. Somos los juguetes rotos de la sociedad de consumo, acelerados, sin empatía y sin ganas de hacer algo que nos cueste un gran esfuerzo. Nuestro mundo on line nos convierte en avatares, que experimentan una vida activa en las redes sociales, pero son incapaces de mantener una conversación presencial.

Leía el otro día una investigación con un resultado impactante: ya no sabemos estar más de 4 minutos sin hacer nada. Sentarnos durante dos horas en la terraza de un bar, conversando tranquilamente, nos parece una eternidad... la motivación no está en en el super-coche, el Rólex, el portátil, la cámara de fotos, el viaje de tus sueños o los litros de alcohol. Está mucho más cerca. En los detalles, en lo pequeño, en los momentos, en los besos y las caricias que dejamos de dar, en las palabras que ocultamos,  en ser los protagonistas de una serie divertida, emocional e intensa que nos presenta en cada capítulo un motivo más para sentirnos personas : la vida.

Creo francamente que estamos mucho más enfermos que mis admirados  Isabel, Blanca, Mireia, Fran, Dámaris, Marcia y todos los que conviven cada día con la ELA. Con la diferencia de que ellos necesitan ensayos clínicos y nosotros un buen reset mental.




foto: richard wakefield.

domingo, 19 de junio de 2011

Carta a Valeria Esteve (bye bye mundo protector).





"Es una lata el trabajar, todos los días te tienes que levantar.... (luis aguilé) "



Te acabas de licenciar. Ya estás al otro lado. Te han dado un diploma, dos besos y una sonrisa. Has ido a cenar y luego de copas hasta la madrugada. Has vivido unos años muy felices y te has sentido protegida por tus padres, familiares, amigos/as y profesores... pero empieza Matrix, Fringe, Lost o como quieras llamar a este nuevo mundo.

A partir de ahora tendrás una relación laboral con una empresa (si es que encuentras trabajo en unos meses). Y no es precisamente la casa de  Yuppi, Hello Kitty, Disneyworld o pijolandia. Aquí las personas tienen varias caras, se mueven por intereses, te tiran puñales, bombas o te ponen trampas para que caigas, eso sí, de buen rollo y sin acritud.

Si crees que siendo honesta, honrada y poniendo tu talento encima de la mesa ya tendrás suficiente, vas apañada. Descubrirás a componentes de tu equipo que utilizan los codos y no para estudiar, sino para abrirse paso, te harán entradas por detrás, te criticarán, intentarán que no crezcas rápido ni les hagas sombra.

Por mucho que tú quieras respetar a todos, ser conciliadora, pensar en el conjunto y hacerlo lo mejor posible, siempre encontrarás a alguien dispuesto a cortarte las alas. Ahora, de aquí diez años, o de aquí veinte años.

En las empresas, igual que en Blade Runner o Alien, habitan seres complejos, negativos,  supervivientes amargados, prepotentes, esos que nunca dicen gracias, felicidades, o buen trabajo. 

Por supuesto que conocerás también a grandes talentos, gente excepcional y sorprendente. Compañeros y compañeras que acabarán formando parte de tu vida.  Esta realidad contrastada no va a cambiar, así que toma nota de algunos consejos:

Nunca digas "en la universidad no he aprendido nada". Camina siempre con la cabeza bien alta, con confianza en ti misma, con la autoestima adecuada.

Si quieres llorar, llora durante la comida, en tu casa o donde no te vean. Nunca te muestres débil ni vulnerable. Habla con personas expertas para que te aconsejen. No tengas miedo ni ganas de salir corriendo. No te confíes. Mira a los ojos. Tarde o temprano demostrarás que vales.

Pero aquí no puedes copiar exámenes, tunear trabajos, hacer refritos o poner excusas baratas. No puedes salir de copas cada día, porque no aguantarás el ritmo. No puedes hacer faltas de ortografía en un mail, olvidarte el pen, llegar tarde o salir antes porque tienes un concierto o un aniversario.

Mentalízate, coge fuerzas y prepárate para luchar. Porque eso si, nadie va a dar la cara por ti y este no es país para blandos. Descubre tu piel dura, tu convicción, tu dimensión cañera, que la tienes. Ahora toca pelear por la pasta, por tu independencia, por la vida que deseas, por hacer las cosas como te las imaginaste. Ahora toca ser profesional.

Podrás hacerlo, estoy seguro. No bajes la guardia. Ten paciencia. Es más fácil de lo que parece. Simplemente, tienes que hacer un buen casting : gente sana y respetuosa a un lado, gente oscura al otro. A los indiferentes o no clasificados, ponlos en observación, por si acaso.

Atrapa tus momentos dulces, vive experiencias, crece con los que comparten. Descubre tu lado pasional, piensa en positivo, disfruta con las aficiones que te motivan.

Tal vez  has sido en alguna ocasión superficial, banal o poco comprometida. No importa. Empieza una nueva era. La versión mejorada y contundente de ti misma. Persigue tus sueños con ganas. Demuestra lo que vales. Hazlo siempre todo lo mejor posible.

