logo

logo
by carlos pueyo

miércoles, 27 de enero de 2010

El glamour me mata (remix 2018).






"no te puedes perder este local tan cool, baby, come on, espero tu respuesta on line, don't be shy"

(Monnie Lover).


Si trabajas en una agencia multinacional  famosa, con 170 empleados, en la que un 10% cobran un sueldazo, comprobarás cómo ese 10% (unos 17) , discrimina rápidamente a los que no son glamourosos. 



Si no has ganado un mínimo de 10 premios en los festivales, no eres glamouroso. Si no sales en las revistas ni vas a los locales cool, no eres glamouroso.

Si no trabajas en Londres, New York, Tokio, Barcelona o Madrid, no eres glamourosa. Si no te dejas ver por determinados eventos, fiestas, inauguraciones o reuniones, no eres glamourosa.

Si no te vistes a la última ni haces ostentación de nada, no eres glamouroso. Si tu nombre no "suena" o has trabajado en agencias pequeñas, no eres glamourosa.

Si no eres influencer, no eres glamouroso. Si no tienes fotos en photocalls, no eres glamouroso.

Si no te has preocupado de tener al menos 5000 entradas en google, no eres glamourosa. Si no coleccionas cosas raras, no eres glamourosa. Si no vas de atractiva, interesante o seductora, no eres glamourosa.

Si no conoces a grupos de música sofisticados, no eres glamouroso.Si no te escapas un fin de semana a Formentera, no eres glamouroso. Si no viajas a Japón, Kuwait, Doha o las Maldivas, no eres glamouroso.

Si no frecuentas las galerías moda no eres glamourosa. Si no hablas de trenders, hipsters, randoms o loosers no eres glamouroso. Si no te refieres a personas famosas como si las conocieras de toda la vida, no eres glamourosa.

Si no pegas cuatro gritos en la oficina, no eres glamouroso. Si no utilizas expresiones como "true", "community manager", "I've got it" o "it's amazing", no eres glamouroso.

 Si no caminas como si tuvieras siempre una cámara delante, no eres glamourosa. Si tu coche no es deportivo, caro, y full equipment, no eres glamourosa. Si no dices de vez en cuando "en fin, that's life, it's showbiz", no eres glamourosa.







Si tu peinado no es extraño, fashion o alternativo, no eres glamourosa. Si vas a una conferencia y no consigues que se entere todo el mundo, incluyendo la quiosquera, la panadera y tu vecina sorda del quinto, no eres glamourosa.

Si no haces ostentación en la puerta del cole de tu hijo, no eres glamouroso/a. Si no te haces llamar "Freddy", "Panther" Monimile""Kdosmil", "Mega" o "Cougar" no eres glamouroso/a.

Si no publicas 200 tweets al día, no eres glamouroso. Si no perteneces a clubs de Londres, Ibiza, Bombay o Hong Kong, no eres glamouroso.

Si tu casa no está llena de espejos, no eres glamourosa. Si no sabes utilizar el "yo, yo, yo", no eres glamourosa. Si no tienes Ipad, Ipod, Ibook, iknow e Isure, no eres glamourosa.

Si no hablas de cuánto te has gastado el fin de semana, no eres glamouroso. Si no montas a caballo, haces surf, tienes un yate o coleccionas globos sonda, no eres glamourosa. Si no sabes preparar cocteles raros, no eres glamouroso...


... y si no eres glamouroso/a, tranquilo/a, no te pierdes nada. 

De entrada, dejas de ser superficial, prepotente y pedante. Eliminas de tu vida la falsedad, la hipocresía y la conversación forzada

Te preocupas de cuidar a las personas de verdad, gastas en lo que realmente necesitas, valoras los detalles y descubres tu lado solidario. 

Disfrutas de tu intimidad y de tus amistades.

Le das valor a las pequeñas cosas.

No interpretas ningún papel, eres tú mismo/a

Ser glamouroso/a no te aporta nada, es algo que no necesitas para vivir. Más bien te contamina. Te intoxica. Te hace perder valores. Te convierte en un ser falso e interesado. Pierdes tu sentido solidario y generoso.







lunes, 11 de enero de 2010

El briefing, ese gran desconocido.





