viernes, 30 de septiembre de 2011

Somos comunicadores/as, pero nunca conversamos (remix 2015).







"Lo más arriesgado es no arriesgar" (Frank Lowe)




Llevo semanas pulsando la opinión sobre cuál podría ser la mejor manera de mejorar el rendimiento del equipo de una Agencia, y me ha sorprendido mucho la coincidencia : "debemos recuperar el hábito de conversar".

Una opinión en la que coinciden creativos, planners, gente de cuentas, planificadores de medios y también directivos y chairmans.

Estamos 10, 12 horas al día pegados a un ordenador, comemos rápido, apenas tenemos espacios intermedios, vamos deprisa a todas partes, se nos acumulan los briefings y las maquetas, actuamos casi sin pensar.

En este entorno estresado, ansioso y acelerado, ya no nos sentamos a comentar campañas, música o películas, no hablamos largo y tendido sobre casi nada, la palabra tertulia ha desaparecido del mapa.

Defendemos y asumimos que la publicidad debe ser un diálogo interesante con los públicos, pero no nos aplicamos el cuento a nosotros mismos.

Tenemos que buscar excusas para que los  miembros de nuestros equipos comenten cosas, pregunten, debatan y se relacionen. Porque de ese modo crearemos una dinámica y una inercia más rica y más creativa.

Hoy he propuesto a mis alumnos/as de seminario una sesión de preguntas abiertas y se ha desencadenado una mañana  muy interesante con las respuestas y sus historias asociadas.
Sobre qué consejo daría a los/as jóvenes he dicho : "intentar hacerlo todo siempre lo mejor posible" y "creer en ti". Podía haber sido una monótona sucesión de tópicos, pero nos ha hecho pensar.

Nos llenamos la boca con el dogma de que el consumidor tiene que vivir experiencias y en cambio nos planteamos nuestra semana laboral sin un solo momento intenso a nivel emocional, sin un reunión distendida, sin momentos para conocernos como personas.

Muchas veces tenemos árboles delante que no nos dejan ver el valle y nos parece una pérdida de tiempo estar 15 minutos seguidos contemplando una vista determinada.

Proponer actividades diferentes en la empresa o en la facultad es un buen mecanismo para liberar tensiones, dejar los miedos a un lado, aumentar la sensación de equipo e introducir nuevos imputs culturales o profesionales (seguro que Tití López, Jenn planner y Guzo López están de acuerdo).

La monotonía en una profesión que consiste en explicar historias y convencer, no es la mejor vitamina para el espíritu. Podemos encontrar muchas maneras de iniciar procesos de combinación. El mundo no se acaba en los documentos, los power points, las facturas, los exámenes, los apuntes o la pizarra.

Las conversaciones que he tenido con Eddy Borsten, Philipp Furst, Miquel Pongiluppi,  Claudio Versiani, Albert Saguer, Judith Colell, Sandra Balsells, Miriam Giordano, Agnés Rovira, Ana Branquinho,  Toni Segarra, Jose Luis Esteo  y tantos/as otros/as forman parte de un enriquecimiento personal, mucho más motivador e interesante que  producir sin pensar.

Si queremos conectar, necesitamos innovar y descubrir.  Y si tenemos que proponer algo nuevo hagámoslo sin miedo.


Un equipo que conversa y tiene momentos de pausa, rinde más y mejor.




foto: con Sergio Piera, Dani, Gara, Marta Vergés y Silvia, de Albiñana Films.






9 comentarios:

  1. ooooooooooooooh !!! para enmarcar.

    ResponderEliminar
  2. 10 puntos, has dado en el clavo.

    ResponderEliminar
  3. Estic totalment d'acord amb el que has escrit, tens tota la raò del món!

    Carlota Porqueras.

    ResponderEliminar
  4. El teu escrit "La casa de las rejas", m'ha commogut. Tens el do de la
    paraula escrita, un capital personal, el teu, del que cel·lebro poder-me'n
    aprofitar per a la causa social en la que estic immers. Jo també vull fer
    palès que he après de la teva creativitat, el teu sentit d'iniciativa i la
    teva solidaritat amb les causes socials.


    Miquel Pongiluppi.

    ResponderEliminar
  5. Hola Richard, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, todo un detalle que nos lo hayas dedicado! :)


    Elena Mir.

    ResponderEliminar
  6. No puc estar més d'acord amb tu, Richard. Ara mateix estic treballant en un video corporatiu, i un dels valors que venem és el feedback que es crea a l'empresa gràcies a la continua interacció dels caps de departament amb la resta d'empleats. Se n'aprén molt seient cinc minuts al costat d'algú, compartint una estona de xerrada i sobretot escoltant. Un post genial!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el detalle.
    Increible.

    Mònica Dalmau

    ResponderEliminar
  8. Genial. Moltes gràcies Richard!! :-)

    Mireia Marquès

    ResponderEliminar