lunes, 18 de noviembre de 2013

Farenheit 451 (caída y muerte de las librerías) (o no).



(este post ha contado con la inspiración de Mónika Jiménez. Escribió un texto sobre la librería Roquer del Paseo de Gracia (Barcelona) en su facebook e hizo esta foto, 48 horas antes de su cierre.)


"Más de 200 librerías han cerrado pero más de 4.000 siguen abiertas. Para que sobreviva el libro en papel, las librerías deberán adaptar su negocio y combinar la lectura del papel con la digital y ampliando su negocio a la cultura y el entretenimiento en general (exposiciones, tertulias, gastronomía...)"


(Eva Santana, Directora de Cuentas y profesora en la Facultad de Comunicación Blanquerna)


"El libro siempre tendrá un componente sensorial muy importante, el libro en papel es un objeto, un packaging de conocimiento y entretenimiento, pero ya no puede competir en comodidad con el libro digital. Para la supervivencia del libro es necesario promover el vínculo afectivo del lector y su objeto, una relación emocionante con atributos vinculados a la belleza, el olor y el sentimiento de posesión y casi diría que de coleccionismo. Las librerías deben amplificar la experiencia de compra del lector, magnificar el momento de la elección para superar la comodidad de la compra on line."

(Josep Rom, Director de Arte y Vicedecano en la Facultad de Comunicación Blanquerna).


"El libro electrónico no tiene olor, no hace ruido y no cumple con una finalidad estética"

(Richard Wakefield)

www.implicados.org


Entro en un espacio con un olor especial, con un inconfundible sonido de madera que se crece con cada uno de mis pasos. El tacto de los casi 700 ejemplares que me miran con seducción es muy peculiar. El local, entre vintage y moderno, me invita a relajarme. Algunos lectores comentan sus últimas adquisiciones. La dependientas conocen los gustos de cada una de las personas que entramos a mirar, un sábado por la mañana. De pronto, me llama Ildefonso Falcones y me dice que si compro el libro que tengo entre las manos (suyo) me lo dedica. Le contesto que ya tengo "la catedral del mar" y la reina descalza", pero que acepto su autógrafo de todas formas. Tras ese ritual de mirar, pasar las páginas, leer el índice y la contraportada, decido escuchar los cantos de sirena de "los juegos del hambre 1 y 2". Son muy visuales y creo que estimularán mi imaginación.

La librería Roquer, mi parada obligada de muchos paseos, la protagonista de muchos de mis regalos, ha cerrado. En Barcelona también nos han dejado Catalonia, Galí, Ancora y Delfin, Martínez Pérez, Jaimes, Proa, Canuda... en Madrid, se fueron Hiperión, Rumor, La Biblioteca, Tragaluz. Renacimiento en Sevilla, La Pau en Valencia, Villar en Bilbao, Rayuela en Valladolid o Bujaco en Cáceres son algunas de las caídas en combate durante los últimos tres años. Más de 200.


El libro electrónico, la subida del IVA, la recesión económica, el cambio en los contratos de alquiler que entra en vigor en 2014, parecen ser los principales enemigos.


Una caída en ventas de más del 30% que choca con la subida del 44% de los vinilos. Los dos objetos auténticos, pero, de momento, con distinta suerte.


Tal vez la re-invención sea la fórmula. Esta tarde he pasado por una librería que vende y sirve tés. Se llama Te quiero y está en el barrio de Gracia. La Central incorpora en todos sus locales una cómoda cafetería. La Pluma vende libros y objetos escolares y de oficina. Otras combinaciones pueden ser librería, vinilos y bombones, restaurante-librería, librería y actuaciones musicales /monólogos por las noches... un concepto híbrido que va más allá del coleccionismo de libros, como apuntan Santana y Rom.


Tal vez el camino lo marca la música. En el Fnac puedes encontrar cds y vinilos, pero también camisetas, tazas, chapas, bolsas, ediciones deluxe...


Disco 100 ha mantenido su marca especializada como el paraíso del freak musical, gracias a su excelente fondo de catálogo y a la solvencia, amabilidad y conocimientos de sus gestores.


