logo

logo

viernes, 31 de mayo de 2019

Luis Alberto Serrano: cuando tu alumno ya es profesor.




"La enseñanza es más que impartir conocimiento, es inspirar el cambio"

"La tarea del educador moderno no es cortar selvas sino regar los desiertos"


Siempre he tenido un especial cariño por  las Islas Canarias. Ha sido una suerte visitar Las Palmas, Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura. Pero en mi corazón la huella más profunda la ha dejado La Gomera. Un curso de creatividad que nunca olvidaré.

Descubrí un lugar único e idílico, con un bosque terciario, rincones increíbles, callejuelas, bodegas, valles, playas, vistas y personas acogedoras. En La Gomera pude explicar cómo adquirir una actitud diferente, cómo afrontar los problemas con otra visión.

En una semana, no enseñé a hacer un portfolio, sino a buscar lo inesperado, lo disruptivo, lo sorprendente, lo no tópico, con atrevimiento y contundencia.

Desde mi punto de vista esta es la esencia de la creatividad.

También pude comprobar cómo se vive de otra manera. Cuando me disponía a dejar la llave del hotel en recepción, me dijeron: "por qué, piensa salir de la isla?".

Otro día llegamos 40 minutos tarde porque la organización nos había llevado de excursión. Todos los/as alumnos/as seguían en el aula, esperando tranquilamente. Como tratamiento anti-stress La Gomera es infalible. Se percibe la calma y la tranquilidad. Caminas más despacio. Relativizas el tiempo.

Allí se alinearon todos los astros y apareció la magia. Un entorno precioso donde la prisa no existe, una semana para vivir experiencias y un alumnado motivado, ilusionado, con mucho talento.

Decía Jose María Ricarte que maestro y alumno/a acaban siendo la misma persona. Anaí, Yaiza, Juan Carlos y otros 20 fuimos conscientes de vivir momentos especiales e irrepetibles. Todavía hoy conservo olores, la brisa, las sensaciones a flor de piel. La organización estuvo genial, me sentí cuidado en todo momento, me llevaron a todas partes.

Se generaron conversaciones, preguntas, debates, todo con un gran sentido del humor y una gran complicidad. Las clases tenían una extensión en una atractiva terraza que servía unos estupendos combinados. Hablamos de música, de cine, de eventos, de literatura y por supuesto de publicidad.

La conexión definitiva, que todavía se mantiene después de tantos años, vino de la mano de Luis Alberto Serrano. Un tipo que había estudiado telecos  que tenía un don especial para la comunicación. Generoso, cariñoso, extrovertido, divertido, capaz de trabajar muy bien en equipo, me pareció un diamante en bruto, alguien a quien seguir con mucho interés.





Y sí, seguimos en contacto a lo largo del tiempo. Pude comprobar cómo Luis Alberto  crecía profesionalmente y dirigía cortos, spots, videoclips, espectáculos musicales, hacía guiones para programas de televisión, era director artístico para galas de carnaval,.

Un auténtico crack, un multitask tocado por la creatividad, por las ganas de aprender, por las ganas de descubrir siempre cosas nuevas.

Ahora también enseña producción y creatividad, comparte sus conocimientos.

Ahora mismo está creando un foto-relato, con imágenes de fotógrafos del mundo y sus textos. Ha lanzado hace un par de meses el libro "las tres reinas", demostrando su inagotable pasión y su innegable talento.

Muy solidario, luchador a favor de la igualdad, colabora con Publicitarios Implicados desde Las Palmas, ahora mismo creando sinergias con la asociación NEN.

Ha vivido el coronavirus en primer persona como empleado del Hospital de Las Palmas y lo ha peleado con entereza y sentido del humor.

La sensación que tengo es que ni para él ni para mí ha pasado el tiempo. Amamos la creatividad, movemos proyectos que nos ilusionan, nos encanta compartir, nos matan los estereotipos, somos monstruos culturales, estamos muy atentos a todo lo que pasa, tenemos una curiosidad a prueba de cansancio, no estamos de vuelta de nada, no nos sentimos mayores, nos gusta ayudar, nos gusta inventar.

Escribir esto en plural me parece fantástico. Desde aquellos días de julio hasta hoy, hemos estado en contacto, Luis Alberto ha venido a Barcelona un par de veces y en Las Palmas ha compartido momentos con mis amigos Joaquín José Molí y Ricardo Terrades, creativo de Lanzarote que dirige en Barcelona la agencia una mosca en mi sopa. 

Hace tres años conocí a Luis Martín Doreste, otro tipo genial que ha colaborado con ELA y con nuestro  challenge kill the indifference. Este ex-campeón olímpico tiene un grupo de música, The Tutsies, que suena realmente bien. La conexión canaria aumenta.






Conservo desde La Gomera  una camiseta de Pink Floyd, un cd de Mecano, el recuerdo de un concurso en una sala de fiestas que ganaron mis alumnos/as y me lo dedicaron.

Para acabar de hacer la experiencia más inolvidable, ha sido el único clinic que he dado junto a Marta, ella nunca más ha pisado un aula como profe, aún siendo muy buena creativa y comunicadora. Aplica sus cualidades mejor detrás del escenario.

