jueves, 26 de enero de 2012

Un cuento chino (la dimensión desconocida).




"puedes estar muy cerca de alguien y sentirte lejos o estar muy lejos y sentirte cerca"

 (richard wakefield).



http://youtu.be/hFScBA8Ub_8


http://youtu.be/UPjv0zBTZ4o



Una de las cosas más fascinantes de trabajar como planner/creativo es hacer auténticas inmersiones en realidades que hasta ese momento desconocías.

 Desde que inventé el nombre de Mister Guau, pasando por anunciar cosas tan raras como pinturas para barcos, barnices para pieles o tapones de silicona (que afortunadamente pude contrastar con campañas para Perrier, Citroen, Nestlé, Peugeot, Nabisco, BBVA...)  siempre he tenido muy claro que la eficacia de una campaña publicitaria pasa por conocer cómo piensan sus públicos.

Te pueden pasar un briefing con datos, estadísticas, cuadros, comparativas, conclusiones, posicionamiento, cifras de ventas o áreas de influencia, todo muy útil, pero de nada te servirá si no sabes conectar. Tienes que sentir como sienten los receptores de la comunicación. Y no es fácil.

Hasta ahora China era para mi un lugar lejano y extraño. Es cierto que la gran muralla siempre me ha atraído y que la literatura clásica del país ofrece auténticas obras maestras. Cuando encargaron a publicitarios implicados la campaña de la Afac (asociación de familias adoptantes en china) me pasé muchos días navegando, investigando y descubriendo, pero nada fue más revelador que hablar cara a cara con las familias que han adoptado niñas/os a tantos kilómetros de distancia.

Las conversaciones con Gina Cañas, Francesc Acero, Oscar Solans y Fina Miró, me revelaron una dimensión casi desconocida. Personas que me transmitieron una generosidad, constancia, capacidad de lucha e ilusión admirables.

Fueron ellas las que me inspiraron a mi y a mi socia Ana Branquinho para crear més a prop del que creus (más cerca de lo que crees). Dos spots minimalistas en su concepción y optimistas en su resolución. Son un fiel reflejo de los valores que las familias transmiten a sus hijos/as orientales, tan deseados, tan buscados, tan peleados.

Los que han protagonizado noches sin dormir, nervios, ansiedad, dudas e incertidumbre... hasta que un día llegaron a casa, se iluminó el cielo y las paredes se pintaron de mil colores. Hasta que se saltaron las lágrimas y se dibujó un abrazo intenso e infinito.

El premio después de tantos días persiguiendo un sueño, después de tanto esfuerzo por ver una realidad cumplida. Ahora me considero uno más. Así me lo han hecho vivir desde el primer día y así pude conocer también a Nina Queral, Josep Viladot, Pere Soria, Carme Farré, Inma Pou, Abril,  Mónica Li, Joan, Noa y a un grupo de estudiantes chinos veinteañeros (Sonia, José y Angel).

Si un día quieres aprender a pelear por un deseo, ve a tomarte un café con algún socio o socia de Afac y descubrirás corazones enormes, sinceridad, honradez, eso que cada vez es menos frecuente.

La campaña está funcionando y funcionará. La magia del realizador Marc Cubells y del equipo de take-ad-way, con Joan Rion y Xavi Admetlla en la producción, ha dado vida a una historia muy simple pero tremendamente empática.

Estoy seguro de que este equipo de luchadores/as natos, conseguirá ver crecer felices a sus personitas de ojos rasgados. Otras llegarán muy pronto a ese cuarto que llevan tanto tiempo decorando. Y, finalmente, se hará realidad lo más complicado: ayudar a las/os que ahora están sin familia en un orfanato. Este cuento es muy bonito y se merece un final feliz. Y tengo muchas ganas de escribir algún capítulo más.

Quiero ver como la luna brilla más. :)


www.afac.info

www.implicados.org




foto: celebración del año nuevo chino en el restaurante pato pekín, barcelona.

lunes, 23 de enero de 2012

Una cena en martes y un deseo en la noche.




"algunos momentos no pasan de largo, se quedan siempre contigo (richard wakefield)"



