viernes, 8 de enero de 2010

"Richard, corre, baja a comprar jamón serrano, que vienen los japoneses" (remix 2016).






 Cuando las oficinas de tu agencia dependen de una holding internacional, te puedes encontrar con decisiones extrañas, absurdas, surrealistas o inexplicables, como éstas :


Despedir a 9 personas de golpe, pintar las paredes de verde loro, fichar a 8 becarias el mismo día, cambiar 12 veces el jarrón chino de sitio, poner colores intensos a los power points, congelar los sueldos, pasar la noche de navidad en el Liceo, incorporar a dos compañeros de Taiwán, alquilar un coche deportivo para impresionar a los de Qatar.

Hacer un curso intensivo de inglés al mediodía, valorar a tus compañeros con notas, eliminar la música de los despachos, no salir a comer sino tirar de tupper y bocatas, enviar todas las instrucciones por mail, gastar menos post-its.

No utilizar la terraza de la oficina, de 400 metros, para nada, pedir 4 presupuestos de cada cosa, presentar 6 versiones de cada campaña, estar disponible durante las vacaciones, regalar pelotas anti-stress, poner en marcha una "competición" de aperitivos el último viernes de cada mes, a ver quién invita al más original.

Cambiar el lote de Navidad por una aportación solidaria, no leer El Publicista ni ninguna revista en horas de trabajo, hacer un rapport de todas y cada una de las reuniones, invitar a personas del cliente a realizar un stage, cambiar el tabaco por chupa-chups, poner un panel enorme para que se pueda llenar de notas y dibujos, colocar en todas las puertas "si me necesitas, silba" (???).

No salir al bar a tomar café, limitar las dietas a cargo de la empresa, organizar un curso obligatorio de chino y otro de reiki, no leer los blogs interesantes en horas de oficina, no salir antes de las 23 horas.

No venir a trabajar con camisetas estampadas, aconsejar utilizar la bicicleta, hacer pruebas de colesterol, poner las reuniones de gestión los viernes a las 8 de la mañana, quedar para trabajar el fin de semana, asistir a los cumpleaños de los hijos e hijas de los clientes, proponer reuniones los domingos "para estar más tranquilos".

Participar en un curso de coaching, enseñar la ciudad a los ingleses, llevar a los Directores de Marketing a conducir karts, salir a hacer fotos los domingos, obligar a postear en twitter 20 veces cada día, hacer salidas "reset" para motivar al personal, participar en workshops creativos.

Prohibir el pantalón corto, confiscar las cuches, poner objetivos de facturación imposibles.

Decir "no cumple briefing" para abortar cualquier idea atrevida.

Decirme : Richard, corre, baja a buscar jamón serrano que vienen los japoneses, cuando estaba en plena sesión de trabajo con mi Art Director.

Isabelle Carbonell aporta que un día fue a cenar con un cliente y le aconsejaron: "dale esperanzas".







Es probable que escuches alguna vez estas palabras :


"esto es lo que hay, si no te gusta tengo 300 cv de personas que podrían ocupar tu puesto".

"si no te convence, ya  sabes dónde está la puerta"

"aquí se trabaja 12 horas al día, de lunes a viernes"

"si quieres ganar pasta, haz felices a tus jefes"

"aquí estamos para ganar dinero, no para sentirnos realizados"

" no me interesa ser el más creativo, quiero ser el que más factura"

" un poco de sexo te puede abrir muchas puertas"

" todo el mundo tiene un precio"

"si quieres una casa bonita y un deportivo, tendrás que comerte el orgullo"

" la vida es dura, chica, por la noche llora un poco con mamá"

" hasta ahora has vivido muy bien, ahora empieza tu Vietnam"

" dile a papá que te mantenga, así no tendrás que sufrir"

" si quieres prosperar, tendrás que ser un cabrón"

"utiliza tus encantos, nena"

" una noche loca puede cambiar tu vida"

" los rebeldes se acabaron en los 60"

" esto no es Disneyworld, aquí todos se apuñalan"

" si el cuerpo no te responde, existen las vitaminas, las drogas y muchas más cosas"

"bajo presión, se rinde más y mejor"

"reconócelo, matarías por un león en Cannes"

"si quieres tener un nombre en la profesión, aprende a inclinarte ante los jefes"



Si le pides explicaciones al Director General, te dirá "lo siento, yo te entiendo, pero no puedo hacer nada, son órdenes e instrucciones de Londres" (o de París, New York, Tokio...) con cara de buena persona y ojitos de cordero degollado (que sea verdad o no, ya no lo tengo tan claro).

Hay situaciones que no se sustentan en la profesionalidad ni en la coherencia, ni en el sentido común.


Estos de los holdings están cada día peor...


* Nota del autor : la publicidad me sigue fascinando. He conocido a personas maravillosas, talentos increíbles, equipos de altísimo nivel. A algunos de mis mejores amigos y amigas los conocí en una multinacional. He aprendido muchísimo en los holdings en los que he trabajado y he conocido a profesionales increíbles. Disfruto cada día creando campañas... pero la industria publicitaria debería buscar formas de trabajar más racionales y eficaces. Debería descubrir la fuerza de la motivación. No estoy en contra de nuestro negocio, estoy a favor de mejorarlo.















No hay comentarios:

Publicar un comentario