Las palabras bonitas que no dices.



 



La propuesta de hoy es muy simple. Es algo que necesitas hacer. Y no cuesta dinero. 

Pon en unas sillas vacías a personas de tu entorno más cercano. Cuando están atentas y te miren, les dices algunas de estas palabras:

Eres un sol, gracias por venir, buen trabajo, te felicito, te sienta muy bien esta camisa, me lo paso muy bien contigo, te quiero, eres un amigo/a, me encanta celebrar cosas a tu lado.

Hemos pasado grandes ratos juntos/as. Gracias por llamarme y por estar pendiente de mi. Gracias por tu confianza, por tu sinceridad, por tus consejos.

Juntos somos grandes, tú sí que sabes, tenía ganas de verte, gracias por estar a mi lado, eres genial, tenemos que coincidir más, me haces sentir bien, buen corte de pelo, me subes la autoestima, somos un equipo.

Cuando repetimos? gracias por tu optimismo, you are the best, eres muy especial, tengo mucha suerte, me has enseñado muchas cosas, es un placer conversar contigo, haces que  todo funcione mejor, tú nunca me fallas.

Te necesito, tenerte a mi lado es una suerte, me inspiras, me motivas, me haces crecer, se nota cuando no estás. Los conciertos, las películas, las series o las exposiciones son más intensos contigo.

Eres una pasada, por muchas cosas, por lo que vendrá, por un camino recorrido juntos, por lo que hemos luchado, porque en los buenos momentos y en los malos, siempre has estado allí.

Me animas, me diviertes, me acompañas, me alegras la vida.

Los cafés contigo saben mejor. Los mojitos, ni te cuento.

La amistad se hace visible cuando has tocado fondo y esa persona no se mueve de tu lado. No desaparece. Te conoce en las peores circunstancias y aún así te quiere.

Es posible que no te salga a la primera. Es posible que pienses que es una obviedad. Es posible que creas que no hace falta decir nada. Tampoco tiene sentido decirlo si no lo sientes, pero cuántas veces has dejado de pronunciar estas frases : 1000, 100.000, 1.000.000... ? 

Tú prueba, seguro que no pierdes nada. Seguro que a ti te gustaría escucharlas. Y si lo combinas con ojos brillantes, la terapia puede ser inolvidable. 

Damos demasiadas cosas por hechas. La amistad y el amor normalmente no se alimentan del silencio, ni del trabajo, ni del stress, ni de planchar la ropa, ni de poner lavadoras o hacer la comida.

La amistad y el amor no se alimentan de lo que ya se da por sobre-entendido, ni por un emoji en whatsapp, ni por lanzar un beso desde lejos. Ni por decir: hola cari.

Unas palabras bonitas pueden romper la rutina y renovar la ilusión.

Y un abrazo. Y un beso. Y una caricia... o miles.

Necesitas terapia verbal porque no sueles decir palabras bonitas.

Es más fácil criticar. Culpabilizar. Insultar. Reprochar. 

Lo sabes de sobras.





 



"La verdadera amistad debe apoyarse en las cosas que compartimos y en las que compartiremos en el futuro, sin ninguna intención de conseguir nada a cambio de ella."

 Jorge Bucay



FEEDBACK

La amistad y el amor no se alimentan de lo que ya se da por sobre-entendido… ¡Gracias por escribirlo 

Richard ¡

Alicia Linares Roger

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares