jueves, 13 de febrero de 2014

Pongamos que tenemos un trocito de Uruguay en Barcelona (remix 2016).






Karina y Diego llegaron a Barcelona en 2001, yo los conocí en 2002. Si alguien me pregunta qué es y qué supone la amistad, responderé que lo que ellos me han dado. Compañía, complicidad, amor, cariño, comprensión, diversión, detalles, fiestas, momentos, felicidad, apoyo incondicional, constancia, palabras que nunca callaron, sinceridad, intensidad... se declararon fans de implicados, de mi blog, de mis proyectos, de mis locuras... y estuvieron conmigo cuando me dieron el Premio de Honor a la Trayectoria.

Se enamoraron de Barcelona. La pasearon, la descubrieron, la fotografiaron, la elogiaron y se hicieron del Barça. Aún teniendo su comunidad uruguaya, con la que veían partidos de su liga o su selección, siempre se sintieron afortunados por vivir en La Sagrera y por formar parte del universo catalán.

Si alguna vez se torcían las cosas, allí estaba Diego con su habilidad innata para crear pasteles y Karina para aparecer rápidamente antes de que nadie la frenara. Gacias a ella, descubrimos la magia del spa, un regalo de relajación y bienestar que recibimos hasta tres veces por mi cumple.

Diego se apuntó a una liga de fútbol conmigo hace 6 años y se rompió la tibia y el peroné. Aún así, nunca dejó de aparecer la sonrisa en su cara, todo y la larga y dolorosa recuperación.

Compartimos un momento mágico en una gran masía de Cardona, con tres parejas más. Vivimos un fin de semana increíble, con nuestros hijos felices y nosotros/as recuperando la esencia de sentirnos como niños: canciones, juegos, chistes, caipirinhas, excursiones...

Les encantó siempre la Costa Brava y en especial la Bahía de Roses, a la que volvían siempre que les era posible.

Las conversaciones de parque fueron otro de nuestros clásicos. Un cafe o una cerveza mientras los críos jugaban, tardes largas con tiempo para conversar, para soñar o para pensar planes.

El intercambio hizo que descubriera a Jorge Drexler, ahora uno de mis favoritos. Me interesé por Mario Benedetti, canté goles de Diego Forlán y Luis Suárez y me convencí de que Carlos Gardel era uruguayo y no argentino. :)

Un día Karina, con su ternura habitual, me dijo que se estaban planteando volver. Con tiempo, para que me pudiera mentalizar...

Hoy salgo a pasear por la Sagrada Familia o por el Parque Güell con la sensación de que me falta un trocito de corazón.

Aquella tarde en la que recibí un wassap con el mensaje . "llegamos bien, besos", lloré como hacía mucho tiempo que no recordaba. Durante una semana, cada noche buscaba mi momento para revivir los momentos vividos, invadido por la profunda tristeza de quien ha tenido la suerte de tener a su lado a dos personas de verdad, que se han comportado siempre como si fueran una parte de ti.

Espero que Diego se ponga la camiseta del Barça con mi nombre. Mi regalo de despedida. Por mi parte, escucharé "todo se transforma" y pensaré que su energía sigue aquí, para inspirarme en esas jornadas de ciutat vella en las que me siento tan feliz y tan realizado.


Us estimem molt. Molt, moltissim. Algún día volveréis.


Post data: han vuelto (2016).

Celebro comentar que después de su aventura uruguaya, Karina, Diego y sus hijos Sofía y Tabaré están de nuevo en Barcelona. Vinieron al concierto 10º aniversario de implicados en Luz de Gas y al final del verano fuimos a celebrar mi cumple con unos cocteles en "La Torre Rosa." Chicos, qué bueno que volvieron :)















7 comentarios:

  1. Es una suerte ser tu amigo, Richard.

    ResponderEliminar
  2. Eres un ser maravilloso.


    Alba.

    ResponderEliminar
  3. Te queremos en Uruguay, lo antes posible.

    ResponderEliminar
  4. Ooooohhhh!! que hermosa descripción Gracias por tener vuestra Amistad! Palabras que llegan al corazón !
    Aún Diego no puede leerlo por la emoción ...tiempo al tiempo .Richard nos conocimos en el 2002 P3 de los pekes llegamos 2001 aunque eso es lo de menos lo Mágico fue haberlos encontrado en Nuestro Camino Gracias!! Karina

    ResponderEliminar
  5. Aquesta foto es en un dels bonics llocs que ens vas comentar alguna vegada "En el Castell de Tossa de Mar" tomando una fresca Sangría de Cava con música de fondo de Julio Iglesias!! Karina y Diego

    ResponderEliminar
  6. Los conozco hace muuuchos años,a Kari y Diego. Tuve la suerte de conocerlos y si,maravillosas personas!! los quiero con todo el corazon!!❤ julieta

    ResponderEliminar