lunes, 23 de julio de 2012

Prefiero la química (por supuesto).








A lo largo de nuestra vida nos relacionamos con miles de personas. Pueden ser compañeras, conocidas, amigas, vecinas, colegas, relaciones esporádicas o largas, coincidencias ocasionales, relaciones íntimas, amorosas, corrientes... pero nada es comparable a sentir química por ellas.

La química  suele poner las cosas en un estadio especial, donde todo fluye fácil, aparece la complicidad, la empatía, el sentimiento de equipo y las ganas de compartir.

La física es temporal, puede quemarse con el tiempo, pero la química prevalece incluso por encima de la razón. Porque es algo que percibes desde dentro, es una vibración en la piel, algo que emerge del estómago y del corazón. Lo vives al nivel de las sensaciones, está allí y lo sabes.

Te sucede lo mismo si notas química negativa. Sabes que es inútil, que difícilmente tendrás una existencia fácil con esa persona.

Todas mis mejores relaciones se han caracterizado por un nivel de química muy alto, cuando hablas sin hablar, te miras y lo dices todo, cuando captas el estado de ánimo al instante, cuando sabes lo que pasa sin que sea necesario verbalizarlo.

Como alguien dijo alguna vez "la química se tiene o no se tiene", no depende de ningún manual , no puedes forzarla o pretender conseguirla por insistencia.

Incluso puedes ir a ver la misma película o el mismo concierto dos veces y percibirlo diferente si tienes más química con unos/as que con otros/as. Piensas que la música suena mejor y que los colores brillan más.

Te puedes entender con mucha gente, puedes compenetrarte a nivel profesional o personal y compartir muchas cosas, pero sin química todo es light, descafeinado o sin alcohol.

En cambio, si aparece, notas como tu cuentakilómetros se pone a 200. Muchas veces he visitado lugares o paisajes que no me han dicho nada  de entrada, pero luego me han encantado porque he ido con diferente compañía.

Si tienes una fuerte reacción química con alguien, automáticamente estás ante una posibilidad muy alta de descubrir cosas juntos/as, experimentar, montar proyectos, acoplar las mentes y crear.

La conversación sube de nivel, puede durar horas y desearías que no se acabara nunca. Notas como si te recargaran,  mejora la inspiración y vuelven las ganas de hacer cosas. Son momentos intensos, aquellos que te hacen pensar "qué lástima, mañana tengo que ir a trabajar".

Soy muy consciente de que la amistad y el amor son regalos que tenemos que cuidar muy bien, desenvolver cada día con cariño, hacer lo posible para que crezcan mucho, dar y recibir, no solo esperar sentado a que pase algo. Tienes que estar en los momentos dulces y en los amargos y buscar siempre la puesta a punto para que el circuito sea largo y apasionante.

Si hay química te creces y te motivas. Sin ella es como si te fallaran las pilas. Si tienes física y química perfecto, pero si me dan a elegir, prefiero la segunda opción.

La química trasforma lo cotidiano, mejora los momentos, valora los detalles y expresa sentimientos. La química nunca deja de sorprenderte. Necesitas muy poco para sentirte bien, es mucho mejor y más eficaz que cualquier estimulante.

Creo que el concepto de felicidad está muy cerca de esas noches, esas tardes y esas mañanas que, sin hacer nada extraordinario, te has visto invadido por el inconfundible sabor de la química.


Dedicado a the kitchen ones : later, why, neo, new balance, sa noia, G, transparent, smile, indy, clever, CT, flow.


jueves, 12 de julio de 2012

Ricardo Pérez: las palabras juegan y dan juego (remix).







Pisé una agencia por primera vez cuando era estudiante y sigo enganchado hasta ahora. Viví los locos 80 en primera persona, aunque todavía joven e inexperto. Siempre me he fijado en creativos/as especiales, gente con algo diferente y único. Bill Bernbach inventó el insight sin saberlo, Tony Segarra sabe combinar como nadie la cultura con la comunicación, Juan Cabral es un maestro del riesgo, Lorente es el referente de la contundencia, Pat Fallon es tan creativo como estratega, Pablo Alzugaray es el gran creador de experiencias.

Un día, en Euro, un reconocido creativo me comentó el grado de audacia y riesgo de la campaña de atún claro, calvo. Desde entonces soy fan de Ricardo Pérez. Nunca nadie ha mantenido un estilo propio tanto tiempo (34 años) y ha sabido fijar la recordación de la marca utilizando la fuerza de los slogans. Nadie ha convertido el juego de palabras en una técnica tan eficaz y duradera.

Aunque siempre he sido su admirador a distancia, pude conocerlo personalmente hace 4 años en un festival de publicidad. Desde entonces, hemos coincidido unas cuantas veces más y ha colaborado con implicados. Tengo su libro la huella de la publicidad dedicado, uno de mis más preciados trofeos.

Hemos mantenido largas conversaciones, he disfrutado de su cercanía, he disfrutado de una persona coherente, pausada y cercana. Siempre aprendes algo y siempre te lo pasas bien con su especial sentido del humor. Es muy agudo, muy estratega, está muy conectado a lo que pasa en el mundo.

