logo

logo
by carlos pueyo

domingo, 16 de octubre de 2016

Cuando alguien te importa de verdad (2.0)








"Sé feliz a tu manera, porque la felicidad no es lo que te dicen los demás,
 sino lo que a ti te hace sentir bien."


"La tarea del educador moderno no es cortar selvas, sino regar los desiertos."



A lo largo de tu vida te relacionas con muchas personas y de diferentes ámbitos. Puedes tener con ellas una relación correcta, cordial, distante, cercana o inexistente, pero todo cambia cuando alguien te importa de verdad.

A lo mejor, de las 300 personas que conoces, 20, 5 o 3 son para ti mucho más relevantes, interesantes y especiales. Te aportan muchas más cosas, te dan esa sensación de bienestar, ese sentimiento de piña y de equipo, te permiten compartir, sonreír, sentir. Cuando acaba esa comida, merienda o cena, deseas que se repita lo antes posible.

Es un tipo de relación mucho más intensa, donde aparece la alegría, la sinceridad, la inseguridad, las dudas, los conflictos, lo que sabes que no puedes explicar a todo el mundo.

Es ese tipo de relación que convierte los momentos cotidianos en únicos, la que transforma algo habitual en diferente, aún combinando los mismos ingredientes.

Cualquier excusa es buena para montar un meeting y volver a vivir lo mismo pero distinto, tal vez en el mismo lugar y el mismo día de la semana, pero siempre con vivencias especiales.

Si por alguna razón o circunstancia  no puedes quedar durante un tiempo, sabes que el vínculo sigue allí y que un lazo mágico superará cualquier distancia física.

Este tipo de vinculación emocional se parece a un vuelo sin motor, a un águila con alas enormes, a un paseo por las nubes, un viaje inesperado a la luna, un recorrido por una gigantesca montaña rusa.

Se parece a navegar por un mar azul intenso, a contemplar la ciudad desde las alturas, a bailar en un centro comercial lleno de gente, a dejar que la lluvia te moje sin que te importe.

Es como formar parte de una película romántica, tocar en el escenario con tu banda favorita, soñar con los ojos abiertos, abrir una puerta invisible hacia la ilusión, contemplar una puesta de sol en silencio.

Lo vives como algo normal, pero notas como la poderosa buena química se apodera del escenario.

No te paras a pensarlo a menudo, pero esas vivencias cercanas multiplican tu dopamina y tus ganas de vivir.

Muchas veces te pasa sin que seas consciente de ello, pero esas experiencias se quedan grabadas en tu disco duro y acaban formando parte de tu ADN.

Relacionarte con personas que te importan de verdad te da motivación, estímulo, aliento y capacidad de lucha.

Es mucho más importante que tu coche, tu tele, tu ordenador o ese móvil que nunca dejas de consultar.









"Una amistad noble es una obra maestra que se escribe cada día de la semana"






lunes, 10 de octubre de 2016

Te caes para volverte a levantar.




"La derrota no es el peor de los fracasos. No intentarlo es el verdadero fracaso"

George Edward Woodberry.

"Intenta y falla, pero nunca falles en intentarlo", Jared Leto.



Seguro que más de una vez te has sentido como una persona rota, abandonada a su suerte, en medio de la nada. 

Una ruptura amorosa, cuando ya has compartido un proyecto, cuando has convivido, has experimentado la compañía constante, has hecho planes, has tomado decisiones, has puesto lavadoras, has cuidado a los hijos, realmente duele. Después de pensar cada día en plural, comprar en el súper, preparar el aperitivo del domingo y despertarte con pereza para ir a trabajar, la historia se se acaba. Y crees que es el fin del mundo.

Te sientes sin fuerzas, sin saber qué camino coger o qué dirección seguir. Eres como un zombi incapaz de sonreír, eres un barco de papel en medio de un océano, eres la versión más desastrosa de ti mismo. Mientras, sueña alone again de Gilbert O'Sullivan.

El desamor es un sentimiento muy difícil de llevar. Saber que la chica que deseas no quiere o no te puede corresponder, deja un poderoso remanente de insatisfacción, hasta que aparece otra persona para borrarlo. A veces es una intriga que se sustenta en los sueños, las fantasías y las películas. Hasta que se desvanece.

Recuerdo cuando encontré a la princesa de mi cuento en una conocida sala de Barcelona, bailando y besándose con otro, mientras sonaba if you leave now de Chicago. Se me encogió el corazón. Me quedé paralizado. Curiosamente, ahora es uno de mis temas favoritos.

Superar un accidente o una enfermedad de mal pronóstico, requiere en primer lugar tener la suerte a favor. Después, aparece la constancia, la insistencia, la lucha mental, la firme voluntad de no darte por vencido. Es un largo, árido y complicado camino, lleno de invitaciones a dejarlo todo y abandonar.

Es una extenuante pelea en busca de una meta que cada vez parece más lejos. Por eso escuchas la BSO de París Texas, ese tema de guitarra rasgada de Ry Cooder.

Es un combate contra ti mismo y contra tu tocada autoestima. Es un sendero estrecho que pasa por largas jornadas de recuperación, muchas conversaciones y la lenta percepción de que las cosas van mejorando. Muy conveniente escuchar, cuando ya te sientes un poco mejor,  gonna fly now de la BSO de Rocky.

Una decepción laboral, especialmente si lo has puesto todo, te has esforzado y te has comportado como un profesional, te sitúa en un estado de rabia, impotencia e indignación. Quedarte en el paro cuando eres un practicante de la hiper-actividad, sienta muy mal. A ti y a tu cartera.

Perder algo que da solidez y seguridad, es un palo. Sentirte inactivo e improductivo es de lo peor que te puede pasar. Más que suficiente para pinchar welcome to the jungle de Guns and Roses.

Dar un giro de 360º a tu trayectoria profesional, iniciar un nuevo proyecto, re-inventar tu carrera cuando ya peinas canas, es bastante complicado. Tienes que poner a trabajar tu atrevimiento, tu sentido del riesgo y no temer las alturas. Aquí se imponen los Franz Ferdinand, con su optimismo retro-moderno.

Cuando te rompes, aprendes muchas cosas. Por ejemplo, que el pegamento muchas veces se llama familia, amigos e incluso sorpresa. Alguien que te da mucho más de lo que esperabas.

Aprendes que solo no vas a ninguna parte, que la soberbia y la prepotencia son absurdas. Aprendes que acumular de forma obsesiva dinero y cosas materiales no tiene sentido si mañana te vas a la tumba. Aprendes a pausarte, a tener paciencia, a no ir tan acelerado. Y vuelves a poner un tema de los Kings of Convenience.

No se lo deseo a nadie, pero si superas una circunstancia complicada y vuelves a empezar, aparece una persona nueva. Aparece una persona que busca atrapar los momentos, valorar los detalles y apreciar a las personas de su alrededor.

Si te caes y te vuelves a levantar, lo haces con más fuerza, energía y potencia.

Si eres un auténtico/a perseguidor/a de sueños, serás duro/a de pelar. No te dejarás vencer tan fácilmente.

Sonará let the music play de Barry White mientras recuperas el color, la ilusión y la pasión o tal vez prefieras a The orwells para impulsar tu nueva oportunidad.


Y volverás a decir aquello de "se puede perder, pero nunca, nunca, nunca sin luchar"

Y volverás a creer. En ti y en los demás.

Y volverás a soñar, con más fuerza que antes.

Y serás una versión mejorada de ti mismo/a

Y lo conseguirás.



"Apunta a la luna. Si fallas, podrías dar a una estrella.", W. Clement Stone.