logo

logo
by carlos pueyo

sábado, 22 de julio de 2017

Nunca te he dicho que te quiero.







(ficción basada en algunas historias reales).



Nunca he pronunciado estas palabras delante de ti. Las he pensado muchas veces, he intentado en infinidad de ocasiones romper el silencio, pero no he podido.

Tal vez por las circunstancias, tal vez porque he sido un cobarde, tal vez por miedo a una respuesta negativa.

Puede que haya pensado ¿ y después qué?

Puede que haya pensado que no soy lo bastante bueno para ti.

Puede que haya pensado en tu vida, en tus circunstancias, en tu manera de ver las cosas.

Es una situación que ha durado unos cuantos años y que no ha roto ni las reuniones en grupo, ni los trabajos conjuntos ni los encuentros casuales.

Posiblemente tu no quieras querer, sino vivir una aventura o una experiencia nueva.

O ni tan siquiera eso.

Pero ahora lo reconozco. Lo admito.

No puedo disimular lo que es un hecho.

Por eso te lo digo por escrito: te quiero, te adoro, te amo.

Ahora que pase lo que tenga que pasar.

Sobreviviré.

Lo que no tiene sentido es callar tanto tiempo.

No espero respuesta.

Si me la das y es positiva, te comeré a besos.

Si no, todo seguirá igual que ahora.










viernes, 14 de julio de 2017

Sobre lo visible y lo invisible.








Ella no habla mucho, solo lo justo, muchas veces prefiere guardar silencio, prefiere escuchar y mantener pequeñas conversaciones con su interior.

Sin embargo, sus ojos expresan bondad, transparencia, intensidad, ternura, pasión y constancia.

Sus manos, aunque discretas e introvertidas, explican historias llenas de magia y relatos repletos de misterio.

Su corazón está inmerso en un conflicto, sus emociones están condicionadas por una gran incomprensión, que llama a su puerta de forma inoportuna varias veces por semana.

A pesar de su silencio, a pesar de que a veces parece que no está, a nadie se le escapa que es un ser interesante, que brilla aunque no lo crea, que destaca aunque se esconda bajando la mirada.

Los momentos y las circunstancias no han borrado su estela, su huella y su ADN, aunque ella crea lo contrario.

Rubia, delgada, con un gran gusto por combinar los colores de la ropa y los complementos, piensa que es invisible, cuando en realidad es increíble.

Saldrá a luz cuando se vaya la nube, bailará, gritará, sonreirá y será ella misma.

Será profesional, educada, elegante y soñadora.

Y encontrará lo que busca.

Te mando desde aquí mucha energía positiva.



"Solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos."














martes, 4 de julio de 2017

Ser o no ser un/a verdadero amigo/a.








Soy de aquellas personas que todavía piensa que la palabra tiene mucho valor.

Si alguna vez digo "cuenta conmigo para lo que necesites", lo digo de verdad, de corazón, con todas las letras. Para mi, cuidar a un amigo/a es muy importante.

Sin embargo, muchas veces estas afirmaciones son puro formalismo. Muchas veces quien te lo ha dicho no está dispuesto/a a cumplir su promesa.

Estar al lado de una persona cuando se lo está pasando mal, debería formar parte del decálogo del buen amigo, de los principios básicos en los que se sustenta una amistad.

Algo que nada tiene que ver con desaparecer del mapa.

Si alguien realmente te importa, no podrás evitar sentirte cerca, verlo o verla con tus propios ojos.

Y tu energía positiva, créeme, ayuda y repara.

Dar la cara es fundamental, y si estás lejos fisicamente, tienes el móvil,  mail, el what's o el facetime.

Si te has encontrado en una situación difícil, seguro que te han dicho:

"que vaya muy bien", "te llamo la semana que viene", "que te mejores", "estás desaparecido, eh? "ya verás como todo se arregla", "si necesitas algo, ya sabes" y frases por el estilo que se pronuncian con cero compromiso.

En muchos otros casos, no te dicen absolutamente nada.

Y luego, cuando te vuelven a ver, cuando todo ha pasado, pretenden que todo siga como antes.

Tal vez sea utópico encontrar amistades comprometidas, pero tengo la suerte de contar con unas cuantas. Las que me han dado su cariño, su paciencia, su tiempo,  su conversación, sus ánimos, su compañía, su atención, su ilusión por verme mejor.

Es mucho más fácil hacer ver que no pasa nada, re-aparecer cuando la tormenta se ha calmado. Yo no soy de ese tipo de personas. Parte de mi corazón pertenece a mi familia, que nunca me falla, y a mis amigos/as. Allí estaré cuando pueda aportar, con hechos y palabras.

Tenemos muchas maneras de comunicarnos, pero el amor físico y presencial no se puede substituir. Ni la ternura. Ni las caricias. Ni los abrazos. Ni las lágrimas. Ni las sonrisas. Ni las palabras bonitas.

Si una persona es tu amiga en facebook, instagram, linkedin y whatsapp y no aparece, no te llama, no conversa cuando estás pasando un mal trago, créeme, merece ser eliminada.

Compartir copas, conciertos, noches de disco o viajes está muy bien, siempre y cuando seas capaz de seguir compartiendo cuando tu amigo/a te necesita.

El silencio como herramienta para no molestar, no me convence. (salvo que te lo pidan de forma explícita)

You can say that i'm a dreamer, but i'm not the only one.







Dedicado with love a Joan Miquel, Sandra, Gara y Manolo.