martes, 27 de diciembre de 2011

Los re-encuentros son mágicos.







"No te dejes abatir por las despedidas. Son indispensables como preparación para el reencuentro y es seguro que los amigos se reencontrarán, después de algunos momentos o de todo un ciclo vital"

(Richard Bach)


 "Deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; sino pocos, buenos y bien conocidos."

(Mateo Alemán)




Aunque tengamos facebook, twitter, mail, whatsapp y móvil, una de las emociones más intensas que podemos sentir es la de re-encontrarnos con la mirada cercana de personas nos importan.

 Cuando vuelves a sonreír y vibrar con una compañía que se perdió en la distancia, pones lo mejor de ti mismo para que disfrute y tenga ganas de regresar.

Los re-encuentros permiten re-descubrir  locales, rincones y experiencias, recuperar sensaciones, comprobar que la amistad sigue fuerte a pesar de la distancia.

Vuelves a  lugares que hacía tiempo que no frecuentabas y comentas si están igual o han cambiado desde entonces.

Recuerdas esos días señalados, esas fotos que siempre miras con una sonrisa, esa canción que es la nuestra, esas anécdotas que explicarías una y otra vez.

Observarás si está más delgado/a, más canoso/a o más fondón/a, si los años le han mantenido más o menos bien.

Querrás enseñar todas las novedades que ofrece la ciudad desde que se marchó y te pondrás al día sobre su vida a través de largas conversaciones.

El re-encuentro con ex-alumnos/as supone  seguir en contacto con ese talento que intentamos ayudar a crecer. Volver a verlos siempre es gratificante.

Andrea, Salva, Eva y Laura han mantenido la llama viva durante más de 10 años, para mi es algo muy importante y muy especial.

La sorpresa inesperada de alguien que te viene a visitar, te pone el corazón a cien. Volver a pisar escenarios que significan algo para ti, recuperar esa sensación con acompañantes recuperados produce un placer único.

A veces le pierdes la pista a gente interesante que se distancia de ti por diversas circunstancias, pero sabes que en el fondo están cerca.

En una sociedad que va a una velocidad de vértigo, cuando ya no nos impresiona que se hable de 3000 muertos en las noticias o de un caso más de malversación de fondos, cuando el fútbol y la prensa del corazón acaparan todas las conversaciones, concluyes que compartir experiencias con amigos/as que merecen la pena tiene sentido.

Es algo que debemos cuidar, mucho más que nuestro coche, nuestra cartera, nuestro egoísmo o nuestra colección de películas. No hay nada mejor que sentir y hacer sentir. No hay nada mejor que vivir con intensidad.

Los re-encuentros son mágicos, especiales, intensos y memorables. Se quedan grabados en tu disco duro y acaban formando parte de tu ADN.

El sabor de esa comida, el sonido de esa canción, el significado de esa camiseta, las palabras y los símbolos que forman parte de un código personal, las calles que necesariamente quieres volver a pisar, las fotos y los videos, el cielo azul, los besos, los abrazos y las lágrimas, son informaciones que se graban en tu ADN y te hacen sentir muy bien.

Navidad, verano y semana santa son las épocas del año donde pueden aparecer esas personas que tanto te importan y puedes volver a decir te quiero, te echo de menos, vuelve pronto.



Dedicat a Susana, Xavi, Vicky, Toni... (i també a Manu, Nala i Homer)

Dedicado a Karina, Diego, Tabaré y Sofía.

Dedicado a Margarita, Rubén, Nader y Tere.



"Cuando se deja de frecuentar a los verdaderos amigos, se pierde el equilibrio. "

(Michael Levine)


 "Estar en silencio con los amigos es tan importante como hablar con ellos"

(Henry Nouwen)
























p.d. me explicas un re-encuentro bonito?

7 comentarios:

  1. Eres el rey de atrapar los momentos.

    ResponderEliminar
  2. Richard estoy llorando literalmente con tu texto. No tengo palabras.

    Toda mi vida son re-encuentros y se ha basado a base de ellos. Supongo que te da cosas muy buenas pero es muy triste a la vez. Mi mejor amigo, que sin él saberlo, le quiero, ha vivido lejos de mí siempre. Nunca veo el momento de estar físicamente viviendo en el mismo sitio, compartiendo esos momentos de los que hablas. Los hemos podido compartir sólo de forma efímera pero para mí, intensa, cuando coincidimos y nos re-encontramos a la mitad de nuestros caminos..

    Él ha decidido "volar" y hacer su vida hace mucho tiempo, y me entristece cada día pensar que está tan lejos, porque, como bien has dicho, hay personas como él, que hacen que tu vida tenga sentido.

    Cada vez que nos re-encontramos me hago feliz a mi misma, pasar una tarde con él en Madrid o unas pocas horas, después de meses o incluso años, me aporta tantísimo. Pero las despedidas y la distancia son un hecho contra el que no podemos luchar. Y eso me entristece mucho, quizás demasiado. Soy consciente de que él ha elegido esa vida, igual que todos elegimos nuestro camino. Es duro encontrar a personas que realmente valen la pena, pero que están lejos, que no puedes tocarlas, sentirlas, cada día. De momento nos conformamos con lo que tenemos, que ya es bastante. Y por suerte, tengo cerca a personas maravillosas.

    Gracias Richard, me ha encantado, aunque esté llorando.. tienes toda la razón del mundo.

    ResponderEliminar
  3. Tengo lectores (as) increíbles.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los re-encuentro cuando ha habido un malentendido previo. La reconciliación es sana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Richard,
    sou eu quem agradece por essa amizade "bacana", como se diz no Brasil.
    Marcamos um café? Quizás melhor um cava.
    Grande abraço.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me siento muy afortunada por aparecer citada en el post.

    ResponderEliminar
  7. Bibiana tambien te hecha de menos. Te manda un beso muy grande.

    ResponderEliminar