No olvides que es muy bueno reciclarte, formarte, seguir aprendiendo.

Preparada... un, dos, tres, go !!!



foto: valerie esteve fotografiada por wakefield.

lunes, 13 de junio de 2011

Te caes para volverte a levantar (remix 2015).






















"La derrota no es el peor de los fracasos. No intentarlo es el verdadero fracaso"

George Edward Woodberry.


"Intenta y falla, pero nunca falles en intentarlo", Jared Leto.


Seguro que más de una vez te has sentido como una persona rota, abandonada a su suerte, en medio de la nada. 

Una ruptura amorosa, cuando ya has compartido un proyecto, cuando has convivido, has experimentado la compañía constante, has hecho planes, has tomado decisiones, has puesto lavadoras, has cuidado a los hijos, realmente duele. Después de pensar cada día en plural, comprar en el súper, preparar el aperitivo del domingo y despertarte con pereza para ir a trabajar, la historia se se acaba. Y crees que es el fin del mundo.

Te sientes sin fuerzas, sin saber qué camino coger o qué dirección seguir. Eres como un zombi incapaz de sonreír, eres un barco de papel en medio de un océano, eres la versión más desastrosa de ti mismo. Mientras, sueña alone again de Gilbert O'Sullivan.

El desamor es un sentimiento muy difícil de llevar. Saber que la chica que deseas no quiere o no te puede corresponder, deja un poderoso remanente de insatisfacción, hasta que aparece otra persona para borrarlo. A veces es una intriga que se sustenta en los sueños, las fantasías y las películas. Hasta que se desvanece.

Recuerdo cuando encontré a la princesa de mi cuento en una conocida sala de Barcelona, bailando y besándose con otro, mientras sonaba if you leave now de Chicago. Se me encogió el corazón. Me quedé paralizado. Curiosamente, ahora es uno de mis temas favoritos.

Superar un accidente o una enfermedad de mal pronóstico, requiere en primer lugar tener la suerte a favor. Después, aparece la constancia, la insistencia, la lucha mental, la firme voluntad de no darte por vencido. Es un largo, árido y complicado camino, lleno de invitaciones a dejarlo todo y abandonar.

Es una extenuante pelea en busca de una meta que cada vez parece más lejos. Por eso escuchas la BSO de París Texas, ese tema de guitarra rasgada de Ry Cooder.

Es un combate contra ti mismo y contra tu tocada autoestima. Es un sendero estrecho que pasa por largas jornadas de recuperación, muchas conversaciones y la lenta percepción de que las cosas van mejorando. Muy conveniente escuchar, cuando ya te sientes un poco mejor,  gonna fly now de la BSO de Rocky.

Una decepción laboral, especialmente si lo has puesto todo, te has esforzado y te has comportado como un profesional, te sitúa en un estado de rabia, impotencia e indignación. Quedarte en el paro cuando eres un practicante de la hiper-actividad, sienta muy mal. A ti y a tu cartera.

Perder algo que da solidez y seguridad, es un palo. Sentirte inactivo e improductivo es de lo peor que te puede pasar. Más que suficiente para pinchar welcome to the jungle de Guns and Roses.

Dar un giro de 360º a tu trayectoria profesional, iniciar un nuevo proyecto, re-inventar tu carrera cuando ya peinas canas, es bastante complicado. Tienes que poner a trabajar tu atrevimiento, tu sentido del riesgo y no temer las alturas. Aquí se imponen los Franz Ferdinand, con su optimismo retro-moderno.

Cuando te rompes, aprendes muchas cosas. Por ejemplo, que el pegamento muchas veces se llama familia, amigos e incluso sorpresa. Alguien que te da mucho más de lo que esperabas.

Aprendes que solo no vas a ninguna parte, que la soberbia y la prepotencia son absurdas. Aprendes que acumular de forma obsesiva dinero y cosas materiales no tiene sentido si mañana te vas a la tumba. Aprendes a pausarte, a tener paciencia, a no ir tan acelerado. Y vuelves a poner un tema de los Kings of Convenience.

No se lo deseo a nadie, pero si superas una circunstancia complicada y vuelves a empezar, aparece una persona nueva. Aparece una persona que busca atrapar los momentos, valorar los detalles y apreciar a las personas de su alrededor.

Si te caes y te vuelves a levantar, lo haces con más fuerza, energía y potencia.

Si eres un auténtico/a perseguidor/a de sueños, serás duro/a de pelar. No te dejarás vencer tan fácilmente.

Sonará let the music play de Barry White mientras recuperas el color, la ilusión y la pasión o tal vez prefieras a The orwells para impulsar tu nueva oportunidad.


Y volverás a decir aquello de "se puede perder, pero nunca, nunca, nunca sin luchar"

Y volverás a creer. En ti y en los demás.

Y volverás a soñar, con más fuerza que antes.

Y serás una versión mejorada de ti mismo/a

Y lo conseguirás.



"Apunta a la luna. Si fallas, podrías dar a una estrella.", W. Clement Stone.






Dedicado a Diana, Luis, Ana, Josep Manel, Jesús, Manel, Montse, Keco, Marta, Laia.