lunes, 4 de abril de 2011

La sabiduría de la tercera edad.


























"si me enseñas a vivir como vive un perro viejo... (Fito Cabrales)"



Con el peyorativo nombre de tercera edad o con otros como, anciana (o) o jubilada (o), dejamos en fuera de juego laboral a personas que tienen mucho que decir.

Me niego a creer que Miquel Pongiluppi, Miquel Altarriba o Julián Bravo, por citar solo a algunos, no puedan aportar nada en una estrategia de comunicación. En la publicidad española te empiezan a llamar viejo a partir de los cincuenta y en nuestra supuesta avanzada sociedad marginamos a quien tiene un siete como primer número en su fecha de cumpleaños.

Nos olvidamos muy pronto de su papel en la empresa y de su aportación al crecimiento del negocio.

Las grandes ciudades son un mundo demasiado agresivo para respetar la experiencia y las opiniones de nuestros mayores. En la Grecia antigua, en Japón, en Inglaterra (al menos, en el sector publicitario) o Suecia, sumar canas significa sumar sabiduría y el papel en la sociedad de los seniors muy seniors es el de aconsejar, aportar visión y mejorar el rendimiento de los jóvenes.

A nivel personal, todos guardamos en nuestra retina momentos mágicos con la abuela y momentos especiales con el abuelo. La mía me preparaba desayunos excesivos en Luton Town, porque me veía siempre muy delgado y él me explicaba sus aventuras en la India, siempre apasionantes.

Es triste observar como en muchas ocasiones tratamos a nuestros veteranos como un reloj sin pilas, como un coche roto o un juguete que ya no funciona. Es triste comprobar como para algunos"molestan, son un incordio, se meten en todo, se les va la olla, no los aguanto".

Si no tenemos paciencia para descargar una página on line, cómo la vamos a tener con quien tal vez va un poco más lento al caminar, pero todavía tiene la cabeza brillante y las ideas a punto. No les queremos escuchar pero son la guardería del siglo XXI, la mejor solución para que cuiden a nuestros hijos mientras nosotros trabajamos.

Me gusta sentarme con mis padres, conversar, intentar aprender de sus vivencias y que me digan eso de "antes esto no pasaba, ahora todo el mundo va muy acelerado". Aunque a veces me de pereza, necesito seguir tirando ese vínculo emocional y volver a sentir cosas en las paredes de mi infancia. Necesito reírme y vibrar con quienes lucharon por mi, sufrieron mis enfermedades, me pagaron la carrera y están conmigo siempre que lo necesito.

Mis hijos saben apreciar esas reuniones de los domingos y esos días de verano cuando la veteranía se transforma en estrella, en guía y en detonante. Las tertulias, las comidas y los paseos, son un viaje a intenso a los recuerdos y una forma de mirar hacia adelante. Cuidar de nuestros abuelos es un síntoma de justicia en nuestro particular círculo de la vida.



foto: richard wakefield.

6 comentarios:

  1. En un país como en Inglaterra donde a las personas de la "tercera edad" se les llama "wrinkles" y cosas peores como yo y un familiar pudimos constatar, pensamos que no es una sociedad sana mentalmente.
    En otra ocasión, te podré decir como mayoritariamente llaman en Inglaterra a los ciegos y a otras personas con otras disminuciones. Es realmente asombroso el nivel de humanidad y comprensión !!

    ResponderEliminar
  2. Esther : yo no creo que todos los británicos opinen igual, hay de todo pero en eso de "mayoritariamente" no estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Minihouse:

    Sobre la sociedad británica, te recomiendo que leas "RICA INGLATERRA, POBRES ANCIANOS", 29.08.09 (www.enfoca.es)

    Sobre la sociedad nipona, te recomiendo que leas: "La cárcel, último refugio de los ancianos japonesos", 29.01.11 (La Vanguardia)

    Cuando los hayas leído, si quieres me comentas.
    Los dos artículos han tenído un eco importante sobre el tema.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Francamente, no creo que el artículo de "rica Inglaterra" recoja el sentir de toda la sociedad británica, te lo dice uno de Wakefield (yorkshire) que ha vivido en Luton Town y en Londres.

    ResponderEliminar
  5. Magic:

    Por favor, si puedes lee el artículo "Envejecer en zonas difíciles: perspectiva desde Inglaterra".
    Escrito por Thomas Scharf, Profesor de Gerontología Social en la National University of Ireland.

    ResponderEliminar
  6. La exclusión en zonas desfavorecidas es evidente, no solo en Inglaterra sino en todo el mundo, en eso sí estoy de acuerdo con Scharf.

    ResponderEliminar