Si crees en algo te tienes que "mojar".











http://youtu.be/ETkg5FUCVMA

ice bucket challange, Richard Wakefield.


Defender posturas, posiciones, principios, maneras o formas de actuar, no es posible si siempre estás apalancado frente al televisor, con una cerveza y unas aceitunas. Creer significa implicarse, actuar, imaginar, soñar, meter la pata y ser muy constante.

Si nunca opinas, tomas partido, o te mojas, quedas instalado en el universo de los que intentan a toda costa no entrar en conflictos. Esas personas que nunca se mueven por nada ni por nadie, esos individuos sin sangre en las venas, con sonrisa permanente y nula actividad.

Sin hacer nada, no se resolverán las cosas. Criticando por la espalda sin dar la cara, no solucionarás la situación. La conclusión de que "es inútil, no hay nada que hacer" es una coartada para no tomar partido en las decisiones, las votaciones, en las emociones, en el apoyo a un amigo, en el amor,  las reuniones de consenso o tus acciones cotidianas.

No puedes llegar a la orilla desde alta mar sin nadar. No puedes rendirte sin luchar. No puedes hacer ver que eso no va contigo. Mojarse puede resultar incómodo, molesto y absurdo, pero es mejor tener tu ropa empapada que el corazón sucio. Es mejor tener el pelo lleno de agua que el alma vacía. 

Es preferible llevar los pies calados que andar con hipocresía.

La lluvia de tus convicciones necesita de un buen chubasquero (mejor que el de la foto) y unas buenas botas, pero cuando sale el sol eres más fuerte, crees más en ti mismo y le encuentras el sentido a la vida.

Aprender a decir que no, descubrir que no todo es blanco o  negro, ver más allá de lo obvio y evidente, forma parte de un camino donde a veces necesitas bronceador y a veces un buen paraguas.

Siempre es mejor intentarlo que quedarte parado (a). Los charcos se pueden saltar y el frío se pasa mejor si estás bien acompañado.

Por supuesto que necesitas secador, toallas, mantas y baños relajantes para superar las consecuencias de tu osada actitud. A veces piensas que tu compromiso te aprieta demasiado, pero lo llevas dentro y no lo puedes impedir.

Es más fácil tirar la piedra y esconder la mano. Es más fácil hacer ver que no pasa nada y quedarte de brazos cruzados. Es más fácil evitar decir ciertas palabras, practicar la pasividad y esperar a que pase la tormenta... para volver a tu zona de confort.

Es más fácil intentar contentar a todo el mundo, ofrecer siempre una sonrisa aunque no te apetezca, nadar en la laguna negra de quedar bien a toda costa.

Es mucho más saludable, intenso y especial notar las gotas cayendo por tu mejilla y pensar que puedes hasta cierto punto cambiar la realidad.

Muchas veces la cruda realidad te superará y te dejará desarmado/a. Hasta que un día decidas "mojarte" de nuevo.

La lluvia también tiene su gracia, ya lo verás.

Y no estoy hablando de política sino de solidaridad, de defender la creatividad, de creer en el amor y en la amistad, de intentar hacerlo todo lo mejor posible, de reconocer tus errores cuando te equivocas, de querer descubrir,  de compartir, de defender la igualdad, de huir de los tópicos y de la mediocridad, de conversar, de inventar, de soñar, de acabar con la indiferencia. 









"Practice what you preach"

Tapar un agujero con mentiras es una mala decisión"

"La indiferencia es un pozo sin fondo"

" La cultura y la creatividad se relacionan de forma inevitable"

"Puedes perder, si, pero nunca, nunca sin luchar"


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares