domingo, 27 de febrero de 2011

Esto no es Hollywood y no te van a dar un oscar.


























"un publicitario es la persona más normal del mundo"

 (richard wakefield en la universidad pontificia de salamanca)



Si eres seguidor/a de Mad Men, has leído 13,99, o fuiste a ver lo que piensan las mujeres, tal vez te imagines que una Agencia de publicidad es un espacio glamouroso que huele a rosas, se decora con ideas de Dolce y Gabana  y los clientes regalan Rólex.

Seguro que has soñado con la alfombra roja, un presentador diciendo tu nombre, una limousina y centenares de fans pidiendo tu autógrafo. Posiblemente piensas que siempre vas a tener 1.000.000 de euros para rodar y que tu vida va a ser una contínua procesión de celebryties. 

Te has imaginado a ti mismo/a en los restaurantes más sofisticados, los locales más cool y los hoteles de seis estrellas.

Por eso te sorprende llegar a una oficina normal, con despachos normales, con personas que visten normal, clientes que pasan briefings normales (o peores), comes un menú normal o un bocata normal, tienes presupuestos normales, trabajas para marcas normales, vas a hoteles normales, si ganas un premio sigues siendo normal, y de vez en cuando conoces a un famoso/a que se comporta de forma normal.

La mayoría de tus compañeros/as llevan una vida normal, tienen gustos normales, físicos normales y toman el aperitivo en una terraza normal... la diferencia es más sutil, no está en el entorno ni en tu despacho.

Eres tú quien interpreta las cosas de otra forma porque te gusta la creatividad. Tu inconformismo, tu curiosidad, tu dinamismo, tu cierta hiper-actividad, te llevará a descubrir lo inusual. La diferencia no está en el hotel, el restaurante, el local, el club o el despacho.

Está en cómo vivirás cada cosa, en las experiencias personales, en los detalles y en las personas interesantes que se cruzarán en tu camino. Tu corazón y tu piel no vibrarán de forma normal. Tu mente no buscará situaciones normales.

Serás más intenso/a, más pasional, más movido/a, más inquieto/a, más inconformista. Más allá de lo trendy, fashion, flow, true o vintage, vas a percibir y sentir las cosas diferentes. Doble o nada. El lujo no está en lo material, el lujo es ser tú mismo y poder disfrutar de las emociones.

Un yate aparcado en el puerto o un Ferrari Testa Rosa en el parking no te garantizan ser feliz. La Academia de la vida no te da oscars ni cheques en blanco, te hace sentir ganador cuando te gusta lo que haces, tienes suerte y no pierdes la capacidad de ilusionarte.

Tiene más sentido coleccionar buenas sensaciones que premios de Hollywood conseguidos a costa del stress, renunciar a tu familia, hacer más horas que un tonto o putear o tu equipo... además, eres más normal de lo que crees.

Puedes perseguir a la zanahoria del dinero, tramposa y  falsa, o perseguir algo que se llama sentirte bien. Puedes tener una estantería llena de pelotas, aduladores y falas amistades o acumular experiencias personales positivas.

No te dejes engañar. El éxito no se mide por los premios que ganas. Se mide por las personas que valen la pena. Las que están dispuestas a estar a tu lado. Pase lo que pase.



foto: marc cubells de take-ad-way rodando con rw en barcelona. I love common people de pulp.

5 comentarios:

  1. Nuestro trabajo, un medio. Vivir la vida, un fin.

    ResponderEliminar
  2. "To have a solid head on one's shoulders, but to have a passionate, nonconformist and unusual heart".

    ResponderEliminar
  3. Queeeeeeé buenoooooooooo !!!!

    ResponderEliminar
  4. Espectacular, apostoflant, genuino, marvellous, formidable.

    ResponderEliminar
  5. M'ha encantat!!!! sobretot els topicazos del principi super ben definit!! :)

    ResponderEliminar