martes, 28 de febrero de 2012

Serendipity (remix 2015).




"Podría escribir los versos más tristes esta noche. Escribir, por ejemplo: "la noche está estrellada y tiritan azules los astros a lo lejos" (pablo neruda, poema 20 de "veinte poemas de amor y una canción desesperada")



Escribir en un blog es un ejercicio muy diferente al de pensar profesionalmente. Cuando trabajas para una marca tienes una fecha deadline inamovible que debes cumplir. Y un proceso que pasa por la precisión en el briefing, el acierto en la estrategia, la elección de un concepto literario y un adecuado crecimiento en forma de storytelling.

Si tu diario personal ha intentado crecer entre la novedad, la sinceridad, la reflexión, la interacción, la sorpresa y la empatía, a veces descartas redactar sobre temas banales, recurrentes, repetidos o tópicos, porque buscas siempre ese relato diferente, esas líneas interesantes, esa mirada distinta sobre un mundo similar.

Elestereotipo nunca ha estado demasiado pendiente de ser un espacio muy viral, ni famoso ni comentado. Tiene el objetivo de compartir, formar una comunidad e intercambiar opiniones. Pero nunca me he puesto una pistola en el pecho para publicar con frecuencia, ni un número de visitas mensuales, ni tan solo crear escuela.

Aún así agradezco a anuncios, el publicista, blogs de tendencias, universidades, creativos/as y planners sus menciones.  Es nuestro espacio, un pulsómetro de estados de ánimo, sensaciones, experiencias y campañas.

Dicen los lectores que es auténtico, romántico, pasional, diferente y especial. A mi me parece más bien cotidiano, cercano y sin pretensiones. El caso es que la creatividad sin fecha depende más del estado de ánimo, la intuición, las ganas o los referentes.

Si no se me ocurre nada para el blog o sobre esa canción inspirada en forever young de Bob Dylan que intento componer, aplicaré la tranquilidad, la paciencia y la relajación... o bien lo que sugiere Guzmán López: iniciar un post, sin rumbo ni destino final, a ver qué pasa.

Porque la experiencia de intentarlo también es interesante y positiva y puede ser útil para algo. Son muchos años mirándome en el espejo de la campaña de Apple, mi favorita, esa que explica tan bien que puedes tener 999 gramos de racionalidad pero te diferencias por tu gramo de locura.

O como dijo Shaw : prefiero fracasar en la originalidad a triunfar en la imitación o aquella de nunca seré lo bastante bueno pero sí un poco mejor cada día. 

Me viene a la cabeza esa canción de Serrat no hago otra cosa que pensar en ti, por cierto al techo no le vendría mal otra mano de pintura. Esta mañana he estado hablando con un cliente sobre un símbolo visual, un blog y algunas ideas. A la vuelta, mientras caminaba por Gracia he pasado por la calle de la Art Director Ana Branquinho, ahora en Lisboa, y he pensado en abrazarla fuerte cuando la vuelva a ver.

Luego me he cruzado con el famoso cantante de folk Jackson Browne, vestido con una sudadera azul y playeras. Eso me ha hecho pensar que la fama, los premios, el glamour y el reconocimiento no tienen nada que ver con vestir cómodo cuando te apetece.

He pasado por salas de cine y librerías cerradas y por nuevos locales abiertos. De fondo sonaba Wave de Antonio Carlos Jobim y he volado hacia esas épocas en que todos los músicos de bossa se conocían, esa generación de escritores que se juntaba en las cafeterías, esos grandes músicos de jazz que procuraban intercambiar experiencias y se ponían a grabar juntos.

Ahora, en plena generación del watsappp, todo es individual, self made, nadie parece dispuesto a crear en equipo... pero nada es casual, todo es causal, si no te mueves, nada se mueve.

Serendipity, según define Guzo López es "encontrar algo magnífico mientras se busca otra cosa". Para conseguirlo, tienes que estar dispuesto a aprovechar y detectar esa oportunidad. Tu mente debe estar abierta y dispuesta a combinar.

Más allá de lo planificado y lo estructurado, en tu vida te cruzas con situaciones aparentemente fortuitas que te pueden aportar inspiración y soluciones de forma no prevista.

La actitud de estar dispuesto/a a que eso suceda facilita la aparición de esos momentos mágicos con frecuencia.

Es mucho más cómodo y fácil esperar a que todo pase y echarle la culpa al destino. No buscar nada nuevo, ni ninguna sorpresa, ni ninguna situación sorprendente.

Las ganas de descubrir te aportan fuego. Quedarse sin hacer nada, apaga la ilusión...

 ... con alguna excepciones : en circunstancias personales/económicas duras y precarias es muy complicado hablar de optimismo y de positivismo.

Creo que esta es una reflexión para los que muchas veces no somos conscientes de la suerte que tenemos.

...cuando no sabes sobre qué escribir, te pones a pensar en voz alta y, con un poco de suerte, te sale alguna cosa :)


Incluso de un vidrio roto, puede salir una foto interesante... y hasta un cartel para una campaña publicitaria.



























foto : sergi wakefield.

8 comentarios:

  1. Vagabundear por nuestro propio cerebro también es una técnica creativa... y lleva cuidado con garganta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias maestro, este año no podré ir a Alicante, me coincide con unas Jornadas en Barcelona. Os echaré de menos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este post, felicidades.



    Ana.

    ResponderEliminar
  4. M' ha agradat molt!

    Una abraçada Richard,

    Astrid

    ResponderEliminar
  5. me gusto mucho, gracias por tu complicidad
    abracada Richard

    ResponderEliminar
  6. Estupenda reflexión, mucho más profunda de lo que parece.


    Ingrid S.

    ResponderEliminar
  7. hay muchas cosas que están frente a tí y no te tocan...casi siempre me pasa que lo que no me atraviesa no me interesa ya lo hacen muy bien otros....aquellas en las que no puedo poner mi propia voz no las escribo.....por eso estoy en tiempo de sequía....tú sin embargo "siempre" dices cosas.

    ResponderEliminar
  8. En cualquier momento tu lectura es actual y beneficiosa

    Un beso. Diana.

    ResponderEliminar