Un "like" no significa nada.


 

En Port de la Selva.


Cada día mueren cientos de conversaciones porque en lugar de conversar ponemos un like, un corazón, un sol, una cara sonriente, una cara llorando o una cara disgustada y damos el tema por finalizado.

En whatsaap tenemos miles de stickers, algunos ciertamente creativos y divertidos, que substituyen a frases más largas o a comentarios más extensos.

Escribir un mail un poco largo es un lujo, llamar a través del móvil un comodín que no siempre utilizamos y el google meet ya pasa al apartado de "cita previa".

La consecuencia es que cada vez hablamos menos y cada vez nos comunicamos menos.

Durante el año de pandemia, he mantenido escasas conversaciones con la mayoría de mis 40 profes compañeros, porque no se han propuesto reuniones y porque yo no lo he intentado. Es muy triste. 

Cada vez utilizamos más el "ya nos veremos", "ya quedaremos", pero en realidad vivimos en un mini universo y llamamos amigos/as a quienes realmente son conocidos/as porque nunca hemos hablado de amor, amistad, entorno, proyectos, trabajo o preocupaciones.

Esta realidad convierte en muy poco usuales expresiones como "te quiero", "gracias"o "eres un sol", mientras que la crítica o el reproche nos salen con mucha más facilidad.

Like is short porque un like no significa nada si detrás no hay ganas de compartir y sentimientos.

Like is short si a esa persona nunca la hemos visto.

Like is short si a la hora de la verdad, cuando podemos apoyar, nos escondemos tras un emoticono.

Las conversaciones largas han dado como resultado libros, películas, series o campañas de nivel, y creo que conversar sin prisas es una sana costumbre que debemos recuperar.

Se habla mucho de la inmunidad de rebaño y creo que a este "rebaño" cada vez le cuesta más compartir.

Compartir sí, pero banalidades, tonterías, bromas, postureo (como la foto de portada) no emociones, miradas, intensidad, reflexiones, sueños.




La pandemia ha socavado la capacidad de socializar, cierto, pero esta historia ya viene de antes. Muchas personas cuando hablan de mi dicen "es mi amigo" y en realidad apenas nos conocemos a través de cuatro intercambios de emoticonos en linkedin.

Muchas personas que dicen ser mis amigas no saben cuál es mi color favorito, ni mi plato favorito, ni mis manías ni mi forma de pensar, aunque cierto es que mi blog acorta distancias.

Creo que muchas veces somos superficiales, banales, egoístas, cómodos y poco comprometidos/as.

Somos inmunes inmune a los refugiados, los inmigrantes, la guerra en Gaza, las muertes que se disparan en La India, Siria, las enfermedades minoritarias, el deterioro del planeta.

Me encanta sentirme oveja negra, defender la creatividad, la co-inspiración, los corazones nobles, las causas comprometidas que nos hacen ser mejores personas.

Si lees este post y te gusta, no te conformes con poner un like, pon un comentario, llámame o quedemos para tomar algo.

Cada palabra que dejamos de decir, cada elogio, cada felicitación que se queda sin salir, es el preludio de un mundo que cada vez se parece más a Matrix.

Un mundo que está más pendiente de los errores que de los aciertos, que se ensaña con quien propone ideas disruptivas, renovar o cambiar.

Afortunadamente, conozco a muchas personas que mueven proyectos y acciones diferentes, que quieren aprender y mejorar, que se comprometen en busca de una mirada más amplia.

Optimismo, pasión, sueños, sorpresas, química, ternura, apoyo, equipo, amor, amistad.

El mundo en color es mucho más bonito que en blanco y negro.


P.D. Por cierto, ya estoy vacunado, pauta completa :)







" las muchedumbres son gigantes encadenados con telarañas"

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares