domingo, 1 de enero de 2012

Desaprender es aprender (insight remix ).






"si algo he aprendido en la vida, es que debo seguir aprendiendo"



Si a estas alturas pensara que nadie me tiene que enseñar nada sobre estrategia, creatividad, docencia o música, me convertiría en alguien que ya no tiene la ilusión por descubrir. Sería un sujeto auto-complaciente, privado de ese detonante tan especial que se llama curiosidad.

Lo mejor que te ofrece el sector de la comunicación es que te da infinitas oportunidades de mejorar tu rendimiento. Conoces personas muy interesantes que te aportan muchas cosas y comparten sus experiencias. Sales de tu caja inmovilista y descubres un mundo repleto de alicientes que te aportan un plus como profesional y como individuo.

No hay nada más apasionante que caminar con los ojos bien abiertos, las orejas atentas y las antenas desplegadas para encontrar webs, blogs, videos, canciones, películas, libros, fotografías, docus, exposiciones, jornadas, charlas o tertulias capaces de alimentar algo más a tu encendido disco duro.

Un día cualquiera, tomando un café, puedo conversar con publicitarios, estudiantes, profesores o músicos que me van a proponer conversaciones e intercambio de conocimiento.

El mundo de la persuasión evoluciona, cambian las tendencias, las costumbres y la tecnología y no voy a ser yo quien predique un pensamiento único y una única manera de plantear ideas, cursos académicos, letras o enfoques.

Me apetece muchísimo mejorar, saber más cosas, tener la sensación de que queda mucho por caminar, por evolucionar y por vivir. Me apunto a la teoría de la causalidad y cada día que salgo por la puerta lo hago pensando en que tal vez vuelva con algo nuevo.

Todavía se me pone la piel de gallina, se me acelera el pulso o me brillan los ojos cuando noto la intensidad de lo inédito, lo inusual, lo poco visto o la sorpresa de lo desconocido.

Admito mis defectos y mis errores. Me motiva intentar retos difíciles, briefings casi imposibles o planteamientos nada tópicos. No me quiero acomodar, ni ser ese tipo de personaje que dice siempre lo mismo y de la misma manera. Tampoco me apetece practicar la crítica sistemática, el reproche continuo o el negativismo propio de la situación actual.

Intento escuchar, combinar y relacionar.

No estoy cansado de dar clases ni de pensar campañas. No estoy de vuelta de nada. Cada curso es un reto. Cada storytelling es una oportunidad. Cada canción es un aliciente. No me aburre la cotidianidad.


 Soy un curioso insaciable.


Soy un perfeccionista lleno de imperfecciones.






14 comentarios:

  1. Ana Serrano Solsona:


    Feliz 2012 a ti también!

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero desaprender contigo Richard!!!!
    Salir cada dia esperando encontrarme con lo mejor...con lo que me sorprenda...con lo que me haga saltar de emocion...GRACIAS por tu empatia!!!!

    ResponderEliminar
  3. "No recuerdo cuando fue la primera vez que dije: -deberían crear unas becas de por vida y así me dedicaría 100% a aprender...


    Isabel Tristán.

    ResponderEliminar
  4. El post que has eliminado era precioso, pero tienes tantas ganas de mejorar que vas y lo borras... auténtico RW...

    ResponderEliminar
  5. com sempre, genial i únic! Gràcies RW!
    PD: Molt maca la gati!

    ResponderEliminar
  6. Un placer y una suerte conoceros, waps :)

    ResponderEliminar
  7. Evite las conversaciones triviales, las compañías ZOMBIES
    No siempre se puede aprender, no siempre es interesante.
    No siempre tienes la oportunidad.

