Querido Carlos.







Durante más de 20 años nos hemos cambiado juntos en el vestuario de nuestro equipo de fútbol. He tenido la suerte de conversar contigo de muchos temas, de la vida, los políticos, del Barça, el Madrid o el París Sant Germain. Nos lo hemos pasado muy bien, antes, durante y después de los partidos, de hecho, el resultado siempre fue lo de menos, aunque tú me criticaras que contase los goles que marcaba.

También era un clásico tu comentario: "ja t'has dutxat ? qué ràpid"

Ha sido un placer y un privilegio compartir los lunes y los jueves con una persona tan persona, tan amable, elegante, divertida, cínica, nada conflictiva, calmada, educada, respetuosa, gran padre y gran amigo.

He sido muy afortunado por sonreír contigo y captar la felicidad que desprendías.

De una forma totalmente inesperada, el jueves no vi tu coche, ni tu bolsa de deporte y Esteban me comentó que un infarto se te había llevado para siempre.

Es muy difícil expresar la pena que sentimos tus compañeros, desde Martí y Santi Fontseca pasando por Carles y Josep María Jornet, Ricardo Serbeto, Jaume Dalmau, Josep Sureda y familia, Ignasi Taló, Rubén, Cinto Roqueta, Manel, Vicente, Anty y tantos otros.

Esta persona tan especial, residente en Teiá, con pelo canoso a lo George Clooney nunca pasó desapercibida, a pesar de su discreción.

Te añoraremos también en las tertulias post-comida o post-cena, añoraremos ese optimismo y positivismo incrustado en tu ADN.

Eras un señor con mucha clase.

Querido Carlos, el otro día te dije "fins dijous" y tu me contestaste "adeu Richi".

No me esperaba un adiós tan duro y tampoco había conducido nunca por el túnel de la Rovira con los ojos llenos de lágrimas.

Gracias por tantos años disfrutando de tu compañía.

Un abrazo muy fuerte a tu familia.










Comentarios

Entradas populares