"Después de Dios, estoy Yo"


Foto deferencia de "Capital Humano"






“Cómo se suicida un argentino? tirándose desde lo más alto de su ego. ( Papa Francisco Bergoglio).


“La egolatría es la fuente de todas las miserias” (Thomas Carlyle)



Creerse el centro del universo o el ombligo del mundo es una de las mayores estupideces que puede cometer el ser humano. Pero los publicitarios somos singulares y, por tanto, también hacemos muchas tonterías.

El ego te hace meter la pata, cierra las puertas del aprendizaje, te impide evolucionar, te crea la necesidad de sentirte atractivo/a.

Son tantas y tantas personas las que te pueden ayudar, influir, acompañar, amar, inspirar o enseñar a lo largo de tu vida, que pensar que es solo mérito tuyo tu te colocaría a la altura del mayor de los/as necios/as.

Tener la autoestima alta, tener seguridad o convicción es positivo, considerarte por encima de los demás es tóxico, nocivo, ridículo, impresentable.

Es mucho más positivo compartir el talento, crecer en equipo, intentar mejorar siempre, ponerte el mono de trabajo y evolucionar desde la humildad.

He conocido a mucha gente guay en el mundo de la publicidad y de la creatividad. Esas que te hablan desde la alturas, se creen en posesión de la verdad, actúan como celebrities e intentan  llamar la atención.

Esas que siempre utilizan expresiones como engagement, ppm, flow, brunch, networking, KPIS, lead, responsive, streaming, claim, elevator pitch, influencer, trending topic, big data, unexpected, storytelling, love mark, B to B, action plan, back log, budget, challenge, deadline, expertise, know how, mandatory, must, out of the box, peanuts, startup, save the date, skills, stakeholders, tips, trendy, workshop, webinar o forever stupid.

Esas que nunca reconocen sus errores, no valoran al equipo, salen en todas las fotos y las reseñas, van a todos los eventos y petan las redes sociales.

Por muy bien que te vayan las cosas, nunca te creas superior ni especial, piensa que las circunstancias pueden cambiar y que la caída es más dura desde un lugar más alto.

Reconoce que te equivocas, pide perdón, practica la humildad.

Si practicas el egocentrismo desde la posición machista, si te sientes guay, atractivo, seductor o
irresistible ante las mujeres, lamento comunicarte que estás caducado y obsoleto.



Foto deferencia de Bekia Psicología.



Compartir es mucho más gratificante, hacer las cosas para demostrar que tienes un cargo o poder es lamentable.

El síndrome del ascenso rápido, que suele aparecer cuando ganas algún premio muy joven es engañoso, porque solo trabajando mucho, esforzándote mucho y queriendo mejorar, podrás sobrevivir en un mundo tan complejo como la publicidad.

Por mucho que la gente te aplauda, te escriba, se haga selfies contigo o te diga que eres muy bueno/a, piensa que las cosas pueden cambiar y que te puedes caer de la nube.

Disfruta, siente, apasiónate y celebra, pero nunca te olvides de aprender. Asistir a seminarios,  conferencias o festivales es una experiencia muy enriquecedora.

Estar al día en cuanto a tendencias, redes sociales y publicaciones es fundamental.

Enriquecerte con el arte y la cultura es imprescindible.

Tú solo/a no vas a ninguna parte. Verbaliza el agradecimiento con las personas que te aportan inspiración, consejos y conocimientos.

El mundo es mucho mejor gracias a que todavía existen seres honrados, humildes, generosos y creativos.

Pensar en plural es mucho más bonito. Y mucho más útil.



Foto deferencia de CDC.


“Mirarte todo el día al espejo distrae la atención de los problemas” (Dean Acheson)

“El ego es el mayor enemigo de los humanos” (Rig Veda)

Comentarios

Entradas populares