lunes, 23 de enero de 2012

Una cena en martes y un deseo en la noche.




"algunos momentos no pasan de largo, se quedan siempre contigo (richard wakefield)"



El martes (al menos en Barcelona) es un día para no salir. Los jueves, los viernes y los sábados parecen más predestinados a conseguir movimiento nocturno. Si vas a cenar cuando no toca, en tu decisión influye el miércoles, el cansancio o la hora en la que dejaste de trabajar... era un martes normal, en un restaurante normal, con un menú normal, un vino normal, con gente normal y con pocas personas en la calle (normal)... pero la frontera entre lo normal y lo especial, la pueden marcar las palabras, la química, las sonrisas, la conexión, los sueños, algo que fluye fácil y va creciendo, mientras la prisa deja de ser una invitada a la fiesta. Nos reunimos siete habitantes del mundo procedentes de Bogotá, Barcelona, Buenos Aires, Río de Janeiro, Méjico D.F.y Lérida, con alguna conexión paralela con Londres, Lucknow (India), Irán... una escultora, un productor musical, una canta-autora, una diseñadora, un profe/creativo, una responsable de marketing y una financiera. Desde el minuto uno sabía que sería una noche diferente. La melodía encadenada de experiencias, anécdotas, bromas, deseos y proyectos comunes se apropió de nuestra gastada mesa de madera. Se convirtió en una alfombra roja con destino al lugar más atractivo del mundo:la sinceridad. Poco a poco, entre tostadas, embutidos y cafés, se sentaron junto a nosotros/as el optimismo, la química y la pasión. Y me invadió esa sensación interior, ese algo que pasa dentro de ti cuando sabes que estás intenso. Esas miradas, esa complicidad, ese sentimiento, se metieron directamente en mi corazón . Y sonó la música, sonó "si total yo no sé respirar si no estás a mi lado amor, cuando quieras me besas y cortas mi respiración" , una canción magnífica. Su autora, Cuni,  estaba a mi lado, la conocí ese martes normal. Salí de casa con pereza y acabé tocando el cielo. Salí de casa cansado y pude acariciar la magia. Ningún mundo virtual puede clonar la sensación de conversar. Ningún invento online puede conseguir esa energía, esos ojos que brillan, esas palabras que bailan en la oscuridad,  esas frases que tienen la capacidad de contagiar. Ningún chat, foro o face, pueden conseguir que la complicidad cabalgue entre las nubes. Estoy convencido de que dedicar parte de nuestro tiempo a las tertulias, es positivo, necesario y enriquecedor. Pero somos víctimas del stress, las prisas o la hiper-actividad. O de la desidia, la desmotivación y la indiferencia. A veces no vivimos los momentos porque no los buscamos. A veces no vivimos los momentos porque no los sabemos encontrar. A veces no vivimos los momentos porque escondemos nuestro lado emocional.




p.d. en la foto, de izquierda a derecha: Maria José alias the artist, Dan alias the nightfly, Cuni Massa, alias underground, Isabel alias lunatic calm, Richard alias magic, Carol alias feel good, Judit alias lafarguita. Un abrazo para Martín alias filosopher, Olga, Claudia, Carme, Oleguer, Elena, Juan Carlos, Manena, Matilde, Stasà, Sofía, Matilde...


Foto tomada en el restaurante tasca i vins, calle Diputación, Barcelona.

10 comentarios:

  1. Tenemos que valorar más la cotidianidad, magnífico post.

    ResponderEliminar
  2. Esos alias están muy chulos, nosotras también queremos.


    Mónica M.

    ResponderEliminar
  3. La mayoría de asistentes desconocía su "alias", je, je, je.

    ResponderEliminar
  4. "Richard, que grandes palabras! Gracias por haber compartido esa noche conmigo. Sin duda, INOLVIDABLE. Un peton molt gran ;)."


    Maria José.

    ResponderEliminar
  5. Contigo nada es normal, todo se vuelve mágico.

    Merçé Roura.

    ResponderEliminar
  6. que maravilla Ricardo, de verdad nada reemplaza conversar y ver los ojos del otro, espero un día poder formar parte de esa mesa en Barcelona,ciudad que amo conozco y que tanto me gusta- soy también de las que elije salir los lunes o martes si se puede pq de verdad el tiempo transcurre de otra manera.

    ResponderEliminar
  7. Los momentos suelen estar, pero muchas veces no los vemos.

    ResponderEliminar
  8. say how you've realized an impossible dream...

    ResponderEliminar
  9. Oh Richard!!!! que lindo.......gracias por hacerme un huequito en tu espacio.
    Un abrazo,

    Cuni

    ResponderEliminar
  10. Hola Mr. Richard
    He leído tu escrito sobre la noche que pasamos. Coincido con las sensaciones, yo también me las llevé. Esos son los momentos que generan plenitud y hacen la existencia hermosa.


    Dan Urbano.

    ResponderEliminar