Un día me encontré en el despacho un post-it con una nota del Director de Cuentas que ponía : piensa un spot, Richard, ya sabes, lo de siempre. A pesar del famoso caso de Nike, cuando el equipo de la Agencia le pidió un poco más de briefing al cliente y éste respondió just do it, que acabó siendo "el" concepto",  está claro que una muy buena información inicial es la base de toda campaña de publicidad.

Pero también es cierto que muchos briefings son incompletos, inexactos, erróneos o una colección de datos. Tenemos que re-interpretarlos, plantear un largo cuestionario de preguntas por resolver o someter a un tercer grado al anunciante para que nos explique cosas realmente relevantes. Hay que navegar por webs, blogs y redes sociales para averiguar más cosas.

Ese maravilloso briefing de 200 folios, con informaciones cualitativas sobre los públicos y la competencia, con fotos, muestras, ejemplos, cuadros, estadísticas, reflexiones, encuestas, valoraciones, rankings y posicionamientos, solo existe en las películas y solo lo ves unas cuantas veces en tu vida.

La mayoría, se construyen con ampliaciones del equipo de cuentas y con sugerencias de los planners y del equipo creativo.

Y no hay nada mejor que la reunión en vivo, donde las cosas se perciben, se notan, se sienten, y las personas se miran a los ojos.

Una buena amiga creativa colgó un día en la sala de reuniones un cartel que ponía : el briefing, ese gran desconocido... y no le faltaba razón. Las personas de cuentas nos fastidian con los plazos de entrega, nos amargan con la manía de presentar muchas versiones de la misma campaña, no creen en la creatividad, sino en los ingresos...

...pero practican la ingeniería de la documentación,  la arquitectura del power point y el Máster en preguntas al Director de Marketing. Lo encuadernan y lo ponen bonito. Lo argumentan de forma verbal y escrita. Y además, hacen todas las facturas y los presupuestos. A veces en inglés... y eso se merece un respeto.

La cabeza amueblada del departamento de cuentas, su capacidad para precisar qué es importante y qué no, es una parte decisiva en la buena gestión de una campaña publicitaria. Aunque digan mil veces as soon as possible o que el cliente es la mano que te da de comer y menos riesgo y más facturación. Aunque su mentalidad convencional no entienda nuestras locuras, ganas de innovar o de transformar los formatos.

Nuria Alcalá, ex-DDB, Eli Zaragoza de implicados, Laia de Fundació Banc dels Aliments,  Ricard Castellet, Toni Solanilla, Eva Santana, Antoni Nàter, Marta Piñol, Silvia Sáez, Josep María Picola , Miquel Martret o Miquel Pongiluppi son profesionales magníficos que han jugado un papel decisivo en el éxito de muchos proyectos.

La coherencia en la comunicación publicitaria pasa por una persona que conozca muy bien las marcas, esté al día en marketing y tenga criterio para decidir cuáles son los puntos que realmente importan.

Las campañas más atrevidas y rompedoras han tenido previamente una magnífico briefing que ha permitido tener una sólida base para que la campaña crezca.

Así que rompamos el estereotipo de que cuentas y creatividad nunca se entienden... nos entendemos... algunas veces...





























Fotos : richard wakefield.

viernes, 8 de enero de 2010

"Richard, baja a comprar jamoncito serrano y croquetas, que vienen los japoneses"






 Cuando las oficinas de tu agencia dependen de una holding internacional, te puedes encontrar con decisiones extrañas, absurdas, surrealistas o inexplicables, como éstas :


Despedir a 9 personas de golpe, pintar las paredes de verde loro, fichar a 8 becarias el mismo día, cambiar 12 veces el jarrón chino de sitio, poner colores intensos a los power points, congelar los sueldos, pasar la noche de navidad en el Liceo, incorporar a dos compañeros de Taiwán, alquilar un coche deportivo para impresionar a los de Qatar.