Me ofrecen cursos y conferencias a menudo. Muchas veces no los puedo dar por falta de tiempo, pero a La Gomera volvería mañana, forma parte de mi vida y de mi ADN. Es una vivencia que se me quedará grabada para siempre. Muchas gracias a las personas que me hicieron sentir como nunca durante siete días.

Luis Alberto,  muchas gracias por viralizar las enseñanzas de tu profe.






"Durante la vida he ido aprendiendo de todos (y los que me quedan en el futuro)... pero el que logró dar la vuelta a todo mi mundo creativo fue Richard Wakefield... mucho de lo que soy es su estela en mí."

Luis Alberto Serrano



"Richard empezó a explicarnos lo que era la publicidad. La de verdad. La que te agarra el corazón y te quita el aliento. Pero eso no era todo. Nos enseñó algo que no enseñan en los libros. Y se llama curiosidad, pasión y actitud."

Anna Brossa.


"Aparte de enseñarme mucho, ser muy buen profesor y hacerme amar mi profesión, siempre me pareció muy buena persona."

Jaume Rodríguez.



"Richard piensa diferente, explica diferente, y te hace amar la creatividad de una forma diferente"

Andrea Marroquin.



"Me fascina su capacidad de querer aprender de forma incansable"

Martina Griera.



"A Richard no se le puede calificar con una palabra porque es demasiado"

Emma Chimeno.



"Richard es muy "in" : Incombustible, incansable, intenso, inesperado"


Salvador Montes.



"Richard es el Messi de la docencia, juega en otra liga"

Aina Cortina.








Fotos :

Luis Alberto en el #killtheindifferencechallenge

Vistas de La Gomera

Con el libro "las tres reinas", dedicado

Luis Alberto con JJ Molí de Asociación NEN




"La inspiración alumno/a profesor es de ida  y vuelta: se retro-alimenta, se recarga, se renueva"




viernes, 24 de mayo de 2019

"Me gusta decir palabras bonitas"





Este post está dedicado a Laia Dosta, 23 años, nacida en Teià. Ella dijo la frase del titular y ha inspirado este post. Laia es divertida, auténtica, amorosa, generosa, cercana. Como buena castellera, quiso llevar sus sueños más lejos y creó la Asociación Djouma de Mali. Desde que la conocí, no ha dejado de sorprenderme. Ahora, se va a vivir a Mali. A la tierra roja. Porque es su sueño. Entre Banako y Teià hay muchos kilómetros. I will miss you. We will miss you.


https://youtu.be/xs_QgQrrIuA

Video de publicitarios implicados para Djouma


https://djoumaccong.wordpress.com/




Las palabras más poderosas son las que nos cuesta decir. Las que se esconden, las que pensamos una y otra vez antes de pronunciar. Deberíamos admitir que si nos gusta escucharlas también deberíamos decirlas.

Las palabras bonitas tienen magia y actúan como un baño relajante, un masaje o una dosis de vitaminas, pero nos hemos acostumbrado a la sobriedad del silencio, a la comodidad de las sombras y a la naturalidad de callar lo que pensamos.

Las palabras son estimulantes, como una música que nos envuelve, el sol radiante o una noticia agradable, pero estamos desentrenados en expresar optimismo, ilusión o piropos mirándonos a los ojos.

Las palabras pueden mover muchas cosas y provocar reacciones en cadena, pero preferimos ceder la iniciativa a los demás, para evitar el riesgo de equivocarnos.

Las palabras chocan con nuestras propias barreras, con ese no se qué decir que se impone en las circunstancias difíciles, cuando preferimos callar antes que expresar nuestro apoyo o verbalizar nuestros sentimientos.

Las palabras más bonitas, las más intensas y románticas, suelen permanecer ocultas durante meses, mientras que las de queja, reprobación o descalificación nos salen de una forma fluida y natural.

La energía positiva de las palabras es contagiosa, pero no sabemos utilizarla ni compartirla.

Decir lo que sientes, por escrito o de palabra, se ha convertido en un lujo asiático, reservado a momentos selectos y a personas escogidas.

Pensamos que poner un like en facebook o un símbolo en el whatsapp ya es más que suficiente para justificar nuestra amistad.

Expresamos nuestras emociones de forma superficial y en esta extraña tesitura, también regateamos besos, abrazos y caricias.




Loving you is easy 'cause you are beatiful.


http://youtu.be/kE0pwJ5PMDg







Una pequeña guía para que te decidas a expresar tus sentimientos con palabras:


Te quiero. I love you. T'estimo. Me gustas. Eres muy guapo/a. Te sienta muy bien esa camisa. Eres muy especial. Eres muy divertido/a. Bonito vestido. Muy bueno ese corte de pelo.

Gracias por ayudarme. Gracias por enseñarme. Gracias por tu mail. Gracias por acompañarme. Gracias por escucharme. Gracias por dejarlo todo para  estar conmigo. Gracias por venir a verme. Me haces sentir bien.

Eres una gran persona. Puedo confiar en ti. Ets un solet.

Tú nunca me fallas. Eres una apuesta segura. Estoy en deuda contigo.