    Hay que aprender a concentrarse en todo lo que uno hace, sea escuchar música, leer un libro, hablar con una persona, contemplar un paisaje. En ese momento, la actividad debe ser lo único que cuenta, aquello a lo que uno se entrega por completo. Si uno está concentrado, poco importa qué está haciendo; las cosas importantes, tanto como las insignificantes, toman una nueva dimensión de la realidad, porque están llenas de la propia atención. Aprender a concentrarse requiere evitar, en la medida de lo posible, las conversaciones triviales, esto es, la conversación que no es genuina. Si dos personas hablan acerca del crecimiento de un árbol que ambas conocen, del gusto del pan que acaban de comer juntas, o de una experiencia común en el trabajo, tal conversación puede ser pertinente, siempre y cuando experimenten lo que hablan y no se refieran a ese tema de una manera abstracta; por otro lado, una conversación puede referirse a cuestiones religiosas o políticas y ser, no obstante, trivial; ello ocurre cuando las dos personas hablan en clisés, cuando no sienten lo que dicen.
    Debo agregar aquí que, así como importa evitar la conversación trivial, importa también evitar las malas compañías. Por malas compañías no entiendo sólo la gente viciosa y destructiva, cuya órbita es venenosa y deprimente. Me refiero también a la compañía de zombies, de seres cuya alma está muerta, aunque su cuerpo siga vivo; a individuos cuyos pensamientos y onversación son triviales; que parlotean en lugar de hablar, y que afirman opiniones que son clisés en lugar de pensar. Pero no siempre es posible evitar tales compañías, ni tampoco es necesario. Si uno no reacciona en la forma esperada -es decir, con clisés y trivialidad es sino directa y humanamente, descubrirá con frecuencia que esa gente modifica su conducta, muchas veces con la ayuda de la sorpresa producida por el choque de lo inesperado.
    Concentrarse en la relación con otros significa fundamentalmente poder escuchar. La mayoría de la gente oye a los demás, y aun da consejos, sin escuchar realmente. No toman en serio las palabras de la otra persona, y tampoco les importan demasiado sus propias respuestas. Resultado de ello: la conversación los cansa. Encuéntranse bajo la ilusión de que se sentirían aún más cansados si escucharan con concentración. Pero lo cierto es lo contrario.
    Cualquier actividad, realizada en forma concentrada, tiene un efecto estimulante (aunque luego aparezca un cansancio natural y benéfico); cualquier actividad no concentrada, en cambio, causa somnolencia, y al mismo tiempo hace difícil conciliar el sueño al final del día.
    Estar concentrado significa vivir plenamente en el presente, en el aquí y el ahora, y no pensar en la tarea siguiente mientras estoy realizando otra. Es innecesario decir que la concentración debe ser sobre todo practicada por personas que se aman mutuamente.
    El comienzo de la práctica de la concentración es difícil; se tiene la impresión de que jamás se logrará la finalidad buscada.

    Ello implica, evidentemente, la necesidad de tener paciencia. Si uno no sabe que todo tiene su momento, y quiere forzar las cosas, entonces es indudable que nunca logrará concentrarse -tampoco en el arte de amar-. Para tener una idea de lo que es la paciencia, basta con observar a un niño que aprende a caminar. Se cae, vuelve a caer, una y otra vez, y sin embargo sigue ensayando, mejorando, hasta que un día camina sin caerse.

    Clara S./

    Erich Fromm
    EL ARTE DE AMAR

    ResponderEliminar
  8. Ro Moly:

    aprender, descubrir... una búsqueda de tesoros infinita. Genial post ;)

    ResponderEliminar
  9. Lo leí... y me encantó, como todos tus textos ;)


    Monicontomate.

    ResponderEliminar
  10. Clara, debes tener el récord de el comentario más largo, con la ayuda de Mr Fromm. :)

    ResponderEliminar
  11. Así? Hay premio?

    Clara S./

    ResponderEliminar
  12. Pedazo post para empezar el año, si señor.

    ResponderEliminar
  13. Tú nos hacemos mejores cada día, eres un profe increíble.

    ResponderEliminar
  14. "Lo que hace al hombre , a la mujer, serlo, es mantenerse siempre como un niño curioso y como un adolescente idealista. Eres Grande! Petons de mamá , Musi ,míos y de Gati.

    ResponderEliminar