Hacer un curso intensivo de inglés al mediodía, valorar a tus compañeros con notas, eliminar la música de los despachos, no salir a comer sino tirar de tupper y bocatas, enviar todas las instrucciones por mail, gastar menos post-its.

No utilizar la terraza de la oficina, de 400 metros, para nada, pedir 4 presupuestos de cada cosa, presentar 6 versiones de cada campaña, estar disponible durante las vacaciones, regalar pelotas anti-stress, poner en marcha una "competición" de aperitivos el último viernes de cada mes, a ver quién invita al más original.

Cambiar el lote de Navidad por una aportación solidaria, no leer El Publicista ni ninguna revista en horas de trabajo, hacer un rapport de todas y cada una de las reuniones, invitar a personas del cliente a realizar un stage, cambiar el tabaco por chupa-chups, poner un panel enorme para que se pueda llenar de notas y dibujos, colocar en todas las puertas "si me necesitas, silba" (???).

No salir al bar a tomar café, limitar las dietas a cargo de la empresa, organizar un curso obligatorio de chino y otro de reiki, no leer los blogs interesantes en horas de oficina, no salir antes de las 23 horas.

No venir a trabajar con camisetas estampadas, aconsejar utilizar la bicicleta, hacer pruebas de colesterol, poner las reuniones de gestión los viernes a las 8 de la mañana, quedar para trabajar el fin de semana, asistir a los cumpleaños de los hijos e hijas de los clientes, proponer reuniones los domingos "para estar más tranquilos".

Participar en un curso de coaching, enseñar la ciudad a los ingleses, llevar a los Directores de Marketing a conducir karts, salir a hacer fotos los domingos, obligar a postear en twitter 20 veces cada día, hacer salidas "reset" para motivar al personal, participar en workshops creativos.

Prohibir el pantalón corto, confiscar las cuches, poner objetivos de facturación imposibles.

Decir "no cumple briefing" para abortar cualquier idea atrevida.

Decirme : Richard, corre, baja a buscar jamoncito serrano y croquetas, que vienen los japoneses, cuando estaba en plena sesión de trabajo con mi Art Director.

Isabelle Carbonell aporta que un día fue a cenar con un cliente y le aconsejaron: "dale esperanzas".







Es probable que escuches alguna vez estas palabras :


"esto es lo que hay, si no te gusta tengo 300 cv de personas que podrían ocupar tu puesto".

"si no te convence, ya  sabes dónde está la puerta"

"aquí se trabaja 12 horas al día, de lunes a viernes"

"si quieres ganar pasta, haz felices a tus jefes"

"aquí estamos para ganar dinero, no para sentirnos realizados"

" no me interesa ser el más creativo, quiero ser el que más factura"

" un poco de sexo te puede abrir muchas puertas"

" todo el mundo tiene un precio"

"si quieres una casa bonita y un deportivo, tendrás que comerte el orgullo"

" la vida es dura, chica, por la noche llora un poco con mamá"

" hasta ahora has vivido muy bien, ahora empieza tu Vietnam"

" dile a papá que te mantenga, así no tendrás que sufrir"

" si quieres prosperar, tendrás que ser un cabrón"

"utiliza tus encantos, nena"

" una noche loca puede cambiar tu vida"

" los rebeldes se acabaron en los 60"

" esto no es Disneyworld, aquí todos se apuñalan"

" si el cuerpo no te responde, existen las vitaminas, las drogas y muchas más cosas"

"bajo presión, se rinde más y mejor"

"reconócelo, matarías por un león en Cannes"

"si quieres tener un nombre en la profesión, aprende a inclinarte ante los jefes"



Si le pides explicaciones al Director General, te dirá "lo siento, yo te entiendo, pero no puedo hacer nada, son órdenes e instrucciones de Londres" (o de París, New York, Tokio...) con cara de buena persona y ojitos de cordero degollado (que sea verdad o no, ya no lo tengo tan claro).

Hay situaciones que no se sustentan en la profesionalidad ni en la coherencia, ni en el sentido común.


