El metaverso es una overpromise.





“Sin el tacto físico, no se crean vínculos” dice Han en las No-Cosas y un montón de personas importantes a lo largo de la historia. La vida, el trabajo, ha pasado a adquirir forma de mercancía; comercializamos con las relaciones humanas. Es oficial. Reemplazamos una caricia por un like o una valoración, cuantificamos los amigos… la diferencia entre cultura y comercio desaparecen a ojos vista. Y la comunidad como mercancía, apuntala Han en su ensayo, es el fin de la comunidad."

La inspiradora de este post ha sido Nerea Cierco, creativa de DDB.


THE FACTS

El metaverso, de la mano de Zuckenberg parecía el invento del siglo. A día de hoy,  está lleno de errores y las acciones están cayendo en picado. Las imágenes virtuales son muy falsas, parece una mala copia de Wii Sports. Técnicamente queda mucho por hacer, han pasado 30 años desde second life y no se detecta una gran evolución. Es cierto que marcas como Gucci, Coca Cola, Louis Vuitton, Nike, Hyunday o Sotheby's ya están en este mundo virtual, pero también que Tim Cook ha dicho que "el metaverso está muy verde".


THE REASONS.

La pandemia con sus grupos burbuja, con sus reuniones limitadas, con el temor en el ambiente, empezó el camino de abortar las expresiones cariñosas.

El metaverso, el mundo irrreal tan consumido en las redes a través de juegos y realidades paralelas tenía sentido en momentos de confinamiento.

Instagram es una red de postureo, linkedin una red de networking y coaching, facebook el paraíso de la  auto-ayuda casera, whatsapp, el pozo de los malentendidos, pero en cualquier caso, el mundo on line parece darnos todo lo que necesitamos. 

No soy una persona en contra de las redes sociales, estoy en contra de que te conviertas en adicto/a.


Y AHORA QUÉ HACEMOS.

Soy muy pesado con esto, pero la conversación presencial es un hilo conductor de millones de ideas. Tenemos que vernos más.Tenemos que mirarnos a los ojos.

Las palabras bonitas no se pueden quedar muertas de risa en la laringe, es mejor decirlas. Con acento.

Tocar a personas cercanas, con respeto, debería ser algo cotidiano. Porque tú, porque té.

Dar dos besos o besar en la mejilla, acorta distancias. Siempre hay luz al final del túnel.






Si el mundo se acaba mañana, no te quedes con las ganas de decir algunas cosas, de abrazar con alegría, de tocar, de sentir, de asumir que somos seres químicos que conectan (o no).

 No te olvides de la intensidad, de activar tu pasión, de amar, de practicar sexo. No seas esclavo del móvil desde la mañana hasta la noche.

A mi no me apetece nada tocarte en el metaverso ni en matrix, ni en second life, prefiero mirar tus ojos, tu expresión, tus gestos, tus movimientos.

Puede que el mundo esté robotizado, invadido por la I.A. y la Big Data, por el neuromarqueting, por datos, estadísticas, análisis, encuestas, infografías y tabulaciones. Tengo que entender y manejar estas cosas a nivel profesional.

Pero yo no soy un robot. Mi corazón late, mi mente no conoce el "stop", mi piel se eriza, lloro, pienso, tengo sentimientos, me indigno, aunque solo sean seven seconds. Los emoticonos no pueden suplir a mis emociones.

Tocar es algo irrenunciable. Con o sin séptima ola.

Compartimos la suerte con quien compartimos la vida.


FEEDBACK


No tothom té la capacitat de posar el metavers a l'alçada de l'ànima. Gràcies infinites per equiparar-me a una germana i per alimentar sempre la creativitat, la disrupció i el pensament

Mireia Regàs.


Richard, ¿cómo puede ser que me leas el pensamiento? Necesito abrazar de nuevo fuera de mi pequeño grupo burbuja. Echo en falta abrazar por los pasillos de mi trabajo, abrazar a los amigos que encuentro por la calle.

Diana Martínez.



Comentarios

  1. Richard, ¿cómo puede ser que me leas el pensamiento? Necesito abrazar de nuevo fuera de mi pequeño grupo burbuja. Echo en falta abrazar por los pasillos de mi trabajo, abrazar a los amigos que encuentro por la calle

    ResponderEliminar
  2. Richard Wakefield es un súper crack disfrazado de persona normal.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares