domingo, 10 de octubre de 2010

La publicidad se parece al fútbol (4.0).








La agencia es un equipo en el que cada uno desarrolla su juego. Los/as de cuentas son la defensa. Sólida, disciplinada, ordenada, constante, luchadora, eficaz, precisa. Su misión es conseguir los 3 puntos, es decir, que aprueben la campaña, sea como sea. Lo importante es asegurar la viabilidad económica del proyecto.

Salen al campo con una equipación impecable, con olor a colonia de marca y con botas de última moda. Pero también saben dar patadas. Lo importante es ganar... dinero. Saben mover los hilos e imponer el máximo rendimiento, aunque suponga stress, ansiedad, entrenos nocturnos y algún disgusto inesperado.

Escogen los vinos con maestría, controlan los horarios, los plazos, los gastos y las horas dedicadas a cada "partido. Pueden ser tus amigos/as o tus enemigos/as en cuestión de minutos. Nunca sabes si están o no están en la oficina. La defensa es resultadista casi siempre. El juego bonito no les obsesiona... aumentar los ingresos y disminuir los gastos, si.

 En el medio campo juegan los/as planners. Mueven y mueven la pelota de la marca, los públicos, las tendencias, la competencia y los medios de comunicación. Las palabras lovemark e insight aparecen en su vocabulario cada día. Su trabajo consiste en dar buenos pases como Cesc, Modrik, Iniesta o Xavi.

Buscan el hueco y la oportunidad mejor que nadie. Atacan y defienden. Son muy técnicos. Te hablan de "cool", "true", "flow", y de lo último de lo último que se llama "naturalism". Son los que mejor conocen y conectan con los aficionados.  Les encanta dar "toques". Han sido la novedad en los últimos años... hasta que aparecieron los community managers.

La delantera está formada por los/as creativos/as. Tan técnicos/as como intuitivos/as, son los/as que arriesgan, se atreven, meten la pelota entre los 3 palos y se llevan el mérito del juego colectivo y la fama en las revistas profesionales. Regatean briefings, plazos de entrega y versiones de forma continuada. Aguantan las faltas y el juego sucio de la presión, las amenazas y las amonestaciones.

Quieren jugar bien y hacer goles para enmarcar, pero eso no es algo que entusiasme a los directivos. Les gusta levantar la Copa de la Champions (Cannes), la liga (El Sol) y alguna curiosa como New York o los Laus. Cuando no les van bien los encuentros, se tiran en el área y simulan un penalty. (es decir, se sacan una propuesta de campaña de la manga).

El entrenador, pieza clave, es un tandem formado por Director/a de Servicios al cliente y Director/a Creativo Ejecutivo/a. Aunque ven la película esencialmente diferente, buscan un consenso que sea beneficioso para ambos. Se odian y se aman. A partes iguales. Se enfadan y se reconcilian. Los dos saben mover muy bien las fichas, la sutileza, la diplomacia, el cinismo y las decisiones sibilinas. 

En la portería suele jugar el bregado, experto y personaje frío como el hielo llamado Director General. Está en muy buena forma para intervenir ante un conflicto, un impago, una crisis con la oficina de Londres o un despido improcedente. Detiene chuts envenenados con solvencia, sale a despejar los centros en las reuniones y da instrucciones a la defensa, recordando que todavía estamos lejos de los objetivos.

El equipo de rrpp se encarga de que los medios de comunicación y stake holders hablen bien del equipo, de los sponsors y los patrocinadores, utilizando eventos, noticias, reportajes, presentaciones, memorias, videos, redes sociales y lo que haga falta.

Otros elementos futbolísticos como los rumores, los controles anti dopping, la prensa, los fichajes a última hora, los premios, la (inexistente) cantera, o los líos de faldas, también forman parte del universo publicitario.


Así que enjoy, just do it, esto sí que es fútbol.









4 comentarios:

  1. chapeau¡¡¡¡¡¡ maravilloso

    ResponderEliminar
  2. La agencia de publicidad vista como un buen equipo de fútbol. Él dice "Just do it", yo digo "Nothing is impossible", así que a defender! ;)


    Michelle Vall.

    ResponderEliminar