Las nuevas librerías deben ofrecer nuevos alicientes: experiencias, tertulias, degustaciones, presentaciones, charlas o lecturas, en un entorno cómodo y especial.


Un libro es una lovemark que significa muchas cosas : cariño, amor, recuerdos, reflexión, pasión, intensidad, lugares, experiencia, sueños, fantasías. El diseño de las portadas, las dedicatorias, la paz que contagia una habitación con libros, hacen que se despierte un claro vínculo afectivo. 


Entre mis más preciados tesoros está el libro que me dedicó mi maestro Jose María Ricarte, en el que escribió: "mucho Richard para tan poco libro" y el manual "pensar como Einstein" con estas líneas que me dedicó Marta: "perque t'estimo, geni de les il.lusions". También notable la dedicatoria del gran Joaquín Lorente : "con mi sincero deseo de que entrelacemos nuestras neuronas". Guardo también una de Luis Basat: "apreciado Richard, muchas felicidades por la creación de tu nueva Agencia".Especialmente emotiva la de Salvador Torras " gracias por ser, gracias por estar".


Mis preferencias se dividen entre la novela, la música y la publicidad. El último que me han regalado es "prepárense a perder", sobre Mourinho. Me gustó mucho "Bossa Nova, la historia y sus historias", los capítulos donde el autor relata que 25 de las canciones más famosas de todos los tiempos las escribieron Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes borrachos en la habitación de un hotel. Eso si, con Whisky del bueno.


Un buen libro es una de las cosas más auténticas que puedes tener entre las manos. Te hace pensar, te distrae, te aporta conocimiento, te emociona.


Sin ellos, pasaría como en la novela Farenheit 451 de Ray Bradbury (1953) que años más tarde convertiría en película François Truffaut (1965). Seríamos seres alienados, incapaces de pensar y de tomar decisiones.


Espero que un nuevo concepto de librería nos salve de la quema.


Ver bajar las persianas de lugares que significan mucho para ti, no es nada agradable.


Y "mirar libros" es un deporte muy sano.





A Eduardo Mendoza, por enseñarme tantas cosas.





"Mi visión personal. El libro de papel tiene aún un componente emocional muy intenso ( nuestras vivencias alrededor de él, el objeto en sí, etc) y toda la inercia del pasado. El libro electrónico representa la comodidad, la economía, la practicidad, etc. Yo convivo con ambos, y los uso en momentos diferentes, pero creo que es cuestión de tiempo que el libro electrónico se imponga -con espacios propios para el de papel: los libros de arte, o en los que el componente visual o bibliófilo sea lo determinante-). 


Sobre las librerías: como en tantos otros ámbitos, no se puede vivir ya sólo de la intermediación, sin aportar ningún otro valor. Toca espabilarse -algunas lo hacen-. Y sobre algunas "lágrimas de cocodrilo" sobre su cierre: si desaparecen, es porque la gente no compra. Por lo tanto, se salvan yendo a comprar libros, no con grandes proclamas y reivindicaciones a deshora. Y punto. La compra es una forma de "democracia directa", donde "votamos" sobre la vida y la muerte de productos y servicios. Tenemos que ser conscientes de ello."


Victor Curto, Director Creativo de What's On.


http://won.quinteam.com/esp/home.html


"El vinilo sigue bien vivo y en Barcelona se abren bibliotecas y librerías nuevas. No creo que el libro haya muerto "


Lutz, Disco 100, Barcelona.


www.disco100.com







6 comentarios:

  1. Tu blog siempre me invita a pensar. Gracias.


    Pedro Del Río.

    ResponderEliminar
  2. Tus artículos se esperan con pasión




    Andrea

    ResponderEliminar
  3. Completo y contrastado, bravo !!!

    ResponderEliminar
  4. Muy equilibrado. Felicidades.



    Juan Carlos Fresnadillo.

    ResponderEliminar
  5. Gran, l'article, i grans també les aportacions dels companys de Blanquerna. M'ha encantat!. Un gust llegir-te.


    Mónika Jiménez.

    ResponderEliminar