sábado, 8 de noviembre de 2014

Enseñar es la mejor excusa para aprender.





"El educador mediocre habla. El buen educador explica. El educador superior demuestra. 
  El gran educador inspira."

  (William Arthur Ward) 




Ser profe universitario de publicidad es una profesión increíble que se sustenta en buena parte en tu propia capacidad de seguir aprendiendo. Hoy hablas de storyenable, storydoing, unexpected performance o mannequin challange, pero el próximo año tendrás que incorporar lo más nuevo y reciente.

Las horas extras suponen navegar on line, leer libros que te enriquezcan (como por ejemplo el escritor de anuncios de Miguel Angel Furones, el arte de cautivar de Guy Kawasaki, Community Mánager de Oscar Rodríguez, open de André Agassi o la magia del planner de Antón Alvarez Ruiz). Debes mantener un contacto permanente con la industria publicitaria y, por supuesto, seguir pensando campañas.

Otras cosas que están en tu vida son : argumentar las notas, tener psicología para conducir al grupo, estar concentrado para explicar y corregir, llevar una vida nocturna muy disciplinada, pensar ejercicios útiles.

En el apartado reciclaje podemos incluir crear esquemas, asistir a cursos, seminarios o conferencias y muy especialmente si eres del área creativa, ver películas, documentales, series, fotografías, exposiciones, escuchar música, estar al día de las marcas y de sus estrategias.

Se trata de una actividad muy pasional, muy vocacional, intensa, especial, única, absorbente, con mucha parte de gestión : documentos, reuniones, actas, programas, mails, tutorías, bibliografía...

Es muy duro, pero es muy gratificante. Descubrir talento es un placer inmenso. Ver como tus alumnos/as crecen y se convierten en grandes profesionales es una satisfacción indescriptible. Conversar, debatir y contrastar con ellos te aporta muchas vitaminas para el espíritu.

A veces te sientes cansado, otras estresado y a veces tienes la sensación de que esa montaña de trabajos por corregir no se acabará nunca. La energía que dejas en cada clase te deja molido al final de la jornada. Los/as estudiantes que no se esfuerzan te ponen de los nervios.

Por eso, hay algo fundamental que debes cumplir : querer a tus alumnos/as, desear de verdad que mejoren, prosperen y hagan realidad sus sueños. Intentar darlo todo para que así sea.

No estoy de acuerdo con los que afirman que los jóvenes de esta generación no tienen ganas de luchar. Todos hemos vivido el desencanto, pero con los estímulos adecuados responden y se esfuerzan. Y la generación Z (nacidos/as entre 1994-2000) lo va a cambiar todo. Porque van a pasar a la acción.

Es cierto que a algunos/as tal vez les falta pro-actividad, pero también es cierto que son víctimas de un sistema educativo  jurásico, de un cole que no ha trabajado especialmente la imaginación o la autoestima y sí la cultura del "no" y de penalizar los errores.

Si estás tocado por hacer cosas nuevas, si no te conformas con explicar siempre lo mismo y con los mismos ejemplos, puedes llegar a ser una persona incómoda, tanto en las aulas como en la oficina. Los anunciantes tienen miedo y las personas, también.

Pero innovar forma parte de tu ADN y seguirás buscando nuevas fórmulas y nuevas maneras de transmitir conocimiento.

Si bien se impone un tono conservador generalizado, el que intenta mantener un PH neutro, el que mata el atrevimiento y el riesgo, también es cierto que la publicidad es un mundo cambiante que requiere entender las novedades.

La investigación también forma parte de tu vida. Y publicar artículos, dar conferencias, escribir un libro o varios. Un/a docente es una cabeza que no puede dejar de pensar.

Compartir conocimientos, experiencias y talleres con profesionales del sector me parece otra de las asignaturas obligatorias. Si nuestros estudiantes interactúan con elos/as  en espacios abiertos, donde se puede preguntar, consultar o comentar, el resultado es altamente satisfactorio, como hemos visto en los networkings.

Conectarnos entre profes, también me parece sano y recomendable, pero no bajo el antiguo paradigma de las ponencias, sino buscando espacios más cómodos y con más tiempo por delante.

Tu humildad y tu capacidad de aprender y de reconocer errores deben ir unidas a ese intento de hacerlo siempre lo mejor posible. Nunca serás lo bastante bueno pero nunca debes dejar de intentarlo.

Cada curso que inicias es un reto y una oportunidad de enriquecerte en equipo.

Me siento como si estuviera empezando porque soy consciente de que me queda mucho por descubrir, experimentar y tal vez inventar.

Me siento muy feliz siendo profesor.

Lo que me dan los/as alumnos/as no me lo puede dar nadie más en el mundo : ilusión, ganas, optimismo, imaginación, reflexiones sobre la vida, preguntas que intentas responder, nuevas perspectivas, ganas de descubrir.

Me gusta el lado romántico de las cosas.

En el lado oscuro ya vive demasiada gente.








"La universidad consiste en detenerte a mirar las estrellas" (Jose María Ricarte Bescós).


Chopin, Frédéric: "Es inútil volver sobre lo que ha sido y ya no es."



Si quieres personas creativas en tu equipo, dales tiempo suficiente para "jugar" (John Cleese).


"La enseñanza que deja huella no es de cabeza a cabeza, es de corazón a corazón"

(Howard G. Hendricks).


"Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduría de los/as alumnos/as" (Ever Garrisson).


"Educar en la igualdad y el respeto es educar contra la violencia." (Benjamin Franklin).


“Enseñar es aprender dos veces” (Joseph Joubert).


"Ser profe universitario es la excusa perfecta para seguir aprendiendo durante cada curso"














8 comentarios:

  1. Tu eres nuestra inspiración, Richard, tenerte de profesor es una suerte y un lujo. No cambies nunca.

    ResponderEliminar
  2. No tienes ni idea de lo mportante que has sido para tantas y tantas personas qe ahora se dedican a la publicidad.


    Andrea.

    ResponderEliminar
  3. Implicados y tu libro es lo más inspirador que he visto en mi vida


    David Figari

    ResponderEliminar
  4. Oh capitán, mi capitán.


    Blanca M.

    ResponderEliminar
  5. Me está subiendo la autoestima, gracias !!!

    ResponderEliminar
  6. El estereotipo es un antídoto, un bálsamo, un spa... un masaje cerebral.

    Inés de la Sotilla.

    ResponderEliminar
  7. Eres la diferencia en la indiferencia


    Pablo Lago

    ResponderEliminar
  8. Eres nuestro energeycer y catalyzer.


    Berta

    ResponderEliminar