jueves, 17 de marzo de 2011

Loser o winner (remix 2015).



 
                                            Foto de Noelia Requena.





"I'm a loser now, so why don't you kill me?" (Beck Hansen).


"Se denomina loser a una persona que no ha conseguido acumular mucho dinero, en una sociedad donde  solo se mide el éxito material y no la valía personal, humana y social." 



Desde muy pequeñitos vivimos un sistema educativo que mata la creatividad, hace comparaciones odiosas, discrimina entre niños y niñas, favorece a las familias más influyentes, no se renueva, sigue con los los mismos métodos de hace 40 años, castiga y reprime el error, fomenta la inseguridad, destruye la auto-estima.

Un sistema que insiste en que debemos competir. Competir con nuestros compañeros, vecinos, amigos, familiares, colegas... con quien haga falta. La frontera entre ganar o perder está muy clara : si tienes mucho dinero, eres winner. Si no, loserSi has ganado en Cannes, El Sol, New York o similares, winner. Si no, loser.

Si mucha gente te besa el culo, te hace la pelota, sonríe tus gracias, te saluda y te aplaude, winner. Si no, loser. No importa cómo. No importa si por el camino has utilizado oscuras maneras, has pisoteado, puteado, traicionado o navegado por las infestadas aguas de la corrupción.

Se premia el lugar que ocupas, no una trayectoria honrada. Por eso quedar quinto en una olimpiada es un fracaso, no meter una canción en las listas, un disgusto y tal vez pienses que una película sin oscar o sin premios premios es necesariamente mala.

Vivimos en un país que convierte en ídolos a Belén Esteban o Paquirrín, en referente al segurata que robó el camión de dinero que conducía o al pequeño Nicolás que se colaba en las fiestas y en las recepciones de los políticos. Vivimos en un lugar donde la malversación campa a sus anchas y la frivolidad vende más revistas y programas rosa que nunca.

Esta manera de pensar, elimina la gama de grises. Solo puedes ser ganador o perdedor, no un tipo feliz que simplemente se dedica a hacer bien su trabajo. No puedes ser alguien anónimo que disfruta de la vida... (menuda tontería).

La fama no te garantiza una existencia plena y los ingresos económicos no te aseguran sentirte bien y a gusto. Puedes disfrutar con lo que tienes. Puedes contar con buenos amigos y amigas. Tal vez tu pareja y tu familia te están dando todo lo que necesitas. 

Lou Reed,  David Bowie o Neil Young no suelen ser super-ventas, las películas de Michel Gondry no rompen taquillas, no creo que la selva del lenguaje de Marina sea un hit, y probablemente no sabemos los nombres de los creativos y creativas de Valencia, Sevilla, Oviedo, Málaga o Zaragoza.

Terrence Malick ha rodado solo 9 películas, 3 no estrenadas, su cine es polémico y no llena las salas. David Ferrer es un pedazo de tenista, si bien está solo en el puesto 7 de la ATP. Muy poca gente sabe quién es Francesc Rovira i Beleta, realizador catalán nominado dos veces al Oscar a la mejor película extranjera por los tarantos y el amor brujo.Vincent Van Gogh murió en la indigencia.

No importa, hay grandes talentos en el mundo que nunca buscaron ser number one. Están allí, son muy válidos y respetables. No salen en las revistas pero son magníficos profesionales.

Es mucho más recomendable competir contigo mismo por ser mejor persona y profesional. Intentar hacerlo siempre mejor. Es mucho más saludable ser tú mismo sin compararte con el universo. Tiene más sentido encontrar esa sensación interior, ese estado de ánimo especial o ese espíritu inquieto, curioso y pasional que te conecta, te da energía y te permite vivir experiencias únicas.

Mientras unos siguen empañados en ostentar, en creerse mejores o en compararse, en Gaza, Somalia, Siria y medio mundo mueren miles de personas. Y nos cruzamos de brazos.

Nos empeñamos en relacionar el éxito con la cartera y con la posesión material,  cuando en realidad el éxito está más cerca del corazón.

(aunque la cartera no puede estar vacía... :)

Conozco a loosers maravillosos/as que hacen que el mundo sea mejor, gracias a su talento, a su influencia inspiradora y a su fuerza mental y emocional.

El etiquetado como looser en nuestra sociedad puede ser una persona auténtica y especial, con un universo propio lleno de alicientes, que no necesita mucho dinero ni el reconocimiento del mundo mundial para nada.

Puedes tener la cartera muy llena y ser un indiseable o la cartera medio llena y ser una excelente persona.

El status no lo es todo.

Ser honrado, humilde y solidario/a, es mucho.







5 comentarios:

  1. Nadie es Loser o Winner totalmente.
    Todo el mundo combina la gama de grises.
    El que disfruta de una buena cartera, con gran cantidad de currency en su(s) cuenta(s)bancaria(s), con grandes inversiones también puede ser perdedor en otros aspectos de su vida (ya sea emocional/sentimental, de salud, etcétera).
    Bien cierto es que en este "material world" sin unos mínimos de currency te puedes convertir en "homeless", fuera de la sociedad.
    Ahora, una vez cubiertos esos mínimos también hay quienes no se dán por satisfechos y la codicia y avaricia les mueve a querer más y más, pensando que esa es "su felicidad".
    Miremos que esta pasando actualmente en uno de los países más capitalistas del mundo, Japón.
    Por testimonios en primera voz conozco que no todo se reduce a la currency (sea del país que sea) también se necesitan otros valores para ser human@s.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que seas lectora de mi blog :)

    ResponderEliminar
  3. Es un HONOR que escribas este blog y que seas el fundador de publicitarios implicados!!

    ResponderEliminar
  4. Ro Moly :

    Totalmente de acuerdo :)

    ResponderEliminar