lunes, 23 de julio de 2012

Prefiero la química (por supuesto).








A lo largo de nuestra vida nos relacionamos con miles de personas. Pueden ser compañeras, conocidas, amigas, vecinas, colegas, relaciones esporádicas o largas, coincidencias ocasionales, relaciones íntimas, amorosas, corrientes... pero nada es comparable a sentir química por ellas.

La química  suele poner las cosas en un estadio especial, donde todo fluye fácil, aparece la complicidad, la empatía, el sentimiento de equipo y las ganas de compartir.

La física es temporal, puede quemarse con el tiempo, pero la química prevalece incluso por encima de la razón. Porque es algo que percibes desde dentro, es una vibración en la piel, algo que emerge del estómago y del corazón. Lo vives al nivel de las sensaciones, está allí y lo sabes.

Te sucede lo mismo si notas química negativa. Sabes que es inútil, que difícilmente tendrás una existencia fácil con esa persona.

Todas mis mejores relaciones se han caracterizado por un nivel de química muy alto, cuando hablas sin hablar, te miras y lo dices todo, cuando captas el estado de ánimo al instante, cuando sabes lo que pasa sin que sea necesario verbalizarlo.

Como alguien dijo alguna vez "la química se tiene o no se tiene", no depende de ningún manual , no puedes forzarla o pretender conseguirla por insistencia.

Incluso puedes ir a ver la misma película o el mismo concierto dos veces y percibirlo diferente si tienes más química con unos/as que con otros/as. Piensas que la música suena mejor y que los colores brillan más.

Te puedes entender con mucha gente, puedes compenetrarte a nivel profesional o personal y compartir muchas cosas, pero sin química todo es light, descafeinado o sin alcohol.

En cambio, si aparece, notas como tu cuentakilómetros se pone a 200. Muchas veces he visitado lugares o paisajes que no me han dicho nada  de entrada, pero luego me han encantado porque he ido con diferente compañía.

Si tienes una fuerte reacción química con alguien, automáticamente estás ante una posibilidad muy alta de descubrir cosas juntos/as, experimentar, montar proyectos, acoplar las mentes y crear.

La conversación sube de nivel, puede durar horas y desearías que no se acabara nunca. Notas como si te recargaran,  mejora la inspiración y vuelven las ganas de hacer cosas. Son momentos intensos, aquellos que te hacen pensar "qué lástima, mañana tengo que ir a trabajar".

Soy muy consciente de que la amistad y el amor son regalos que tenemos que cuidar muy bien, desenvolver cada día con cariño, hacer lo posible para que crezcan mucho, dar y recibir, no solo esperar sentado a que pase algo. Tienes que estar en los momentos dulces y en los amargos y buscar siempre la puesta a punto para que el circuito sea largo y apasionante.

Si hay química te creces y te motivas. Sin ella es como si te fallaran las pilas. Si tienes física y química perfecto, pero si me dan a elegir, prefiero la segunda opción.

La química trasforma lo cotidiano, mejora los momentos, valora los detalles y expresa sentimientos. La química nunca deja de sorprenderte. Necesitas muy poco para sentirte bien, es mucho mejor y más eficaz que cualquier estimulante.

Creo que el concepto de felicidad está muy cerca de esas noches, esas tardes y esas mañanas que, sin hacer nada extraordinario, te has visto invadido por el inconfundible sabor de la química.


Dedicado a the kitchen ones : later, why, neo, new balance, sa noia, G, transparent, smile, indy, clever, CT, flow.


15 comentarios:

  1. Maravilloso Richard,me encanta.



    Laura

    ResponderEliminar
  2. No se puede explicar mejor.

    ResponderEliminar
  3. me encanta!! se parece al " tener duende"






    José Ojea

    ResponderEliminar
  4. Muy grande Wake,precioso post.






    Andrea.

    ResponderEliminar
  5. Con la que está cayendo se agradecen posts tan intensos.




    Luis.

    ResponderEliminar
  6. Lo leería mil veces



    Gloria

    ResponderEliminar
  7. Richard Moon Wake the Great.





    Sonia Frizzante.

    ResponderEliminar
  8. Con personas así se puede tener esperanza.

    ResponderEliminar
  9. ME GUSTA, ME GUSTA, ME GUSTA MUCHOOOOOOOOOOOOOOO :)






    Maria José Gutiérrez.

    ResponderEliminar
  10. Autentica inspiración . Muchas gracias por tus textos. Feliz cumpleaños pero sobretodo gracias. Lectora agradecida.




    Inés de la Sotilla.

    ResponderEliminar
  11. Yo también prefiero la química... :-)




    Marta de Paco.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta el post Richard!!! yo también prefiero la química!!!




    Olga turró.

    ResponderEliminar
  13. Ni física ni química.... Only Wakefield!!

    ResponderEliminar
  14. Genial Richard!! me ha encantado!!

    ResponderEliminar