Tus palabras me han llegado. Siempre estás cuando te necesito. Me recomiendas cosas muy buenas.

He aprendido mucho a tu lado.

Me das el mar con tu mirada. Nobody does it better. Te quiero tal como eres.

Me gusta que me quemes cuando estás en llamas. You are amazing.

El mòn s'atura al teu voltant. Ets el meu amoret.

Eres un sueño hecho realidad.

Te admiro. Soy fan tuyo/a 100%. Me inspiras, me motivas, me aportas mucha energía positiva.

Eres un/a amigo/a de verdad, me gusta conversar contigo, consigues ilusionarme, nunca fallas, eres una gran persona. Te mereces lo mejor.

Gracias por hacerme sentir que formo parte de un equipo. Gracias por moverte cuando nadie se mueve. Gracias por tu sinceridad. Gracias por seguir soñando. Gracias por ser tan auténtico/a. Gracias por esas largas conversaciones. Gracias por intentar sonreír cuando lloro. Gracias por poner color cuando estoy triste. Gracias por tus abrazos.


Gracias, Laia Dosta (no confundir con la actriz Laia Costa).













Mi ex-alumna y actriz Laia Costa.

martes, 14 de mayo de 2019

El cansancio físico y mental mata la creatividad. (kill bill remix)





Foto: La Mala Rodríguez  #killtheindifferencechalenge


Lo que pone en el titular es una obviedad, pero hay muchas cosas en nuestra profesión que nos negamos a cambiar, aunque sabemos que estamos equivocados.

Someter a un equipo creativo a una presión constante y permanente, reducir los procesos a un tiempo récord, plantear jornadas laborales de doce horas, salir tarde cada día, practicar la política del grito y la amenaza y encima pedir más de cinco versiones de cada campaña es absurdo, ineficaz, irracional, inútil y patético.

Una mente cansada y con el disco duro siempre lleno, un cuerpo castigado por la taquicardia, el stress, las contracturas o por los nervios en el estómago, jamás rendirá a un alto nivel.

Por supuesto que hay que exigir el máximo y si un día es necesario hacer más horas, se hacen. Pero convertir en costumbre una fórmula tan castigadora no tiene ningún sentido. No podemos pasar del briefing a la ejecución sin apenas pensar.

No podemos resolver campañas como si estuviéramos en una hamburguesería en hora punta. Tenemos que recuperar los momentos para conversar, las excusas para sentirnos formando parte de un proyecto, la satisfacción por las cosas bien hechas, la vinculación a la cultura.

Somos una máquina de quemar talento, un monstruo que no quiere saber nada de la cantera, de la reflexión, de la paciencia o de los procesos menos acelerados.






Foto de Noe Moreno conseguida by the face-book



La creatividad necesita recuperar la esencia de las agencias motivadas, donde sus profesionales comparten música, series, películas, blogs y tienen el estímulo de buscar la innovación, el atrevimiento y la originalidad. No podemos ser esclavos de cumplir guide lines o proceder según lo que nos dicta el cliente.

Nuestro gran valor, nuestra diferencia, lo que nunca podrá hacer una agencia de medios o una productora se llama precisión en la interpretación de un briefing, acierto en detectar los insights y capacidad de sorprender con el storytelling.

Cambiar la manera de trabajar pasa por reivindicar el espíritu de Bernbach, Hopkins, De Bono, Lowe, Fallon, Ricarte, Hegarty, Web Young o Mihaly : relacionar y combinar de forma constante... con algo de tiempo para pensar.

Del mismo modo que no puedes obligar al pensamiento a ir a un ritmo tan rápido en el mundo laboral, deberíamos reflexionar sobre si es mejor que nuestros alumnos/as acumulen trabajos o plantear experiencias o situaciones que les hagan entender las cosas, asimilarlas y poderlas aplicar en la vida real.

Tal vez deberíamos hablar más, tutorizar más. Si aplicamos el mismo criterio en la facultad que en la oficina, multiplicaremos exponencialmente un error.

La universidad permite enseñar valores, procesos, historia, tendencias, casos, fórmulas y maneras, pero si incluimos la palabra aceleración es posible que nos equivoquemos. Un estudiante que hace 60 trabajos al año, no busca la calidad, sino cumplir con los plazos de entrega.

En la Agencia y en las aulas, tenemos que buscar la manera de conversar más, compartir más, pensar más, re-plantear, re-inventar, renovar,  intentar ser cada día mejores, no personas cansadas físicamente y castigadas mentalmente.

No podemos ser galgos que persiguen a una liebre de forma compulsiva.

Una manera de conciliar los horarios puede ser el teletrabajo, combinar on line y presencial, puesto que permanecer más horas en la oficina no garantiza un mayor rendimiento.

Hemos aceptado y dado por buenas algunas costumbres que ya no son adecuadas a la realidad actual.

Pero para cambiar necesitamos una conversación amplia, un foro con muchos participantes, un listado de propuestas para empezar a ponernos de acuerdo.






Chloe Cordon y Nunu Ramos de Flirt con Richard y Sandra de Implicados.



" A veces para construir hace falta de-construir".