El martes (al menos en Barcelona) es un día para no salir. Los jueves, los viernes y los sábados parecen más predestinados a conseguir movimiento nocturno. Si vas a cenar cuando no toca, en tu decisión influye el miércoles, el cansancio o la hora en la que dejaste de trabajar... era un martes normal, en un restaurante normal, con un menú normal, un vino normal, con gente normal y con pocas personas en la calle (normal)... pero la frontera entre lo normal y lo especial, la pueden marcar las palabras, la química, las sonrisas, la conexión, los sueños, algo que fluye fácil y va creciendo, mientras la prisa deja de ser una invitada a la fiesta. Nos reunimos siete habitantes del mundo procedentes de Bogotá, Barcelona, Buenos Aires, Río de Janeiro, Méjico D.F.y Lérida, con alguna conexión paralela con Londres, Lucknow (India), Irán... una escultora, un productor musical, una canta-autora, una diseñadora, un profe/creativo, una responsable de marketing y una financiera. Desde el minuto uno sabía que sería una noche diferente. La melodía encadenada de experiencias, anécdotas, bromas, deseos y proyectos comunes se apropió de nuestra gastada mesa de madera. Se convirtió en una alfombra roja con destino al lugar más atractivo del mundo:la sinceridad. Poco a poco, entre tostadas, embutidos y cafés, se sentaron junto a nosotros/as el optimismo, la química y la pasión. Y me invadió esa sensación interior, ese algo que pasa dentro de ti cuando sabes que estás intenso. Esas miradas, esa complicidad, ese sentimiento, se metieron directamente en mi corazón . Y sonó la música, sonó "si total yo no sé respirar si no estás a mi lado amor, cuando quieras me besas y cortas mi respiración" , una canción magnífica. Su autora, Cuni,  estaba a mi lado, la conocí ese martes normal. Salí de casa con pereza y acabé tocando el cielo. Salí de casa cansado y pude acariciar la magia. Ningún mundo virtual puede clonar la sensación de conversar. Ningún invento online puede conseguir esa energía, esos ojos que brillan, esas palabras que bailan en la oscuridad,  esas frases que tienen la capacidad de contagiar. Ningún chat, foro o face, pueden conseguir que la complicidad cabalgue entre las nubes. Estoy convencido de que dedicar parte de nuestro tiempo a las tertulias, es positivo, necesario y enriquecedor. Pero somos víctimas del stress, las prisas o la hiper-actividad. O de la desidia, la desmotivación y la indiferencia. A veces no vivimos los momentos porque no los buscamos. A veces no vivimos los momentos porque no los sabemos encontrar. A veces no vivimos los momentos porque escondemos nuestro lado emocional.




p.d. en la foto, de izquierda a derecha: Maria José alias the artist, Dan alias the nightfly, Cuni Massa, alias underground, Isabel alias lunatic calm, Richard alias magic, Carol alias feel good, Judit alias lafarguita. Un abrazo para Martín alias filosopher, Olga, Claudia, Carme, Oleguer, Elena, Juan Carlos, Manena, Matilde, Stasà, Sofía, Matilde...


Foto tomada en el restaurante tasca i vins, calle Diputación, Barcelona.

domingo, 1 de enero de 2012

Desaprender es aprender (insight remix ).






"si algo he aprendido en la vida, es que debo seguir aprendiendo"



Si a estas alturas pensara que nadie me tiene que enseñar nada sobre estrategia, creatividad, docencia o música, me convertiría en alguien que ya no tiene la ilusión por descubrir. Sería un sujeto auto-complaciente, privado de ese detonante tan especial que se llama curiosidad.

Lo mejor que te ofrece el sector de la comunicación es que te da infinitas oportunidades de mejorar tu rendimiento. Conoces personas muy interesantes que te aportan muchas cosas y comparten sus experiencias. Sales de tu caja inmovilista y descubres un mundo repleto de alicientes que te aportan un plus como profesional y como individuo.

No hay nada más apasionante que caminar con los ojos bien abiertos, las orejas atentas y las antenas desplegadas para encontrar webs, blogs, videos, canciones, películas, libros, fotografías, docus, exposiciones, jornadas, charlas o tertulias capaces de alimentar algo más a tu encendido disco duro.

Un día cualquiera, tomando un café, puedo conversar con publicitarios, estudiantes, profesores o músicos que me van a proponer conversaciones e intercambio de conocimiento.

El mundo de la persuasión evoluciona, cambian las tendencias, las costumbres y la tecnología y no voy a ser yo quien predique un pensamiento único y una única manera de plantear ideas, cursos académicos, letras o enfoques.

Me apetece muchísimo mejorar, saber más cosas, tener la sensación de que queda mucho por caminar, por evolucionar y por vivir. Me apunto a la teoría de la causalidad y cada día que salgo por la puerta lo hago pensando en que tal vez vuelva con algo nuevo.

Todavía se me pone la piel de gallina, se me acelera el pulso o me brillan los ojos cuando noto la intensidad de lo inédito, lo inusual, lo poco visto o la sorpresa de lo desconocido.

Admito mis defectos y mis errores. Me motiva intentar retos difíciles, briefings casi imposibles o planteamientos nada tópicos. No me quiero acomodar, ni ser ese tipo de personaje que dice siempre lo mismo y de la misma manera. Tampoco me apetece practicar la crítica sistemática, el reproche continuo o el negativismo propio de la situación actual.

Intento escuchar, combinar y relacionar.

No estoy cansado de dar clases ni de pensar campañas. No estoy de vuelta de nada. Cada curso es un reto. Cada storytelling es una oportunidad. Cada canción es un aliciente. No me aburre la cotidianidad.


 Soy un curioso insaciable.


Soy un perfeccionista lleno de imperfecciones.