lunes, 4 de julio de 2016

A MG con amor.



                             





Margarita Prieto nos ha dejado el 4 de julio de 2016.


https://youtu.be/zhRzORqNa0E

"Time", The Alan Parsons Project.



En 1990 tuve la suerte de conocer a MG, una de aquellas personas que hacen que vuelvas a creer en el amor y en la amistad. De talante pausado, experta en caminar más lenta que nadie, gran aficionada a la buena literatura y asidua de la semana negra de Gijón.

Nos ha abierto las puertas de su casa durante 26 años y las puertas de su vida, porque siempre ha estado a nuestro lado... aunque a una distancia real de 1.000 kilómetros. El amor ha fluido tanto con ella como con sus hijos Tarek, Rubén, Nader y Hanna, con sus parejas, con nuestra querida Ana de Lisboa.

No menos cercana ha sido la relación con Tere, Esther, Montse, Juan o la gente de Arenas de Cabrales, Oviedo y Colloto.

En el porche de su piso, ubicado en la Escuela Oficial de Idiomas de Gijón, hemos vivido tal vez los momentos más relajados, sinceros y felices que recuerdo. En familia, haciendo de las tertulias un entretenimiento único y del café y las cuches unos cómplices inevitables. Conversaciones largas y sinceras, bromas, complicidad, las noches que siempre estarán allí grabadas en nuestro corazón.

MG era comprensiva, auténtica, intensa, bondadosa, algo reservada, valiente, atrevida, puede que algo ingenua, muy generosa, muy solidaria, capaz de compartir sin reservas, desordenada, in-puntual, un poco loca, hippie, curiosa, discreta, luchadora, perezosa por la mañana y pegada a las sábanas durante la noche.

MG ha vivido experiencias mejores y peores, que siempre ha afrontado con una sonrisa, positivismo, energía y buena actitud.

Muy fan de Barcelona, la hemos tenido aquí muchas veces, para alegría de Conxa, Marta, Sergi, Andrés, Eva, María, Javi, Nuria, Sonia, Adrián, Ferràn y Richi.

Dos familias no de sangre unidas por unos lazos mágicos invisibles, que se han hecho más fuertes cada día y cada año.

El destino, las circunstancias o esas cosas que no podemos controlar ni modificar han conseguido que aparezca la tristeza en el escenario.




Gijón sin ti es como una noche sin luna, como un cielo sin estrellas, como una sinfonía sin violines o como un un playa sin sol.

Gijón sin ti es como arrancar del paisaje un millón de cosas bonitas que tú has preparado para que nos sintieramos felices.

Me hubiera gustado desafiar a la ciencia, tener super-poderes o inventar algo para que ese alien que tenías en la cabeza  hubiera desaparecido para siempre.

Me gustaría parar el tiempo, miran esas manos que acarician gatas y perra, ese clima asturiano cambiante, esos aperitivos, esos paseos por el muro, los conciertos en la Plaza Mayor, las comidas sin pre-producción, la sidra, las faves, la fabada, la lectura comentada del diario, las canciones, los partidos de fútbol y ping pong improvisados, las visitas de Chendi, Aurora y Martín,  el licor de hierbas, las excursiones... esas cosas aparentemente tan pequeñas que se hacen grandes y valiosas cuando se archivan en tu disco duro.


Conocerte nos ha enriquecido, nos ha hecho crecer, nos ha mejorado.


Has sido una larga, bonita e intensa parte de nuestras vidas.


Gijón eres tú y siempre será "tú".











Foto tomada en "el muro" (Gijón).

No hay comentarios:

Publicar un comentario