miércoles, 22 de junio de 2011

Quién está realmente enfermo?




"you can't always take what you want, but if you try, you can take what you need (jagger-richards)"



En noviembre de 2009 entró en mi mundo el cliente más singular de mi carrera. Había anunciado antes cosas tan raras como tapones de silicona para los oídos, cubre-radiadores, pinturas para barcos y aviones, galletas para perros... los anunciantes te piden normalmente valor de marca, posicionamiento, rotación, promoción, ventas, pero no suelen poner en el briefing la investigación científica como objetivo.

La Plataforma de Afectados por ELA (esclerosis lateral amiotrófica), si. Trabajar para esta causa me ha hecho pensar mucho, no solo en la campaña, sino en lo que me ha aportado como ser humano.  Los afectados y familiares me han contagiado optimismo, atrevimiento, riesgo, pasión. Son una piña en busca de un resultado. Han pasado a la acción como haría David contra Goliat, David Crockett en el Alamo, o Uma Turman en Kill Bill. Son los Braveheart del siglo XXI. Están todo el día buscando alianzas, stake holders, eventos, reuniones, actos en la ciudad, congresos... y siempre con una sonrisa en los labios. Por eso ahora vuestra lucha es también la mía. Y la de todo el equipo de publicitarios implicados.

La reflexión de hoy me lleva a recordar cuando Pedro dijo: "hoy es el peor día del mundo" porque no paraba de llover, o cuando Marga no salió de casa porque no le regalaron el Ipad, o Elena se puso histérica porque no quedaban entradas para el concierto de Shakira.

Nos pasamos el día quejándonos de casi todo, utilizando frases como: no hay derecho, esto no hay quien lo aguante, no puedo más, esto no es vivir, pero cuando las pronunciamos nos referimos a que el ordenador va lento, se nos ha roto una uña o las notas de medios tardan en salir.

Somos los privilegiados de la cotidianidad. Estamos sanos y llegamos a fin de mes, pero tenemos un millón de excusas y coartadas para sentirnos infelices. Ana me decía ayer amargamente que no podía seguir estudiando en New York, que no tenía más remedio que trabajar.

Enrique se quedó sin una chaqueta vintage y se lo tomó como la peor noticia del año, y Laura, que salía con tres chicos a la vez, lloró sin parar porque dos la habían dejado. A veces pienso que nuestra banalidad y nuestra superficialidad nos supera cada día.

La semana pasada me encontré a Jordi tirando  al suelo todo lo que tenía a mano, con toda su rabia,  porque no le arrancaba la moto. Le daba patadas a la palanca de forma compulsiva y nerviosa. Con mucha delicadeza, tranquilidad y técnica, conseguí que se pusiera en marcha a la primera.

No tenemos tiempo para nada y menos para pensar que tenemos mucha suerte. Somos los juguetes rotos de la sociedad de consumo, acelerados, sin empatía y sin ganas de hacer algo que nos cueste un gran esfuerzo. Nuestro mundo on line nos convierte en avatares, que experimentan una vida activa en las redes sociales, pero son incapaces de mantener una conversación presencial.

Leía el otro día una investigación con un resultado impactante: ya no sabemos estar más de 4 minutos sin hacer nada. Sentarnos durante dos horas en la terraza de un bar, conversando tranquilamente, nos parece una eternidad... la motivación no está en en el super-coche, el Rólex, el portátil, la cámara de fotos, el viaje de tus sueños o los litros de alcohol. Está mucho más cerca. En los detalles, en lo pequeño, en los momentos, en los besos y las caricias que dejamos de dar, en las palabras que ocultamos,  en ser los protagonistas de una serie divertida, emocional e intensa que nos presenta en cada capítulo un motivo más para sentirnos personas : la vida.

Creo francamente que estamos mucho más enfermos que mis admirados  Isabel, Blanca, Mireia, Fran, Dámaris, Marcia y todos los que conviven cada día con la ELA. Con la diferencia de que ellos necesitan ensayos clínicos y nosotros un buen reset mental.




foto: richard wakefield.

8 comentarios:

  1. Keco Pujol

    Yo estoy enfermo.

    ResponderEliminar
  2. És preciós aquest escrit Richard :)

    Em sento molt afortunada de formar part de la Plataforma per tot el que m'estan ensenyant...

    Moltes gracies, has sabut expressar molt bé coses que penso molt sovint. Em faig seguidora del blog des de JA!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Richard, para la Plantaforma es un privilegio contar contigo y con tu equipo. Un abrazo muy fuerte, Isabel

    ResponderEliminar
  4. No tengo palabras para expresar todo lo que la Plataforma me ha enseñado :)

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita foto y qué bonitos pensamientos.
    Gracias!!!!
    Charo de Plataforma

    ResponderEliminar
  6. We love Richard Wakefield.

    ResponderEliminar
  7. Eres un gran entrenador, sacas lo mejor de mi misma.

    ResponderEliminar