jueves, 1 de junio de 2017

Sara y Lidia.

Dos lunas en una noche cerrada.

Dos oasis en un árido desierto.

Conversaciones en un paisaje silencioso.

Pautas en un lienzo quebrado.

Intensidad en la monotonía.

Calma ante la ansiedad.

Empatía ante las sombras.

Sonrisas que buscan la intensidad.

Dos miradas que invitan a soñar.

Magia sin varita y sin chistera.

Pasión en un día laborable.

La ilusión que juega sus mejores cartas.

Luces que se imponen a las sombras.

Colores que dibujan una sonrisa.

Personas que enamoran con su sabiduría, con sus palabras, con su encanto y con su tesón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario