martes, 22 de marzo de 2011

No me gusta nada la palabra "pivón" (remix 2016).























Delgada, alta, rubia, ojos azules, labios anchos, figura estilizada... muchos hombres se pasan la vida mirando escaparates cuando en realidad deberían mirar el interior. Una chica de 50 años es vieja, un chico de 50 es interesante. Un señor veterano es resultón, una señora mayor pasa desapercibida.

La cultura del cine, la tele, las revistas y la publicidad ha marcado un estereotipo de belleza artificial basada en las formas y no en la forma. Manda el físico por encima del talento, la profesionalidad, la capacidad de trabajo o el rendimiento.

La recepcionista tiene que ser guapa, la azafata tiene que ser guapa, la ejecutiva de cuentas tiene que ser guapa, la actriz tiene que ser guapa, la directiva tiene que ser guapa, la presentadora tiene que ser guapa, e incluso hay quien piensa que la estudiante guapa puede aprobar más fácilmente los exámenes.

Me parece triste, patético y lamentable.

Una persona puede ser atractiva, sexy, bonita y especial sin responder a tópicos impuestos por sociedades anticuadas. La búsqueda de un cánon de belleza artificial hace que aparezcan chicas bulímicas, anoréxicas, consumidoras de botox, cirugía estética y 20 cremas diferentes por cada día de la semana.

Llevamos fatal envejecer, cuando la edad avanzada debería ser símbolo de sabiduría, experiencia y conocimiento. El macho triunfador es el que liga con bombones y se pasea con pivones cuando la conversación, la inteligencia y la calidad humana deberían ser prioritarias.

Me indigna la violencia de género, es un síntoma de que algo no funciona.

Creo que el atractivo está por encima de las modas y de los cánones establecidos. La autoestima no debería depender de la melena, la dimensión de los pechos o la estructura de las piernas.

Afortunadamente, la postpublicidad va a estar protagonizada por gente cotidiana, salvo en las marcas de moda, colonia, perfumes y cosmética, que siguen ancladas en el pasado. Los públicos buscan la identificación, no la aspiracionalidad.

La conexión emocional pasa por mostrar individuos cercanos, los que invaden youtube, vimeo y facebook, los que opinan en los foros y participan en las campañas. Tal vez por una vez, la comunicación persuasiva va a romper alguna cadena oxidada. Francamente, ya tengo ganas.

La rubia del cuarto tercera no me gusta nada y todos giran el cuello cuando pasa. La treintañera que entra en el súper con olor a colonia cara, con botas altas y pantalones de cuero, no me parece nada del otro mundo (aunque la suelen mirar).

Las personas me atraen por su forma de ser, por su mirada, sus gestos, sus palabras, su complicidad, su ternura, su capacidad, sus maneras y su sentido del humor... pero a lo mejor soy el raro de la película. :)




7 comentarios:

  1. El mundo está cambiando, hay publicitarios implicados y hombres nada machistas. Increíble !!!

    ResponderEliminar
  2. Qué verdad es!! Desgraciadamente la gente casi siempre mira la apariencia y no el interior. Muchas veces rechazamos a las personas porque son bajas, gordas, feas, o tienen algún defecto y no es justo. Todos debemos tener las mismas oportunidades para todo, sin excepción alguna.

    Se tiene que valorar más la parte intelectual y personal que no el físico. Gracias por haber hecho esta reflexión.

    Creo que TODOS SOMOS BELLOS (ya sea mentalmente o físicamente).

    ResponderEliminar
  3. Creo que si esto pasa es porque hoy en día es muy difícil conversar con la gente. Tenemos menos reclamo q un spot publicitario. Una mirada y creemos que ya lo sabemos todo sobre la persona que miramos y la descartamos.
    Si nos dedicáramos a conceder unos minutos de conversación y no nos encerrarnos en banda descubriríamos a personas interesantísimas.

    ResponderEliminar
  4. Más familia, más comunidad, más barrio, más pueblo, más comunicación, más cultura, más educación, otra socie-ciudad.

    ResponderEliminar
  5. Este post te va a costar caro, je, je, je...


    La buenorra.

    ResponderEliminar
  6. Eres muy raro, por eso nos gustas tanto.

    ResponderEliminar
  7. A ver si entre todos la cambiamos. Un articulo totalmente realista. Muy bueno!

    ResponderEliminar