lunes, 12 de septiembre de 2011

El desgaste y tú.




"qué lástima pero adiós, me despido de ti y me voy" (Julieta Venegas)





Para una persona que cree en la creatividad, resulta muy complicado ver cada día como las ideas originales se quedan en el túnel.

A la presión habitual de presentar propuestas, propuestas y propuestas, modificaciones, cambios, retoques y adaptaciones, a la tensión habitual de hacer horario extensivo, se une no apostar nunca por lo inédito, lo singular o lo nuevo.

 Unas veces es tu cliente el que no arriesga, otras, los propios directivos, que prefieren cobrar haciendo literalmente lo que pide el anunciante.

 La falta de presupuesto o la indolencia de tus jefes multinacionales, aburridos y supervivientes, hacen el resto.

En estas circunstancias es difícil aguantar. Tu cuerpo y tu mente te piden algo que no les puedes dar. Llevas la creatividad tatuada, escrita en tu ADN, es tu instinto, tu motor y tu vida, pero nadie te escucha... incluso algunos te amenazan.

 Es el reino de los cuidaoooo. Cuidado con innovar demasiado. Cuidado con plantear cosas demasiado diferentes. Cuidado con salirte de la norma. Cuidado con perder el cliente. Cuidado con romper con lo establecido. Cuidado que hay mucha crisis. Cuidado con perder el trabajo.

Y vuelven a renacer las reglas, los formularios, el consenso forzado, el criterio conservador, los principios apolillados, los comentarios casposos y las decisiones bizarras y surrealistas. Muchas veces no te explicas como se ha podido presentar algo tan malo, tópico, previsible y cutre. Te sientes esclavo del marketing rocoso, inmovilista y repetitivo.

En estas circunstancias, intentas buscar otras empresas que vean la película como tú... pero no hay tantas. Y las que te gustan no se plantean fichar a nadie. Puedes apretar los dientes y esperar tiempos mejores. Puedes huir hacia adelante y encontrar un trabajo de comunicación no estrictamente publicitario. Puedes intentar montar algo por tu cuenta. Puedes irte al paro. Puedes sablear a la familia (si pueden y se dejan).

Es muy duro, es muy complicado, es muy estresante. Es una realidad que han vivido Salva, Sonia, Ricard, Marta, Cristina, Laia... y yo mismo (no en estos momentos, por suerte). Y lo peor del caso es que acaba dando síntomas físicos : dolor de cabeza, dolor de espalda, problemas intestinales, taquicardia...

La única manera que tienes de sacar la situación adelante es desarrollar una creatividad paralela : haz fotos, escribe en un blog, redacta relatos, pinta, filma, haz deporte, haz actividades en grupo,  inventa cosas, traslada la creatividad a tu vida personal.

Tendrás una gran sensación de liberación. Esas actividades te compensarán de la línea sosa e impersonal en la que se ha convertido tu trabajo.

Busca personas con ganas de hacer cosas, exploradores/as de la creatividad como tú. Inventa proyectos, pon en marcha reuniones, networkings, debates o barbacoas. Consigue sacudirte la rutina de tu cuerpo. Participa en campañas solidarias. Comparte tus sensaciones. Vuelve a creer en ti y en la pasión. No te dejes vencer. No te rindas sin luchar. Pide consejo, ayuda o coaching. 


Tu talento tiene que salir a flote.


 Ser creativo/a es una demostración de constancia que a veces roza la heroicidad.





Dedicado a Salvador Torras.

Foto : London tube by Wakefield.

6 comentarios:

  1. Yo me uno a la comprensión de lo que expones... aunque no me guste, sucede.

    ResponderEliminar
  2. Has expresado el sentimiento de una forma magistral.

    ResponderEliminar
  3. Molt bo, Richard, sí senyor !!!


    Salva.

    ResponderEliminar
  4. Se puede renunciar a la creatividad de forma provisional, pero como la llevas dentro, un día llama a tu puerta y te dice: "montamos algo juntos" ?

    ResponderEliminar
  5. "Si el mundo fuera uniforme: con las tonalidades de blanco y negro, sin maestros de la creatividad en todas las artes, sin colores, sin diferentes idiomas, sin diferentes puntos de vista, sin atrevimiento, sin variedad, sin riesgo, sin innovación... dónde encontraríamos el progreso del ser humano? Por tanto, olvidarse de la palabra Cuidado, es un comienzo distinto al inicio previsto en cualquier área de conocimiento. Algo sinceramente loable!!!


    Esther Pedrosa Varela"

    ResponderEliminar
  6. Post número uno en los departamentos creativos de algunas multinacionales.

    ResponderEliminar