viernes, 31 de enero de 2014

Los hippies eran mejores que nosotros/as ?



                               Foto : Cris Roda feeling hippie.


"Se llama hippiehippy o jipi a un movimiento contracultural,libertario y pacifista nacido en los años 60 en Estados Unidos, así como también a los seguidores de dicho movimiento. La palabra hippie deriva del inglés hipster que solía usarse para describir a la subcultura previa de los beatniks (término relacionado pero no idéntico al de Generación Beat), que tuvo como base importante la ciudad estadounidense de San Francisco La causa que llevó a muchos hippies a entrar en la protesta social fue la Guerra de Vietnam. En algunos casos se dieron alineaciones con una perspectiva política más amplia e inclusive el llevar a las propuestas utópicas a la práctica vivencial radical como fue la aparición de comunidades internacionales hippies."


La Generación del "paz y amor", la de Woostock, la Isla de Wight, Monterrey,  las flores, el amor libre, Lucy in the Sky With Diamonds (LSD), las furgonetas Volskwaguen tuneadas, el flow, la meditación, la resistencia pacífica, con una iconografía singular que ahora coleccionamos y consideramos vintage, tuvo al menos una trayectoria de lucha, de reivindicación, de llamar la atención de los políticos y los medios de comunicación.

 En un entorno condicionado por la guerra, consiguieron ponerse de acuerdo y luchar por la igualdad, por la paz y por los derechos de los homosexuales.

Cuarenta y tantos años más tarde, nuestra sociedad asiste impasible a un rosario de incompetencia política, que incluye desfalcos, corrupción, construcciones absurdas, dobles contabilidades, recortes en sanidad, en educación y en las personas con dependencias.


 Asumimos un IVA que graba y destruye la cultura, una subida de precios constante en electricidad, alimentos, gas y agua. Un paro creciente, una pérdida de poder adquisitivo, cierre de fábricas, cierre de negocios... pero nadie se mueve.


Tan solo dos puntas en cinco años, el 15 M y Gamonal, dos protestas intensas y largas, nos hace pensar que todavía tenemos un poco de sangre en las venas. Nuestra generación "do nothing, just wait", espera y espera un cambio sin mover un dedo para conseguirlo. Por supuesto que hay gente que no para de moverse y reivindica cosas de forma continuada, como la marea blanca, que ha conseguido paralizar la privatización del sistema sanitario en Madrid...  pero son gotas de agua en la inmensidad del mar ( y admiro y comparto su lucha).


El crecimiento actual de las marcas made in home y los proyectos handmade do it yourself, como mínimo aportan esperanza. Sus creadores se rebelan contra la inactividad y proponen productos autofinanciados, a través del crowdfunding, los sponsors u otros mecanismos imaginativos.


Las  iniciativas de co-inspiración como las seis horas de networking de Blanquerna Comunicació, en la que 16 creativos/as comparten 6 horas con estudiantes, o la propuesta inspirational coaching en la que el coacher Jordi Gay sale a caminar por la montaña con un grupo de comunicadores, o el proyecto Colors The Film, la única película que incluye en el pack siete conferencias inspiradoras, son rayos de luz en una sociedad aplastada por la coyuntura económica, por el pesimismo y por la vanalidad de los medios de comunicación.

Tenemos que vigilar el gasto en las salidas de ocio, aguantamos el coche unos años más, salimos menos días de vacaciones, volvemos a practicar el deporte de mirar sin comprar y nos llevamos el tupper a la montaña o al parque como hacían nuestros padres o nuestros abuelos/as. Al mismo tiempo, cada vez más familias necesitan tirar de comedores sociales, ante la alarmante situación del paro, y otras tantas no pueden pagar la hipoteca.

Y ante esta realidad tan cruda, optamos por cruzarnos de brazos. Nos falta esa esencia romántica, el idealismo de pensar que las cosas pueden cambiar, el espíritu que se rebela contra la injusticia. 


Nos faltan referentes literarios, algún gurú que nos guíe más allá de Stephane Hessel, cantantes y actores que nos inspiren, periodistas comprometidos, artistas reivindicativos, personas que digan la verdad sin esconderse.


 La esencia de luchar por un mundo mejor, ya no forma parte de nuestras vidas...


"...papá, explícame tu época hippie, a lo mejor puedo aprender algo..."


Los hippies fueron tildados de bohemios, drogadictos, desarraigados y anti-sociales, pero al menos  lucharon por sus ideales con convicción.


Su movida antimaterialista dejó huella y la música de la época nos sigue proponiendo mensajes de igualdad. Es cierto que conceptos como el amor libre podrían ser inviables a partir de cierta edad, pero la lucha por la libertad y los derechos humanos debería ser un punto en común de una sociedad avanzada y no algo puntual que se enciende y se apaga de vez en cuando. 


Siempre nos quedará Greateful Dead.





Iconos musicales hippies :

  • Donovan
  • Janis Joplin
  • The Doors
  • Grateful Dead
  • Jimi Hendrix
  • Jefferson Airplane
  • Scott Mackenzie
  • Pink Floyd
  • Ravi Shankar
  • Yes
  • The Mamas and the Papas

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo, el movimiento "do nothing, just wait" esta acabando con nosotros. También hay que decir que va muy de la mano con el moverse y que no pase nada, que acaba frustrando a más de uno y de una. Y sobretodo, el "ahora me voy, paso el tiempo fuera y aprendo algo y volveré cuando este todo mejor". El problema es que no tenemos los directores de sociedad que nos merecemos y que los mismos cuentan con el apoyo de los medios, que cuando ven que todo esta punto de estallar de repente empiezan a contar que todo está mejorando... Un calmante para que el dolor desaparezca un poco, y que hay que evitar pasar por el quirofáno...

    ResponderEliminar