domingo, 8 de noviembre de 2015

Todavía existen las personas auténticas.







"Eres auténtico cuando existe una armonía entre lo que sientes y lo que haces" (Pérez Celis).



Si bien es cierto que las palabras corrupción, estafa, engaño, malversación, desencanto y desconfianza forman parte de nuestras vidas, si bien es cierto que cada día vemos en las noticias éxodos, guerras, hambre y desolación, no es menos cierto que todavía quedan algunas personas auténticas.


La mayoría de ellas no son famosas, no salen en la tele, no han ganado premios ni se las reconoce por la calle, su twitter no echa humo ni les piden autógrafos.

Son seres honrados, honestos, individuos que transmiten confianza, inspiran a los demás, intentan ser siempre mejores, no se rinden ni caen en las redes de la mentira.

Son personas optimistas, que saben motivar, pronuncian palabras bonitas, están a tu lado cuando las necesitas, te regalan su sonrisa en los días oscuros.

Son grandes profesionales de la docencia, la peluquería, el comercio, la medicina, el turismo, la música, la publicidad, la contabilidad, el voluntariado, la psicología o el coaching, con la vista puesta en innovar, evolucionar y compartir.

Son estudiantes, escritores, actores/actrices, directores/as de cine y video, mensajeros/as, dependientes/as o conductores/as, ese tipo de gente que da las gracias y respeta a los demás.

Son las mejores candidatas a una larga conversación, esas charlas que te hacen sentir tan bien, esas en las que no miras el reloj porque desearías que nunca se acabaran.

Son las que descubren paisajes, las que no han perdido la intensidad ni la curiosidad, las que siguen asimilando la vida con pasión.

Son las atrevidas, las que mantienen su gramo de locura, las que agradecen, las que sienten, las que se diferencian.

Son auténticas porque no se venden.

Son auténticas porque no renuncian a sus principios.

Son auténticas porque no quieren el dinero fácil y manchado.

Son auténticas porque son generosas y solidarias.

Tal vez pasen desapercibidas, sin hacer ruido.

Pero son las mejores.

Son las que te dan esperanza.

Son las que dan color a tu vida.























En la Antigua Fábrica Damm, julio 2015.






3 comentarios:

  1. Poder comptar amb tu i que tu comptis amb mi és un dels millors regals. Estar en el teu súper equip és una de les millors coses que m'han passat.


    Sandra Escudero.

    ResponderEliminar
  2. Eres lo más "true" que conozco.


    Salva Méndez.

    ResponderEliminar
  3. Existe Richard Wakefield, un ser maravilloso

    Andrea

    ResponderEliminar