lunes, 14 de abril de 2014

Más cerca del cielo (skyfall remix 2015).

           

                               Foto : Sergi Wakefield.


..."Passejar amunt i avall contemplant i admirant aquell seguit de terrats l’un al costat de l’altre, que són com una plana que va del mar a la muntanya, plens de roba estesa al sol, que voleia com les banderes dels barcos del port, com si fos la cabellera de les cases, i que és una plana que lliga i ve com l’anell al dit, amb el cel, les muntanyes i el mar que ens volten..." (Francesc Pujols en el llibre "els terrats de Barcelona")





http://www.barcelonacityagenda.com/2013/06/14/lasmejoresterrazasenbarcelona/



El terrado de mi casa, al que a partir de hoy llamaré Henry, solo recibe la visita de Mónica, Xavi, Carlos y Mari Carmen (para tender la ropa) Ana, Albert, Paco, el amo del lugar, y yo. Es decir, 8 vecinos de los 100 que tiene aproximadamente el edificio.

A eso se le llama no encontrar el momento. No deja de ser sorprendente, porque en la orientación sur puedes ver el mar, la Sagrada Familia, la Torre Agbar, las chimeneas de Sant Adrià, la Torre Mafpre y el Hotel Arts.

Al norte, ves el Tibidabo, la Torre de Collserola, el Carmel. A los lados, un precioso paisaje de terrados, plantas y escenarios multicolor.

Puedes elegir entre sol y sombra, tienes sillas para sentarte, estás rodeado de unas 30 hermosas y frondosas plantas, ves a las gaviotas volar, escuchas a los canarios y jilgueros y de fondo, en segundo plano, el sonido de los cláxons  y el tránsito de la ciudad.

Paco ha pintado todo el espacio de blanco, riega, barre y lo tiene todo controlado.

Un lugar privilegiado para subir con un cigarro, un puro (si fumas), un vermut o una cerveza.

Lo re-descubrí hace un año y ahora es mi lugar favorito para encontrar el momento flow, zen o especial. Una terapia de 30 minutos como máximo que permite relajarte en soledad y conversar contigo mismo... o con Henry.

Para dejar que pasen los minutos con un sol que te acaricia la cara y una brisa que te ofrece sus mimos.

Para perder la costumbre de ir empalmando cosas, sin ser demasiado conscientes de lo que hacemos.

 Para conversar, para detenernos, para tomar aire. 

Henry y yo somos cómplices de muchas cosas. La campaña que estaba atascada fluye mejor en un espacio tan privilegiado. La actividad que planificas con tu family sale perfecta, tu estado emocional y mental es ideal. A veces consigues no pensar absolutamente en nada.

La sensación es muy difícil de describir, pero es fantástica.

Cuando bajo a la tierra, estoy revitalizado, como si me hubieran puesto pilas nuevas o me hubieran recargado en una fuente energética.

Los sonidos y las imágenes inspiran mi mente y se quedan en mi corazón. Por eso, siempre busco otra ocasión para subir de nuevo

A nuestra vida le faltan paréntesis porque no sabemos detenernos. Y cuando paramos, nos obligamos a hacer algo. Somos casi incapaces de disfrutar con cosas tan simples como escuchar música, ver una peli, caminar despacio o sentarnos en una terracita durante horas.

Estamos programados para creer que esos momentos son premios que degustamos vez en cuando, que nuestra obligación es producir... y si no tenemos trabajo, nos lo inventamos.

Si alguna vez nos toca un periodo de paro, nos sentimos fatal por no tener una jornada laboral que llene nuestras horas

No sabemos detectar ni encontrar los lugares mágicos. Esos que te ilusionan sin trucos, te atrapan con un hilo invisible. Sacan lo mejor de ti mismo/a de una chistera imaginaria.

El silencio y la pausa. La reflexión y la meditación.

Parecen utopías en una cuidad frenética.

Parecen espejismos en un paisaje dominado por el stress.

Pero hay muchos Henrys dispuestos a que quieras descubrirlos.








P.D. Muy recomendable la lectura del libro "Els Terrats de Barcelona, entre el cel i la terra", de Manuel Delgado, Ana Juan y Marco Pinarelli. Gracias por regalármelo, María Muñoz Trius.


En un terrado nació uno de los equipos de entretenimiento más creativos, "El Terrat" :Andreu Buenafuente, Berto Romero, Jordi Evole y compañía.


Los Beatles hicieron un mítico concierto en el terrado de Apple Records, hace 45 años.

La película "terrados" de Demian Sabini, que se hizo con solo 12.000 euros, ganó el Festival de Valladolid y se estrenó en 15 salas nacionales.

La secuencia de "mentiras arriesgadas" de James Cameron, con Arnold Schawzenegger subido a un caballo en un terrado es memorable.

Una noche en el terrado de La Pedrera escuchando jazz es un plan estupendo.

No menos espectacular es la escena de Skyfall, en la que Daniel Craig protagoniza una persecución en moto por los tejados y terrados de Estambul.

















































Post-data :

El equipo de coincidencias organizada sesiones absolutamente fascinantes en las azoteas de Barcelona. Música, teatro, poesía... vistas únicas, buena compañía e intérpretes de mucho nivel con un vinito en la mano y la sensación de vivir un momento único.

Pude disfrutar con Sandra Rehder, Mario Maeso, Gigi Mc Farlane o Anna Moliner

Vi a Sabina Witt hacer maravillas con textos de Joan Brossa. Su inconfundible y genuino sonido te atrapa sin remedio y te invita a soñar.


http://coincidencies.com/

2 comentarios:

  1. Buenos momentos flow zen :)


    Ana Salvá.

    ResponderEliminar
  2. Richard el teu secret és que a tot li veus la part bonica i tot t'emociona. I amb això tens prou per enamorar els altres. És un terrat, però ens podries parlar d'un test del balcó amb la mateixa passió.

    Josep Rom Rodríguez

    ResponderEliminar