domingo, 28 de julio de 2013

El arco iris hace más bella la tormenta (remix 2015).





"caminante no hay camino, se hace camino al andar, golpe a golpe, verso a verso" (Antonio Machado).




Cuando empezaron a caer las primeras gotas, nadie se podía imaginar que la tormenta duraría ocho largos meses. Durante esa etapa, el cielo permaneció oscuro, las nubes mantuvieron el color negro y las calles se fueron inundando.

Era una extraña sensación. Abrías la ventana y lo único que podías contemplar era una inmensa cortina de agua. Por la mañana, por la tarde, por la noche. Y así un día y otro, y otro. Era una situación inesperada, alarmante, donde el miedo comenzaba a tomar forma. Muchas veces, no podías ver el horizonte, porque lo tapaba una espesa niebla. Al final, toda la luz que veía era artificial.

Keco, Sergi y Marta me decía que tuviera confianza, que el mal tiempo no iba a durar demasiado. Karina y Diego hacían realidad eso de "a mal tiempo buena cara". Siempre aparecían con una sonrisa en los labios. Y una vez, hasta con un pastel artesano.

Salir de casa se convirtió en algo complicado. Conxa y Emili ejercieron de intrépidos acompañantes, para mantener la cotidianidad y salir al exterior de vez en cuando. Mientras tanto, contactamos con los meteorólogos Javier y Maite, expertos en encontrar soluciones para acabar con el temporal. Son muy profesionales y con mucha capacidad para enfrentarse a situaciones inesperadas

Oscuridad, niebla, lluvia, frío, inestabilidad, ambiente gélido... era un panorama que no invitaba precisamente al optimismo. Lo peor era esa sensación de bloqueo, de no saber qué hacer ni cómo hacerlo.

Durante 8 largos meses no puse ni un solo cd, no di ni una sola clase, no saqué la moto del parking, no jugué a fútbol, no pensé ni una sola campaña, no fui ni una sola vez al cine... y las palabras parecían no querer salir por mi boca.

Muchas personas se mantuvieron a mi lado y algunas desaparecieron, decidieron no llamarme, no verme, no escribirme.

Pero poco a poco, la tormenta se convirtió en chubasco, el chubasco en lluvia, la lluvia en llovizna, la llovizna en cuatro gotas. Las nubes se fueron transformando en formas blancas y redondeadas, hasta parecer auténticas nubes de algodón. La niebla empezó a disiparse y la ciudad dejó de estar oculta.

Alba, Silvia, Ana, Eli, Miriam, Carles, Luis, Miquel, Enric, Eugènia, Margarita,Tarek y muchos/as otros/as empezaron a pensar que podía volver el cielo de antes.

Efectivamente, un miércoles por la mañana, un destello de luz atravesó las nubes. Como si fuera un telón, el fondo azul se fue abriendo hasta llegar a la inmensidad. Y, como si un pintor del renacimiento hubiera utilizado su paleta, se empezó a dibujar un arco iris en el firmamento, el más claro, intenso, cercano y hermoso que jamás había visto.

Fuimos testigos de la creación de un cuadro de colores radiante y mágico, que nos envolvía en tres dimensiones.

Ante nuestra sorpresa, no desapareció al cabo de unas horas, sino que todavía sigue allí. Nos recuerda la fuerza de los sentimientos, la magia de una canción, la satisfacción de pasear al atardecer o de conversar en compañía... afortunadamente.

Tengo la sensación de que nunca se irá. Tal vez algún día vuelva a llover, pero ya no tenemos miedo y sabemos cómo reaccionar. O no. Lo importante es aprovechar cada minuto y reconocer que las grandes cosas son en realidad muy pequeñas.

A veces la complicidad tiene más fuerza de la que parece. A veces tenemos un lápiz de color en las manos y nos olvidamos de utilizarlo. La gente que te quiere tiene un poder enorme. :)


(Estuve 8 meses de baja por culpa del stress. Entre noviembre de 2012 y julio de 2013. Cuando me recuperé, cambió mi ritmo, cambiaron mis prioridades, mi dinámica. Me convertí en un tipo más pausado, reflexivo y ordenado. Volví a sentirme inspirado, noté una imperiosa necesidad de compartir.)

Ahora, digo muchas más palabras bonitas. Digo "no" muchas más veces. Intento disfrutar del trayecto. Intento ser mejor desde la humildad.

Si te caes desde muy alto y consigues levantarte , eres otra persona. Más fuerte. Más intensa. Más amorosa.

Gracias a todos/as los que, en lugar de hacer ver que no pasaba nada, caminastéis en la oscuridad para aportarme un poco de vuestra luz.



http://youtu.be/uzpUmwsSg3Q

happy days are here again (milton ager/ jack yellen, 1929).

























7 comentarios:

  1. Gran post de una gran persona.



    E. Mendoza.

    ResponderEliminar
  2. Reflexión valiente de la persona más solidaria y con el corazón más grande que conozco.


    Mireia

    ResponderEliminar
  3. Te lo mereces más que nadie

    ResponderEliminar
  4. Para muchas personas el arco iris eres tú.



    Sandra.

    ResponderEliminar
  5. Da alegría y felicidad saber que existe el arco iris para tí y para todos.

    Diana.

    ResponderEliminar
  6. Lo has conseguido, Richard. Has aprendido y has mejorado en todos los sentidos. Te lo mereces.

    Anna.

    ResponderEliminar
  7. Eres muy duro de pelar, lo sabíamos todos.


    Enric

    ResponderEliminar