domingo, 16 de noviembre de 2014

Respeten los cabellos blancos.


                       






http://youtu.be/B_tXb4KLOxI

"Nothing but a heartache", Neil Diamond, 2014.


http://politica.elpais.com/politica/2014/11/14/actualidad/1415981698_302501.html

"El despilfarro de la experiencia", El País.



Una de las singularidades de nuestra sociedad es considerar que a partir de los 50 tu vida entra en declive, cuando en realidad estás en la fase más creativa. Cineastas, escritores, actores, artistas, publicitarios/a y músicos, han alcanzado su punto culminante de inspiración con un número 5 en su fecha de cumpleaños. Los ejemplos son muchos y muy evidentes.

Pero en nuestra profesión, miramos a los/as cinquentones/as como pre-jubilados, lastres, personas sin ideas, carne de retiro, elefantes anticuados, un mal necesario, el jefe que molesta, el directivo que está out, el residuo del pasado, el puto viejo que delira y dice tonterías. En la Agencia no hay sitio para tantos años.

Si analizamos el mercado musical, veremos como Neil Diamond (71 años) acaba de ser número uno con su nuevo disco, Neil Young (69) está considerado un genio, al igual que Bob Dylan (73), Burt Bacharach (86), Quincy Jones (84), Aretha Franklin (72), Barbra Streissand (72), Herb Alpert (79) o James Taylor (66).

La industria musical americana y británica no cuestiona su talento, su calidad ni su capacidad de componer. Los recientes  Grammy de Alpert (2013) o Quincy (2012) así lo demuestran.

Lo mismo sucede en el mundo del cine. Nadie duda de la capacidad creativa de Clint Eastwood ( 84), Woody Allen (74), Penny Marshall (72), Mike Nichols (80), Martin Scorsese (79), Meryl Streep (65), Jane Campion (60) o Emma Thompson (55).

Estoy seguro de que mañana pongo a pensar a Enrique González, Gerardo Prieto, Juan Mariano Mancebo, Luis Casadevall, Joaquín Lorente, Antoni Náter, Josep Maria Picola, Jorge Gómez Monroy, Jose Luis Esteo, Fernando Herrero, Richi Figueras, Jesús cohen Orbea, Isabel Yanguas, Begoña Cuesta, Isabelle Carbonell, Isabel Tristán, Isabel Coloma o Sandra Balsells e inventan conceptos nuevos, potentes y de altísimo nivel.

Sin embargo, estos grandes talentos están casi obligados a montar su propio proyecto para sobrevivir. Su gran imaginación queda ensombrecida por la fecha que pone en su DNI.

La lista de creativos y planners británicos y americanos que han brillado en su fase veterana es casi interminable. Sus mejores ideas, proyectos, inventos y locuras, han llegado con las canas. Aquí, seguimos estando ciegos.

Aplaudiremos a Madonna (56), Kathryn Biguelow (63), David Galloway (77), Tom Jones (74), Seal (51) o George Clooney (53), mientras se firma el finiquito de la mente más brillante de la empresa, la que se ha hecho mayor.

En lugar de alimentar el talento joven y veterano, la publicidad sigue estancada. Con esa no-organización que obliga a salir tarde de trabajar. Con reuniones que no sirven para nada. Con concursos continuos que queman al equipo. Con comidas y cenas poco operativas. Con la absurda costumbre de presentar 3-6-9 alternativas de cada campaña.

Maltratamos a los veinteañeros y pre-jubilamos a los vintage, cuando es su capacidad imaginativa la que cuenta, por encima de sus primaveras.

Con los descartes se podría crear la agencia más potente del mundo.

Porque somos muy antiguos, nos fijamos en el cuerpo y no en el cerebro.

Nos llenamos la boca hablando de tendencias y somos los más retrógrados del universo.

A los que muchos llaman Jurassic Park, deberíamos  llamarles Unexplored Fantasy.

Tienen todo mi respeto y admiración.

Combinan una mente entrenada con experiencia, coherencia y pausa.

Saben ver una gran idea donde otros solo ven una frase.

Saben ver un concepto único a partir de una frase descartada.

Crean enormes storytelling gracias a su gran cultura cinematográfica y literaria.

Lo mismo podría decir de grandes mentes que han llegado a la dirección creativa, a revolucionar las redes sociales, a dirigir películas, escribir novelas de éxito o fundar una empresa antes de los 30.

Su talento es incuestionable, la fecha de su DNI no debería ser un freno.

No son demasiado jóvenes, son brillantes.


Nuestra industria publicitaria perpetúa errores de bulto y, en lugar de pararse a reflexionar, los sigue multiplicando por los siglos de los siglos.




















"Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente 
en que nos hacemos viejos." (George Christoph Lichtenberg).

"Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena." (Ingmar Bergman).

"Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario."
(Arthur Shoppenhauer).

"Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer. " (Sir Francis Bacon).

"Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida." (Pablo Picasso).

"Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara."
(Michel de Montaigne).



Loles Díaz Aledo: Dicen que cada vez que muere un viejo sin transmitir su sabiduría es como si se quemara una biblioteca. Si eso es verdad, España está en llamas”.


















foto : Oscar De la Cruz, Carla Martín, Richard, Claudia Gay, Josep Seguí Pujol, Sergio Piera y  Marta Delgado.

2 comentarios:

  1. Es un honor aparecer en tu lista de veteranos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siiiiiiii toda la razón, enorme post.

    Joan lluis

    ResponderEliminar