Estos de los holdings están cada día peor...


* Nota del autor : la publicidad me sigue fascinando. He conocido a personas maravillosas, talentos increíbles, equipos de altísimo nivel. A algunos de mis mejores amigos y amigas los conocí en una multinacional. He aprendido muchísimo en los holdings en los que he trabajado y he conocido a profesionales increíbles. Disfruto cada día creando campañas... pero la industria publicitaria debería buscar formas de trabajar más racionales y eficaces. Debería descubrir la fuerza de la motivación. No estoy en contra de nuestro negocio, estoy a favor de mejorarlo.















sábado, 2 de enero de 2010

Nunca hables sola.





En la creatividad no vale aquello de  "yo creo", "yo pienso", "todo el mundo opina lo mismo". Cada encargo pone a prueba tu capacidad de empatía con gente muy diversa, que seguramente no comparte tus preferencias y aficiones.

Tu gusto profesional no tiene nada que ver con tu gusto personal. Lo que a ti te motiva no sirve para todos tus anuncios, ni puede cumplir con todos los briefings. Tampoco trabajas para tus fans, ni para quedar bien, ni para salir en la foto.

Para conectar con los demás tienes que ponerte en su piel y descubrir muchas cosas sobre su vida.

Tal vez a ti no te convenzan  Estopa ni Mecano ni Pablo Alborán. Tal vez piensas que Torrente es cutre y Sálvame una horterada. Tal vez te agobian los grupos de whatsapp, te exasperan las pelis de catástrofes y eres muy feliz en una exposición de Cosmocaixa. 

Esa es tu opinión, pero la vida no se mira solo con tus ojos. Si pones un tema de Miles Davis en un anuncio de Caprabo, verás como un día te llama el Dtor de Marketing para pedirte explicaciones. Y tú dirás "pero si es un referente"... te equivocas, mucha gente no sabe ni quién es.

Si pones una cita de Kevin Roberts en un anuncio de Pascual, te enviarán al psicólogo, si relacionas a Santiago Calatrava con Calgonit, perderás la cuenta, si no te das cuenta de que Bertín Osborne y Belén Esteban son ídolos para muchas personas, no eres publicitario/a.

 La clave de conectar está en sentir lo que sienten personas muy diferentes a ti.

No hablas sola, comunicar consiste en llenar muchas sillas vacías con conversaciones interesantes, conversaciones en las que tus públicos interactúan y deciden. Públicos muy diferentes a ti, en casi todo.

 Eres como una actriz que se pone en la piel de muchos personajes. Cuando llegas a tu casa te quitas el maquillaje y vuelves a ser tú misma.

Tu universo es pequeño. Tu no tienes nada que ver con un agricultor de Alcañiz, con una aficionada del Arsenal o con un jeque de Kuwait.

Tu no te pareces en nada a un frutero de la boquería, a un conductor de autocares de la ruta Barcelona- Cádiz, ni a un inversora que busca hoteles en Miami.

Eres muy distinta a una funcionaria de La Coruña, a un músico rockero o a un administrativo de Ceuta.

No tienes nada que ver con un pescador de La Escala, con un millonario ruso, con alguien que se lo ha pasado muy bien en Marina d'Or o con esa vecina que tiene en su casa 3 perros, 4 gatos, 2 tortugas y 5 canarios.

Tu opinión no la comparten todos. Tu manera de pensar no es universal. Lo que pasa en tu círculos de amigos/as no es extrapolable a todos los rincones de la tierra.

Bienvenida al mundo de los esquizofrénicos y de los camaleones. 

Al mundo de las historias con múltiples lenguajes, códigos, emociones y formatos. Al mundo plural, diverso y cambiante.

Detrás de cada campaña habitan públicos totalmente desconocidos para ti.

No creas que lo que ves en tu espejo es el reflejo de la sociedad.

Es solo el reflejo de tu burbuja de cristal.









Foto : en las oficinas de Mars con los seminarios de rol de Blanquerna, grupos de tarde, 2018.