miércoles, 5 de mayo de 2010

Lo volveré a intentar (remix 2016).







Para conseguir algo tienes que atreverte y arriesgar. Si no te sale bien, mala suerte, al menos lo has intentado. No puedes vivir siempre en la zona de confort. Puedes perder, pero nunca, nunca sin luchar.



Cuando te has acostumbrado a poner el nivel de exigencia alto, cuando no te conformas, cuando quieres conseguir siempre el máximo rendimiento, te cuesta asimilar que algo no ha funcionado o no ha salido bien.

Y te escuece, te entristece, te decepciona no haber logrado el objetivo. Buscas dónde estuvo el problema y en qué te equivocaste. Repasas mentalmente toda la película para encontrar ese fallo en el guión.

Te vienes un poco abajo, te mesas los cabellos, escribes en tu libreta de notas y buscas posibles soluciones.

Tú, que te consideras detallista, meticuloso y exigente, has calculado mal. No sabes exactamente cuándo y cómo se te escapó la concentración o el detalle.

Te da rabia no haber sabido manejar la jugada, no es un momento fácil porque siempre intentas estar concentrado y preparado para cualquier eventualidad.

Tienes que aceptar que nadie es perfecto, que el ser humano se equivoca, que a veces, por mucho que lo intentes, las cosas no salen bien.

A veces las circunstancias no son las mejores, el entorno te influye negativamente, no puedes evitar ser un ser emocional, receptivo a cosas que no están en ningún manual.

El tiempo y la experiencia nos permiten aprender, manejar mejor los conflictos y las adversidades.

Que no te salgan las cosas durante un tiempo no significa tirar la toalla o dejar de pelear por tus sureños.

Los túneles más oscuros te pueden llevar a una estación luminosa e inspiradora.

Si no hubiera peleado con todas mis fuerzas por implicados y por el blog, seguramente serían dos buenos intentos que se quedaron en el camino.

Por eso, después de caer te levantas, descubres que tienes un lado humilde y te consuelas pensando que lo has intentado, lo has luchado, pero no ha podido ser... la próxima vez lo harás mejor.


Y lo conseguirás.























5 comentarios:

  1. Existe infinidad de caidas diferentes y, sí, duelen, pero es inimaginable la de formas con las que puedes llegar a caerte. Algunas veces lo hacemos solos, otras acompañados. A veces, caemos sobre soportes duros, otras, sobre soportes más blandos. A veces, podemos rompernos algo, otras salimos ilesos. Sinembargo, pase lo que pase, siempre obtamos por levantarnos, pues la caída pasa factura. Y no queremos lamentarnos en el suelo, observando nuestra vida pasar.

    ResponderEliminar
  2. lo importante es caer con dignidad, sabiendo que aprenderás de ello, sabiendo que es inevitable, que en tu vida caerás millones de veces más, debes seguir siendo optimista.
    Lo importante es saber caer.

    ResponderEliminar
  3. A veces debemos aceptar que no somos "super hombres" y aunque tengamos todo muy planeado, siempre puede salir algo mal. Aún así, no debemos castigarnos y dejar de sonreír.. ¡Hay que seguir caminando hacia adelante!

    Como Nietzsche bien dijo: "lo que no te mata, te hace más fuerte".

    ResponderEliminar
  4. Y la gente tedría que estar agradecida de todas las veces que ha tropezado con una piedra en su camino. No siempre lo conseguirás todo y, aunque lo hayas intentado y hayas fracasado, siempre te quedará el sabor ácido de "por lo menos lo he intentado, que hubiera pasado si lo hubiera hecho nada?"

    si tuviera que llorar por todas las veces que he fracasado en algo, me hubiera quedado sin lágrimas, pero ya ves, aquí estoy escribiendo estas palabras que nunca hubiera imaginado que diría, por lo menos la marian de hace unos años, por estas cosas es por las que a veces, viene bien caer.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá todo el mundo fuera tan honrado como tú.

    ResponderEliminar