domingo, 16 de octubre de 2016

Cuando alguien te importa de verdad (2.0)








"Sé feliz a tu manera, porque la felicidad no es lo que te dicen los demás,
 sino lo que a ti te hace sentir bien."


"La tarea del educador moderno no es cortar selvas, sino regar los desiertos."



A lo largo de tu vida te relacionas con muchas personas y de diferentes ámbitos. Puedes tener con ellas una relación correcta, cordial, distante, cercana o inexistente, pero todo cambia cuando alguien te importa de verdad.

A lo mejor, de las 300 personas que conoces, 20, 5 o 3 son para ti mucho más relevantes, interesantes y especiales. Te aportan muchas más cosas, te dan esa sensación de bienestar, ese sentimiento de piña y de equipo, te permiten compartir, sonreír, sentir. Cuando acaba esa comida, merienda o cena, deseas que se repita lo antes posible.

Es un tipo de relación mucho más intensa, donde aparece la alegría, la sinceridad, la inseguridad, las dudas, los conflictos, lo que sabes que no puedes explicar a todo el mundo.

Es ese tipo de relación que convierte los momentos cotidianos en únicos, la que transforma algo habitual en diferente, aún combinando los mismos ingredientes.

Cualquier excusa es buena para montar un meeting y volver a vivir lo mismo pero distinto, tal vez en el mismo lugar y el mismo día de la semana, pero siempre con vivencias especiales.

Si por alguna razón o circunstancia  no puedes quedar durante un tiempo, sabes que el vínculo sigue allí y que un lazo mágico superará cualquier distancia física.

Este tipo de vinculación emocional se parece a un vuelo sin motor, a un águila con alas enormes, a un paseo por las nubes, un viaje inesperado a la luna, un recorrido por una gigantesca montaña rusa.

Se parece a navegar por un mar azul intenso, a contemplar la ciudad desde las alturas, a bailar en un centro comercial lleno de gente, a dejar que la lluvia te moje sin que te importe.

Es como formar parte de una película romántica, tocar en el escenario con tu banda favorita, soñar con los ojos abiertos, abrir una puerta invisible hacia la ilusión, contemplar una puesta de sol en silencio.

Lo vives como algo normal, pero notas como la poderosa buena química se apodera del escenario.

No te paras a pensarlo a menudo, pero esas vivencias cercanas multiplican tu dopamina y tus ganas de vivir.

Muchas veces te pasa sin que seas consciente de ello, pero esas experiencias se quedan grabadas en tu disco duro y acaban formando parte de tu ADN.

Relacionarte con personas que te importan de verdad te da motivación, estímulo, aliento y capacidad de lucha.

Es mucho más importante que tu coche, tu tele, tu ordenador o ese móvil que nunca dejas de consultar.









"Una amistad noble es una obra maestra que se escribe cada día de la semana"






No hay comentarios:

Publicar un comentario