Me impresiona su colección de radios antiguas y máquinas de escribir.

Lucía, su hija y excelente creativa,  tiene una de esas sonrisas que merecen ser enmarcadas. Es una chica que expresa autenticidad por los cuatro costados. Tiene un punto distante, pero también divertido. Tiene algo de genial, los genes han cumplido con su trabajo.

Cualquier excusa me parece interesante si puedo coincidir en Madrid con Ricardo, Daniel y Lucía (ver foto).

Tal vez su influencia tuvo algo que ver con mis slogans "eres un sol" para Solmanía "comida de verdad" para Veritas, supermercados ecológicos, o somos unos paquetes, ropa interior masculina D and G.








Hoy os propongo votar un ranking de los slogans-juegos de palabras de Ricardo Pérez y Asociados para decidir los 3 mejores. En el link veréis algunos de los anuncios, en un video que montó el publicista.


Gracias, Lucía, por la foto (tomada en la agencia) por tu amabilidad y por conseguir la bufanda del Rayo para mi peque coleccionista.


 Gracias, maestro, espero veros pronto.



http://youtu.be/6662QuZsYFI


TOP FRASES RICARDO PÉREZ y ASOCIADOS


Atún claro, calvo (atún calvo)

Es lo que toca (loterías y apuestas del estado)

El que sabe, saba (Saba, electrónica de consumo)

Padre, confieso que he picado (ortiz)

Contamos con trigo (ortiz)

De fruta madre (cofrutos)

Estamos a tu helado (avidesa, helados)

Por razones de espeso (tomate frito apis)

Un mito lógico (pegaso, camiones)

Lorenzo Lamas, el rey de las camas (reig martí , edredones, sábanas, etc)

El mejor amigo del hombro (videocámaras saba)

Yes, ser (cadena ser)

Juega con el niño (sorteo de el niño, loterías)

A jugar que son dos días (loterías)

Ñaka ñaka la cigala (arroz la cigala)

Los que hasta ahora fumaban rubio, lo tienen negro (davidoff)

Cajablanca (davidoff)



Si no votas, me reboto. :)

p.d. por error pusimos sacatún tum tum, pero esta campaña la hizo Publicis, aunque diversas páginas on line lo atribuyen a Ricardo Pérez. Gracias, una vez más, Sergio Rodriguez por apuntar este dato.




















http://youtu.be/JS6DNQHDJ-Y


(video homenaje a Ricardo Pérez del Club de Creativos).



Después de recibir durante quince días 150 votos a través del blog, facebook, twitter, mail, teléfono o en persona, el resultado es el siguiente : 1- Atún claro, calvo 2- Es lo que toca, 3-De fruta madre, 4- Juega con el niño, 5- El que sabe, Saba.

sábado, 7 de julio de 2012

Es una historia, es una premonición.



http://youtu.be/GTakwKKmOC8

(es una historia, stevie wonder)



En 1988, la productora de sonido Classic and New, dirigida por Joan Enric Garde y Joan Vives, iniciaba su recorrido en el mundo publicitario, en el garage de Joan (sería una de las grandes, con el tiempo). Me encargaron un anuncio para promocionar su lanzamiento. Tuve la idea de reunir en una especie de orla- pentagrama a unos cuantos grandes del sector.

 El estudio de diseño La Vasco-Valenciana hizo la dirección de arte. Conseguí todas las fotos con la ayuda de Esther Valdivia, por aquel entonces redactora de Anuncios, ahora es la Directora General. Lo publicamos por sorpresa. Apareció en su revista y causó un gran impacto.

Fue Sergio Rodríguez, por asociación de ideas, el que me recordó que todavía guardaba el original en papel. Rápidamente lo pasé a formato digital, con algún retoque, y se lo envié. Ahora es un símbolo de una gran época,  los locos 80. 

Por cierto, no estaba previsto que saliera mi cara. Fueron los art directors los que me incluyeron y me convencieron con las palabras "de aquí un tiempo, estarás feliz de compartir página con estos iconos de la publicidad". Acertaron. 

Han pasado 24 años y todavía me gusta arriesgar. No es el mejor momento, pero sigo creyendo en la creatividad. Todavía me gusta sorprender. Todavía me gusta songs in the key of life de Stevie Wonder, pero disfruto descubriendo a grupos como The Walkmen o Parov Stelar. Y si, soy fan de Muse, sigo soñando y me gustan las personas auténticas.


De izquiera a derecha, empezando por la línea superior : Marçal Moliné, Xavier Oliver, Jose Luis Zamorano, Xavier Sans, Tito Muñoz, Luis Casadevall, Agustín Elbaile, Joaquín Lorente, Sisco Ramírez, Ricardo Pérez, Josep María Sellarés, Mariano Mancebo, Isabel Coixet, Luis Bassat y RW.


Ninguno de los sorprendidos se quejó. Al contrario, aplaudieron la osadía.