martes, 27 de mayo de 2014

Melilla no es la puerta de Europa. Es el candado de Africa.


"España bate récords de desigualdad con sus vecinos: 
 el PIB español es superior a la suma de la riqueza de los 53 Estados de África. 
Ni siquiera la brecha entre Estados Unidos y México es tan amplia. 
Las diferencias económicas provocan más narcotráfico, más racismo y 
más reclamaciones territoriales cada día en el paso más transitado de África" (Diario Público, 20/02/2014).



Noticia del asalto a la valla el 28-05-2014



La realidad de los emigrantes que se plantean llegar a otro país como sea, en un acto de supervivencia extrema, ha sido retratada en diversos documentos audiovisuales. Pasan hambre, frío, llegan enfermos/as, viajan a veces caminando, a veces ocultos/as en camiones, a veces en embarcaciones de papel, con muchas más personas a bordo de las que pueden soportar. Salen rumbo a lo desconocido porque no quieren vivir nunca más en condiciones tan precarias. Ya lo han hecho durante demasiados años. 

Balseros de Carles Bosch, nominada al oscar, era un retrato de la realidad de miles de cubanos que intentaron llegar a Miami por mar. Marcos Williams en The Undocumented, narra la vida de los/as 2.500 fallecidos/as en los últimos 15 años, intentando llegar a Estados Unidos por el desierto de Arizona.

La realidad de la valla de Melilla es mucho más cruda de lo que podemos pensar. Cada día, 1.500 personas esperan su oportunidad para pasar al otro lado. Para ello, se encontrarán con una barrera de 12 kilómetros, con alambre, cuchillas, mallas y vigilancia constante. Seis metros de altura.

En 2013 murieron 23 en el intento, en lo que llevamos de 2014, 20 más. En los últimos años se han expulsado más de 5.000 inmigrantes, otros han entrado en el centro de estancia temporal, actualmente con 2.400 habitantes que casi quintuplican la capacidad real de 500 plazas. La minoría ha conseguido un trabajo precario que no les garantiza nada.

Conocí a Mireia Pujol hace unos 8 años, cuando fue mi alumna en la Facultad de Comunicació Blanquerna. No era difícil adivinar que tenía maneras de Sofía Coppola o Jane Campion. Tocada por la magia de quien sabe conceptualizar y expresar muchísimo con muy poco, creó una sociedad con el también excepcional director de fotografía Borja López Díaz, un tandem de atísimo nivel.

En 2008, una Mireia de tan solo 23 años, rodó nuestro spot antiminas "que no vuelen las minas, que vuele la paz", un referente en la lucha contra estos criminales artefactos. En 2009, filmamos el video del 60 aniversario de la Fundació Blanquerna, que, con todas sus imperfecciones, es el mejor argumento de ventas de una universidad que he visto nunca.

Sensible, luchadora, intensa, pasional, nacida para rodar, cogió los bártulos y marchó camino a Melilla, con Borja, claro, y regresó con un documental crudo, duro, áspero y a la vez maravilloso. Producido por Agosto.

A lo Richard Avedon, han retratado a personajes reales que han logrado cruzar la valla. Quince minutos que te ponen la piel de gallina e incluso te pueden hacer llorar.

Un grito desesperado y, a su vez, una puerta abierta hacia la esperanza.


http://www.diaryofhunger.com/video.php


Diary of hunger es mucho más que un video. Es un movimiento, es una llamada, es una bola de nieve que esperamos que llegue cada día más lejos.



Tienes que verlo.






1 comentario:

  1. Mireia, Richard y Borja : sois muy grandes.

    ResponderEliminar