sábado, 2 de enero de 2010

Nunca hables sola.





En la creatividad no vale aquello de  "yo creo", "yo pienso", "todo el mundo opina lo mismo". Cada encargo pone a prueba tu capacidad de empatía con gente muy diversa, que seguramente no comparte tus preferencias y aficiones.

Tu gusto profesional no tiene nada que ver con tu gusto personal. Lo que a ti te motiva no sirve para todos tus anuncios, ni puede cumplir con todos los briefings. Tampoco trabajas para tus fans, ni para quedar bien, ni para salir en la foto.

Para conectar con los demás tienes que ponerte en su piel y descubrir muchas cosas sobre su vida.

Tal vez a ti no te convenzan  Estopa ni Mecano ni Pablo Alborán. Tal vez piensas que Torrente es cutre y Sálvame una horterada. Tal vez te agobian los grupos de facebook, te exasperan las pelis de catástrofes y eres muy feliz en una exposición de Cosmocaixa. 

Esa es tu opinión, pero la vida no se mira solo con tus ojos. Si pones un tema de Miles Davis en un anuncio de Caprabo, verás como un día te llama el Dtor de Marketing con un despido en la mano. Y tú dirás "pero si es un referente"... te equivocas, mucha gente no sabe ni quién es.

Si pones una cita de Kevin Roberts en un anuncio de Pascual, te enviarán al psicólogo, si crees que al público de Freixenet le gusta Martin Scorsese, lo tienes claro, si relacionas a Santiago Calatrava con Calgonit, perderás la cuenta, si no te das cuenta de que Bertin Osborne y Belén Esteban son ídolos para muchas personas, no eres publicitario/a.

 La clave de conectar está en sentir lo que sienten personas muy diferentes a ti.

No hablas sola, comunicar consiste en llenar muchas sillas vacías con conversaciones interesantes, conversaciones en las que tus públicos interactúan y deciden. Públicos muy diferentes a ti, en casi todo.

 Eres como una actriz que se pone en la piel de muchos personajes. Cuando llegas a tu casa te quitas el maquillaje y vuelves a ser tú misma.

Tu universo es pequeño. Tu no tienes nada que ver con un agricultor de Alcañiz, con una aficionada del Arsenal o con un jeque de Kuwait.

Tu no te pareces en nada a un frutero de la boquería, a un conductor de autocares de la ruta Barcelona- Cádiz, ni a un inversora que busca hoteles en Miami.

Eres muy distinta a una funcionaria de La Coruña, a un músico rockero o a un administrativo de Ceuta.

No tienes nada que ver con un pescador de La Escala, con un millonario ruso, con alguien que se lo ha pasado muy bien en Marina d'Or o con esa vecina que tiene en su casa 3 perros, 4 gatos, 2 tortugas y 5 canarios.

Tu opinión no la comparten todos. Tu manera de pensar no es universal. Lo que pasa en tu círculos de amigos/as no es extrapolable a todos los rincones de la tierra.

Bienvenida al mundo de los esquizofrénicos y de los camaleones. 

Al mundo de las historias con múltiples lenguajes, códigos, emociones y formatos. Al mundo plural, diverso y cambiante.

Detrás de cada campaña habitan públicos totalmente desconocidos para ti.

No creas que lo que ves en tu espejo es el reflejo de la sociedad.

Es solo el reflejo de tu burbuja de cristal.









foto : presentación de la versión fussion de Don Giovanni en Perelada, con Roland Swartz.

3 comentarios: