miércoles, 19 de octubre de 2011

Antología de mis errores (agradecimientos).



"si nunca haces nada ni pruebas nada, tal vez no te equivoques... pero te quedarás estancado/a"

(richard wakefield).


Llegué a la universidad de la mano de Jose María Ricarte, para compensar la marcha del gran Jose Luis Segura. Mi estado de ansiedad, nervios y bloqueo en las primeras clases era tan alto que me temblaban las piernas y los brazos. Si alguien me preguntaba decía "tomo nota, ya le contestaré la próxima semana".  Por las noches, soñaba con alumnos/as rayándome el coche o tirándome huevosMis primeros años como profe me demostraron que una cosa es resolver campañas y otra enseñar con criterio, emoción y eficacia.

Tengo que agradecer al claustro de docentes de la UAB que me perdonaran la ingenuidad, la impulsividad, la relativa falta de método y asumir con cierta dificultad un discurso estructurado. Me sentía fatal, me sentía culpable, pero al mismo tiempo notaba una recarga energética, una pasión, un impulso muy fuerte por conseguir mejorar, así que me puse a pelear con todas mis fuerzas por seguir en las aulas, rectificar mis errores y engancharme a la magia de descubrir talento.

 Años más tarde, Jordi Botey se acordó de mi y me propuso como candidato a la Facultad de Comunicación Blanquerna. Hablé con Miquel Altarriba, Josep Rom, el Doctor Miquel Tresserras y, finalmente, me incorporé al proyecto. Todavía recuerdo las palabras del Doctor Lluis Font : "te fichamos para que seas tu mismo, para que transmitas tu pasión y tus ganas de aprender. No intentes parecerte a nadie.". Lo sigo intentando

En mi primera agencia, cuando llevaba 15 días trabajando, me encargaron un texto de tomate frito y puse: "con todo su aroma y sabor" (aroma tiene el café, los tomates....)  El cliente se enfadó mucho y pidió mi cabeza pero Josep Comellas, por entonces Director de Servicios al cliente, dijo : "Richard es un crack y tarde o temprano lo demostrará". Gracias, Josep.

Unos años más tarde, tuve un desengaño amoroso muy grande y me costaba mucho pensar ideas. Mis compañeros/as Maria Rosa Bonilla, Eduard Malé, Carlos Ferrer y Pere Montoliu me animaron, me motivaron y me sacaron del pozo. Gracias. Nunca lo olvidaré.

Cuando hicimos el lanzamiento de una campaña de chimeneas-hogar, con el slogan "ha llegado la televisión en calor", el consumidor interpretó que regalaban una tv por cada compra. El Dtor de Marketing, lejos de enfadarse conmigo y con el Director de Arte Miquel Codolá dijo: "estamos vendiendo mucho más, podemos regalar las teles".

Elestereotipomemata en un principio fue concebido como una forma de ofrecer píldoras, consejos breves... pero el lector prefería reflexiones largas, motivos para pensar, conversaciones honestas. Y rectifiqué.

Soy quien soy gracias a que por el camino muchas personas me han perdonado los errores. He podido seguir hacia adelante,  porque he tenido a mi lado amigos/as, profesionales y estudiantes que han confiado en mi.

En los inicios de publicitarios implicados, en la época de las puertas cerradas, la incomprensión, el desinterés y la falta de apoyos, a punto de tirar la toalla,  encontré a Daniel Campo, Jose María Ricarte, Philipp Furst, Miquel Treserras, Luis de Santiago, Enrique Merino... y a Marta, a Laia, a Eli, Ivone, Laura, Mariona, Marc, Eva, Albert... a los que apostaron en el momento difícil, cuando el sueño estaba por construir. Gracias por la confianza.

Tengo muchos defectos pero nunca me rindo sin luchar. Y cuando me siento sin fuerzas alguien llama a mi puerta y me tiende una mano. Estoy seguro de que las ganas que tengo de explorar y descubrir se debe en parte a que mis debilidades me han hecho fuerte, mis fallos me han enseñado y mis dudas me han iluminado.

Parece una contradicción, pero es cierto. Si te dan margen, lo aprovechas :)





11 comentarios:

  1. El blog lo escribo para compartir reflexiones y para agradecer. :)

    ResponderEliminar
  2. Richard, tu has puesto mucho, mucho, mucho de tu parte.

    ResponderEliminar
  3. Gràcies a tu per perdonar-nos els errors, i sobretot, per donar-nos la llibertat de cometre'ls. És la millor manera d'aprendre a aixecar-se i caminar, caure de tant en quan i adonar-se'n ;-)

    ResponderEliminar
  4. Un gran post, da fuerza y valor para aceptar y aprender de los errores propios.


    Lorena Yera.

    ResponderEliminar
  5. És un gran blog, un oasi de pau, comprensió i reflexió enmig del caos.

    Miquel Collado.

    ResponderEliminar
  6. M'agrada molt que un dels tags sigui serendipity.

    Raquel Andrés.

    ResponderEliminar
  7. Equivocarse puede ser maravilloso!


    Merçé Roura.

    ResponderEliminar
  8. Tu nivel de honradez es increíble, me pone la piel de gallina. No me extraña que tengas "club de fans".


    LM.

    ResponderEliminar
  9. Es d'agrair que en una època en que els avatars, els perfils socials, l'exageració, la recreació i l'aparença ajuden a crear reputació, surtin persones (no personatges) que obren les seves entranyes i parlen des del cor, sense barreres i sense por. Emotion to emotion.

    Gemma Casals

    ResponderEliminar
  10. Estoy contigo, equivocarse puede ser un impulso pra mejorar pero es imprescindible ser una persona humilde y dd gran corazón, cm tu, para poder sentir ese empujón q te hace ser mejor...
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Da gusto encontrar niveles de honradez tan altos hoy en día.

    L Martín.

    ResponderEliminar