martes, 20 de agosto de 2013

A quién llamas tú celebrity ?



"El término telebasura se utiliza comunmente para definir una forma de hacer televisión, caracterizada por la utilización del morbo, el sensacionalismo y el escándalo como estrategias de atracción de la audiencia. La telebasura puede quedar definida por los asuntos que aborda , por los personajes que exhibe o coloca en primer plano y, sobre todo, por el enfoque distorsionado al que recurre para tratar dichos asuntos y personajes." 



Podría intentar convencer a mis lectores/as de que es mucho mejor visitar exposiciones, leer un libro o escuchar música antes que ver un reality, pero eso sería un poco cínico, porque España es el paraíso de la telebasura y el único país del mundo en el que Gran Hermano ha llegado a la edición número 17.

Por segunda vez ( la primera fue con la noria) los anunciantes boicotearon un programa por ofrecer un contenido inadecuado, que chocaba con los valores de las marcas : campamento de verano.

Burguer King, Mac Donalds, Minute Maid, ING Direct, Orange/Amena y Mutua Madrileña, retiraron su publicidad. Buen gesto. Deberíamos repetirlo con frecuencia.

En los últimos años hemos visto cosas como mujeres y hombres y viceversa operación triunfo, supervivientes, quién quiere casarse con mi hijo?, tu sí que vales, fama, factor X, la casa de tu vida,  perdidos en la ciudad, perdidos en la tribu, las joyas de la corona, el topo, reforma sorpresa, tu casa a juicio, famosos al agua, mira quién salta, Pekín Express, mira quién baila, granjero busca esposa, first dates, super modelo, Hotel Glam, sálvame, sálvame deluxe, dónde estás corazón?, un príncipe para Corina, el coro de la cárcel, cambio radical...

Nuestra caja tonta está llena de famosillos/as o presentadores/as que interpretan un rol predeterminado, como Risto Mejide en OT, Jorge Javier Vázquez, Kiko Matamoros  o Mercedes Milá.

Seguimos a supuestos/as celebrities a pesar de su interesante pasado y su brillante presente.

Somos culpables de retro-alimentar el monstruo del falso rumor, el cotilleo, la farsa y la parodia.

Cada día asistimos a un circo de fórmula repetitiva y tediosa, pero que seguimos con devoción. Muchas veces con guiones pre-acordados, con polémicas inventadas, con actores o actrices que hacen  de concursantes y con discusiones falsas, porque los/as tertulianos/as suelen ser amigos/as y cuando acaba el programa se van de copas.

Muchas de las personas que dicen "es una vergüenza, se pasan dos pueblos", "es inaceptable" son fieles seguidoras de al menos dos de los títulos antes mencionados.

El espíritu inicial era "enseñar las cosas tal y como pasan". Hoy en día, el nivel de manipulación es descarado, los/as espectadores/as, con una ingenuidad total, quieren creer que todo lo que sucede es verdad, pero esa verdad diría que es solo el 30% de lo que vemos.

El resto consiste en provocar situaciones, actuar, manipular resultados, editar imágenes polémicas o inventar la manera de que un concursante que consigue audiencia pueda volver tras perder o ser expulsado.

Un reality actualmente es más falso que una moneda sin cruz o un Pinocho sin nariz.

Pero nos puede el morbo, el chismorreo, criticar a a los/as protagonistas en la pelu, en la uni o en el gimnasio.

Las verdaderas celebrities son los/as voluntarios/as, tanto los de aquí como los que se van al tercer mundo, los/as investigadores y científicos/as que se tienen que buscar la vida para encontrar oportunidades.

Las personas que trabajan honradamente y nunca han robado ni han caído en la corrupción, los jovenes que pelean por su primer trabajo y los/as veteranos/as a los que nadie quiere contratar porque pasan de los 50.

No ocupan espacios en la tele, en la radio ni en los periódicos, pero gracias a ellas el mundo es mucho mejor.

Pero no importa, aquí nunca pasa nada. Los/as corruptos/as se pasean por las calles, Bankia sigue abierto, los menos favorecidos pierden derechos, los ricos se forran, nadie devuelve lo que ha robado, cada día aparecen más casos de malversación en las noticias, se recorta la sanidad y la educación.

La telebasura, barata de producir, consigue que unos personajillos sean más importantes que un científico, una doctora, un cooperante o una profesora.

Nos importa más que Belén Esteban se rompa una uña que la crisis y el paro.

Nos interesa más el último cotilleo de Kiko Matamoros que un ver una peli o pasear.

Nos motiva más saber qué va a pasar con Isabel Preysler que compartir un café.

Tenemos la excusa perfecta : "No quiero pensar, quiero distraerme". "Necesito ver cosas ligeras". "Es como ir al teatro sin pagar entrada"

España es uno de los tres países de Europa que produce más programas del corazón. Y también uno de los tres que produce menos películas, menos series de calidad, menos documentales  y menos debates con cara y ojos.


Son los juegos del hambre de nuestra vida. Y nos gusta. Y jugamos.






http://elpais.com/tag/reality_show/a/


http://listas.20minutos.es/lista/cual-ha-sido-el-mejor-reality-show-de-espana-322988/



http://www.poprosa.com/espana/los-sietes-peores-realities-espanoles-con-famosos





















No hay comentarios:

Publicar un comentario